libero

Lunes, 19 de octubre de 2015

FúTBOL › RACING LE GANó 3-1 A BOCA Y LO OBLIGó A POSTERGAR SU HIPOTéTICO FESTEJO

Nadie sale campeón en las vísperas

El equipo de Cocca fue superior al de Arruabarrena, que fue sorprendido de arranque. Estaba empatado en uno cuando Loustau cobró una polémica mano de Cata Díaz dentro del área –penal y expulsión– y los xeneizes se derrumbaron. Después expulsaron a Erbes.

 Por Juan José Panno

Todos los que daban por descontado que Boca ya era el campeón del torneo, reforzaron sus pronósticos con la derrota de San Lorenzo frente a Olimpo en la tarde de ayer. “Ya está”, aseguraban y hasta elogiaban la decisión de los dirigentes de Boca de anunciar que abrirían la Bombonera después del clásico. Lo que no se consideraba era que a Boca le quedaban tres partidos dificilísimos en este tramo final: Racing, Tigre y Rosario Central y este era el primero de ellos. Ya pasó y fue derrota con yapa: en el próximo encuentro no podrá contar con el Cata Díaz y con Erbes, dos jugadores fundamentales.

La jugada clave del partido, la que empieza a explicarlo todo, se produjo a los 33 minutos del primer tiempo. Voboril se fue por la izquierda, parecía que la perdía, pero un rebote afortunado le permitió a Bou llegar hasta el fondo y tirar el centro hacia atrás. Romero le pegó como venía y la pelota dio en la cabeza y después en la mano del Cata Díaz. El juez de línea le dijo a Loustau que estaba lejos que fue penal y el árbitro compró. Penal y expulsión del defensor de Boca. No dio la sensación de que hubiera sido penal. Las sucesivas reiteraciones muestran que el Cata Díaz tenía el brazo muy pegado el cuerpo, un dato fundamental para entender que no había tenido intención de jugar la pelota con la mano. Si se mira el pasado reciente se puede inferir que a Díaz le cobraron con retroactividad el penal que no le habían dado a Crucero del Norte cuando Díaz metió un tremendo planchazo en el área. O que a Boca le pasaron la factura por la no expulsión de Tevez, contra Argentinos Juniors. Pero la verdad es que no hay nada de eso: simples errores arbitrales, los que beneficiaron antes a Boca y lo perjudicaron ayer.

Hasta ese penal que convirtió Bou Racing y Boca jugaban un partido parejo abierto con la media cancha como simple zona de transición. Racing tenía un solo hombre de punta (Bou) pero llegaba como wines y superaban a sus marcadores Acuña apor la derecha y Noir la izquierda. Boca elaboraba juego con Lodeiro y Pérez y sumaba la subida de Peruzzi para acompañar al todavía enmascarado Tevez y a Calleri.

Un cabezazo de Acuña, tras un centro de Pillud abrió el marcador; otro cabezazo, de Calleri tras un gran taco de Tevez y un pase con la cara externa de Erbes coloreaban a un partido intenso, muy interesante.

Pero después de la expulsión de Díaz (entró Rolin, salió Meli), el partido entró en otra dimensión. Boca se descontroló, primero en el reclamo y después en el juego. Siguió siendo frágil en defensa y dejó de tener expectativas de llegar con algún peligro hasta Saja. El esfuerzo de Tevez y algunas jugadas aisladas no fueron suficientes. Racing aprovechaba la ventaja numérica para tener maniatados a Pérez y a Lodeiro, pero no para acompañar a Bou en su búsqueda ofensiva y todo se hizo aburrido. Tras la expulsión de Erbes cualquier ilusión de empate se derrumbó definitivamente y el partido se cerró con un segundo penal que esta vez convirtió Saja.

La ventaja matemática sigue siendo amplia: Boca le lleva cinco puntos a Rosario Central y seis a San Lorenzo y necesitará vencer a Tigre dentro de dos semanas en la Bombonera. Sin Erbes, sin el Cata Díaz, golpeado por la caída ante Racing, tendrá que ganar si quiere salir campeón. Si empata y Central gana, los rosarinos que serán rivales de Boca en la fecha siguiente, quedaran a tres puntos y podrán forzar un partido de desempate. Y si pierden también San Lorenzo se puede meter en el lío.

Los fantasmas de aquel campeonato que perdió con La Volpe (en distintas circunstancias, es cierto) empiezan a sobrevolar la cancha de Boca ya desde ahora. Nadie sale campeón en las vísperas.


Estadio: Racing.

Arbitro: Patricio Loustau.

Goles: 5m Acuña (R), 23m Calleri (B), 33m Bou (R), de penal; 88m Saja (R), de penal.

Cambios: 34m Rolín por Meli (B), 39m G.Díaz por Voboril (R); 57m Camacho por Noir (R), 63m Bentancur por Pérez (B), 78m Mansilla por Romero (R).

Incidencias: 32m expulsado D.Díaz, 77m Erbes (B).

Compartir: 

Twitter
 

Marcos Acuña festeja la apertura del marcador, a los cinco minutos de partido.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.