libero

Lunes, 22 de septiembre de 2014

FUTBOL › LE GANO A INDEPENDIENTE COMO LOCAL Y SE ALEJA EN LO ALTO DE LA TABLA

River se cree que no tiene rivales

El equipo volvió a mostrar un fútbol diferente ante un equipo que buscaba su quinta victoria seguida. Los goles fueron convertidos por Pisculichi, Rojas, Gutiérrez y Mora. Mancuello había descontado en el segundo tiempo.

 Por Adrián De Benedictis

El resurgimiento de River se parece mucho a un milagro. Cuando comenzó el torneo sólo se escuchaban quejas de parte del entrenador por el desmantelamiento que había sufrido el plantel. Sin embargo, con menos nombres que en el certamen que lo tuvo como campeón, afronta la defensa con mejor juego y sigue sacando diferencia en lo más alto de la tabla. El adversario de ayer llegaba como uno de los que podían comprometer su andar, a partir de las cuatro victorias consecutivas que lo colocaron cerca de la cima, pero Independiente no pudo ante la supremacía del local, que encadenó un nuevo éxito para el delirio de su gente.

Las dudas con las que River inició el certamen se han disipado rápidamente. Las victorias llegan sostenidas con un fútbol que sobresale del resto, y todavía no aparece nadie que pueda contrarrestar ese nivel del equipo de Marcelo Gallardo. River no sólo exhibe mejores argumentos que sus rivales, sino que además les impide poder desarrollar sus mejores atributos.

Independiente arribaba con el ánimo bien alto por una sucesión de triunfos que lo acercaron, precisamente, a River, pero en el estadio Monumental no pudo hacer nada de su repertorio, que si bien no era mucho, le alcanzaba para convertirse en un equipo para respetar.

Para colmo, uno de sus mejores hombres, el arquero Diego Rodríguez, no tuvo una buena reacción en un tiro libre ejecutado por Pisculichi, y la pelota ingresó sin que nadie la tocara para poner en ventaja al local. Apenas se habían jugado tres minutos del partido.

El equipo de Avellaneda sintió el impacto de ese gol y se lo vio muy apurado para intentar llegar al área de Barovero. Esa velocidad le impedía tener precisión en los pases, y River así dominaba todo con mucha tranquilidad. Un remate desde lejos de Montenegro fue lo más ofensivo que provocó Independiente en el primer tiempo.

Las pocas chances que tenía Independiente quedaron sepultadas cuando Rojas marcó el segundo gol, con una gran definición. El volante recibió la pelota luego de un rechazo imperfecto, la paró y le pegó de zurda para colocarla en el ángulo izquierdo de Rodríguez.

El único momento de incertidumbre que se vivió anoche en Núñez fue cuando Mancuello logró el descuento con un cabezazo, a los 12 minutos de la segunda parte. El jugador cabeceó de pique al suelo, después de un envío desde la derecha, y la pelota ingresó luego de pegar en el palo. Ese fue el único instante donde River se retrasó y le costaba salir de su campo, pero cuando lo logró, mostró toda su contundencia.

Gutiérrez aprovechó una mala entrega de Tula al arquero y definió eludiendo a Rodríguez. Y el broche final lo puso el uruguayo Mora, recibiendo la pelota a espaldas de los defensores, y picándola ante la salida de Rodríguez. River volvió a ofrecer su fútbol para otra actuación que lo posiciona como el aspirante principal.

Estadio: River. Arbitro: Pablo Lunati.

Goles: 3 m Pisculichi (R); 37 m Rojas (R); 57 m Mancuello (I); 65 m Gutiérrez (R); 77 m Mora (R).

Cambios: 25 m Ponzio (5) por Kranevitter (R), 46 m Pizzini (4) por Ojeda (I), 56 m Méndez (5) por Montenegro (I), 60 m T. Martínez (5) por Pisculichi (R), 69 m Zárate por Breitenbruch (I), 85 m Boyé por Mora (R).

Compartir: 

Twitter
 

Pisculichi acaba de ejecutar el tiro libre que se convirtió en el primer gol de River, cuando apenas se jugaban tres minutos del partido.
Imagen: Julio Mancini
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.