libero

Lunes, 3 de noviembre de 2014

FúTBOL › BOCA PARECIó RESIGNARSE DE ANTEMANO Y CON LA DERROTA SE DESPIDIó DEL CAMPEONATO

San Lorenzo se aprovechó de una vieja paternidad

El club de Boedo estiró a 10 (72 a 62) las victorias de diferencia en el historial con el de la Ribera. Cauteruccio y Verón, en el segundo tiempo, le pusieron cifras al triunfo, con el que el plantel santo espera dar vuelta el momento actual. Boca parece mirar solo a la Sudamericana.

 Por Juan José Panno

San Lorenzo, el que sufría de local y de visitante, el que tenía más partidos perdidos que ganados y más goles en contra que a favor, el que dormía en los laureles de la Copa Libertadores de América mientras soñaba por el Mundial de Clubes, se despertó, vio que enfrente estaba Boca, escribió un nuevo capítulo de la historia entre ambos y firmó al pie: “Con todo cariño, tu padre”.

Es cierto que Boca pareció resignarse de antemano porque el Vasco Arruabarrena cambió casi todo el equipo y mandó a la cancha a sólo dos de los jugadores que habían arrancando el jueves último contra Cerro Porteño por la Sudamericana: Orion y Fuenzalida. Pero no se puede ni se debe hablar de equipo “muletto” o de suplentes. Repasemos los nombres: Echeverría, Erbes, el Burrito Martínez, Gigliotti, Carrizo, Castellani, Insúa. ¿Se los puede considerar suplentes? ¿Son futbolistas de una categoría inferior con respecto a los otros?

En todo caso se puede mencionar únicamente que entró Ledesma, que hacía mucho que no jugaba, y que debutó el chico Komar de las inferiores. Más que una cuestión de nombres, la pobreza de Boca se explica por la actitud: defendió sin firmeza, perdió muchas pelotas divididas y atacó sin demasiada convicción. Pudo haber marcado en algún ataque aislado, no lo ayudó la suerte en el tiro de Martínez que pegó en el travesaño, pero nunca pudo escapar a la idea de que el que estaba enfrente iba a hacer las cosas mejor.

El equipo del Patón Bauza marcó el territorio en el inicio, colocando la pelota más cerca de Orion. Atrás dio algunas ventajas, pero sin provocarle demasiadas inquietudes a Torrico. O sea, parecía tenerlo todo controlado y sólo se trataba de encontrar el espacio y el momento para la estocada que resolviera el duelo. No pudo ser en el primer tiempo en el que se debió anotar un par de remates de media distancia de Verón y Cauteruccio, un mano a mano de Verón con Orion que ganó el arquero y una jugada de varios rebotes que milagrosamente no logró concretar Mercier. El 0-0 le dejó gusto a poco a San Lorenzo, pese a que pudo haber sido aun peor porque Carrizo, después de un gran caño a Buffarini, tuvo una buena oportunidad, pero levantó el remate final.

La estocada que San Lorenzo no logró en la primera mitad se dio a los 9m del segundo tiempo. Verón, que jugó un partidazo, se fue por la derecha (a Fuenzalida lo superó con mucha facilidad) y colocó el centro preciso a la cabeza de Cauteruccio que saltó solo a las espaldas de Komar, mientras lo miraba Insúa, quien no atinó a cerrar, y le dio de pique. Inatajable para Orion, parado en la línea del arco.

Faltaba un montón, pero se podía intuir que Boca no iba poder dar vuelta el resultado, por más que Arruabarrena empezara a preparar un cambio tras otro. Menos de cinco minutos después del primer gol, llegó el tiro de gracia. Gonzalo Verón arrancó otra vez por la zona liberada del chileno Fuenzalida, enganchó, volvió a cortar para hacer pasar de largo a Erbes y encontró el hueco para clavar el zapatazo arriba. Otro remate inatajable para Orion, un hermoso gol que terminaba de liquidar la cuestión.

Una falla de Buffarini que dejó solo a Martínez casi termina en gol, pero el disparo del Burrito dio en el travesaño. El zapatazo de Verón del segundo gol, en una posición y distancia similares, explotó en la red; el de Martínez en el horizontal. Aquí está otro detalle importante: San Lorenzo, además de tener más continuidad y confianza en su búsqueda, fue más efectivo y más práctico en la definición.

Boca se despidió del campeonato y sus hinchas tratan de tapar la nueva herida con el dato de que el jueves se enfrentarán a Cerro Porteño.

San Lorenzo, a su vez, disfruta de una buena entre tanta malaria; aunque hasta parece que ganarle a Boca no tiene gracia.


Estadio: San Lorenzo.

Arbitro: Andrés Merlos.

Goles: 51m, Cauteruccio (SL), 56m, Verón (SL).

Cambios: 59m Acosta por Erbes (B) y Calleri por Carrizo (B), 63m Barrientos por Catalán (SL), 67m Villalba por Verón (SL), 79m Matos por Cauteruccio (SL).

Compartir: 

Twitter
 

Verón celebra delante de sus compañeros el segundo gol, el que aseguró la victoria de San Lorenzo sobre Boca.
Imagen: Julio Martín Mancini
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.