libero

Lunes, 21 de abril de 2014

FúTBOL › ES úNICO PUNTERO DEL TORNEO CUANDO QUEDAN CUATRO FECHAS Y NO DEPENDE DE NADIE PARA SER CAMPEóN

River quedó a cuatro triunfos del cielo

Con un gol de Teo Gutiérrez, que aprovechó un grosero error del arquero de Vélez, el equipo de Núñez se situó en una inmejorable situación para ganar el primer campeonato en seis años. Gimnasia, si hoy vence a All Boys, puede alcanzarlo.

 Por Adrián De Benedictis

Las oportunidades no suelen aparecer con mucha continuidad, y si encima se escapan con frecuencia, la sensación de vacío se agiganta. Cuando parecía que River no quería lanzarse a la cima del campeonato, después de dejar pasar la chance ante Belgrano y Estudiantes, finalmente se ubicó en lo más alto de la tabla después de vencer a Vélez con autoridad. Más allá de que el joven arquero Chichizola volvió a ser el más destacado, evitando el empate del rival en varias ocasiones, el equipo se reencontró con un juego que se acerca más a la identidad que tuvo el club a lo largo de su historia. Por ello la expectativa ahora es enorme. Cuando faltan cuatro fechas para el final, River sólo depende de sí mismo para volver a sumar un título luego de seis años.

Lo mejor del equipo se vio durante el primer tiempo. River exhibió ahí su mejor versión, con la combinación de sus jugadores en todos los sectores de la cancha, y dejando muchas veces en ridículo a los futbolistas de Vélez. El ánimo de sus protagonistas creció sobre todo cuando ya se encontraba en ventaja, con una definición precisa de Teófilo Gutiérrez, después de una salida mala de Sosa y una habilitación posterior de Lanzini con un golpe de cabeza. Precisamente, el volante creció tomando la iniciativa de los ataques, Carbonero se mostró seguro en la salida por la derecha, Rojas fue el acompañante ideal de Kranevitter para recuperar la pelota, y Maidana era el puntal de una defensa cada vez más segura.

El mayor problema que viene mostrando River es que se retrasa unos metros cuando consigue la diferencia, y le permite a su adversario salir de su campo y posicionarse más adelante. Vélez tuvo así algunas situaciones para llegar a la igualdad, pero el buen presente de Chichizola, quien reemplaza al lesionado Barovero, se lo impidió. El arquero respondió ante una entrada de Allione y otra de Pratto, en las acciones más claras de los de Liniers.

Vélez continúa perdiendo –ayer fue la cuarta derrota consecutiva– debido a que ya no cuenta con un fútbol tan claro, como el que tenía hasta fines del año pasado. La pelota no llega con la misma prolijidad a los últimos metros, y en esa zona, donde están sus hombres más desequilibrantes, todo se hace confuso y sin inventiva. Para colmo, los jóvenes Allione y Cabral no logran dominar el mediocampo, y así no obtiene la iniciativa del juego, algo que sí hacía bajo el mando de Ricardo Gareca. Entonces, su único horizonte es por el momento la Copa Libertadores.

Las polémicas que vivió River en los últimos días, que incluyeron al conductor Ramón Díaz, quedaron momentáneamente de lado con este nuevo envión futbolístico, y ahora la mira apunta hacia otro lado. El final de este recorrido determinará qué sucede con el futuro de muchos protagonistas, quienes pretenden apuntar sólo a lo que ocurra dentro de la cancha. En ese lugar donde River se acercó más ayer a lo que le reclama su reseña.


Estadio: River.

Arbitro: Silvio Trucco.

Gol: 30m Gutiérrez (R).

Cambios: 63m Villalva por Gutiérrez (R), 69m Ferreyra por Rojas (R) y Correa por Nanni (V), 79m Funes Mori por Alvarez Balanta (R), 83m Asad por Zárate (V).

Compartir: 

Twitter
 

n Gutiérrez remata para superar a Sosa y señalar el único tanto del partido en el Monumental.
Imagen: Julio Martín Mancini
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.