libero

Lunes, 2 de junio de 2008

CONTRATAPA › DOMINGO DULCE PARA AMBAS NACIONES EN ROLAND GARROS

España y Serbia, un clásico

Los españoles se aseguraron un semifinalista con las victorias de Nadal y Almagro. Los serbios celebraron las victorias de Djokovic y Ana Ivanovic. Federer va hoy por los cuartos de final.

 Por Sebastián Fest

Desde Roland Garros

Argentina se quedó sin tenistas, pero España vivió un domingo de éxitos y se garantizó un semifinalista en el Abierto de tenis de Francia, donde la serbia Ana Ivanovic trituró sin piedad a su rival para instalarse en cuartos de final. Rafael Nadal se impuso a su compatriota Fernando Verdasco 6-1, 6-0, 6-2 en menos de dos horas, en tanto que Nicolás Almagro derrotó en un atractivo encuentro al francés Jeremy Chardy –el verdugo de David Nalbandian– 7-6 (7-0), 7-6 (9-7), 7-5. Ambos se medirán mañana con la semifinal como premio.

“Te quiero con toda mi alma, mamá”, escribió Almagro en la lente de una de las cámaras que televisaron su entretenido partido ante Chardy, toda una revelación francesa desde su puesto 145º del ranking.

“El vínculo con mi madre siempre ha sido lo más importante para mí. Tuve la oportunidad de dedicarle la victoria, sé que estaba emocionada en casa, pero yo también lo estaba. Y qué mejor que dedicárselo a quien me trajo al mundo”, explicó Almagro.

También ganó Carla Suárez Navarro, la sorprendente española de 19 años que jamás había jugado un Grand Slam. Venció a la italiana Flavia Penneta 6-3, 6-2 y está ya en cuartos, donde afrontará un partido de otro calibre ante la serbia Jelena Jankovic, número tres del ranking mundial. Ivanovic, número dos del mundo, arrasó a la checa Petra Cetkovska 6-0, 6-0 y jugará con la suiza Patty Schnyder, vencedora de la eslovaca Katarina Srebotnik por 6-2, 6-4. “Fue mucho más duro de lo que parece”, dijo una sonriente Ivanovic, que recuerda un par de victorias similares en sus inicios en el circuito. “Pero ninguna derrota sin ganar un juego.”

También ganó su compatriota Novak Djokovic, 6-4, 6-3, 6-4 ante el francés Paul-Henri Mathieu. Su rival será el letón Ernests Gulbis, vencedor del francés Michael Llodra 6-4, 7-6 (7-4), 6-3.

Gulbis está por primera vez en su vida en la ronda de los últimos ocho en un Grand Slam. “Saqué muy bien, todos estos partidos que jugué hasta ahora saqué bien, y eso es muy bueno para el resto del torneo, es muy bueno cuando podés confiar en un arma como ésa”, dijo Djokovic, semifinalista un año atrás en París.

Pese a que su rival era francés, Djokovic contó con el respeto del público en la cancha central. “Sentí que la gente me quiere aquí, me sorprendieron positivamente, muchas gracias”, dijo el serbio. Los tres franceses que jugaron hoy fueron eliminados, lo que aplacó un tanto el entusiasmo del público local, que el sábado celebraba el hecho de tener, por primera vez desde 1971, cinco compatriotas en octavos de final.

Pero son los españoles, y no los franceses, los que suman éxito tras éxito en París, un torneo que Nadal busca conquistar por cuarto año consecutivo. Número 20 del mundo, Almagro es uno de los jugadores más sólidos sobre polvo de ladrillo y está jugando el mejor tenis de su carrera. Nadal, que sumó su 25º triunfo consecutivo en Roland Garros, no dio tregua a Verdasco, que arrastra una molestia en el pie derecho y debió ser atendido por un fisioterapeuta al comienzo del tercer set.

“El no tuvo su día, y a eso se sumó que yo jugué bastante bien”, analizó Nadal, que tras la interrupción que sufrió el partido en el segundo set volvió media hora más tarde con mareos.

“Fue una pausa de media hora, y por los vendajes que llevo no había tiempo de ducharme. Quedé un poco transpirado y al volver sentí que la cabeza no estaba ahí. Me ayudó comer una banana entera e incluso un poco de pan”, explicó Nadal, que mostró su respeto por Almagro.

“Es uno de los rivales más duros en estos momentos en polvo de ladrillo. Ganó en Brasil y Acapulco y llegó a la final en Valencia. Probablemente será el oponente más duro hasta ahora”, analizó Nadal, que sigue sin perder set en el torneo y cedió sólo 22 juegos hasta el momento.

“¿Se siente invencible?”, le preguntaron. “Ufff... ¿Veintidós? Bueno, no siento nada de eso. Siento que puedo perder en cualquier momento y que tengo que dar lo mejor. No sé qué ven de afuera, pero yo juego cada partido al ciento por ciento, no creo que el tenis sea un deporte para especular. Ni yo ni Federer.”

David Ferrer, otro español, intentará emular hoy a Nadal y Almagro. El rival del número cinco del mundo será el peligroso checo Radek Stepanek. El chileno Fernando González, el único latinoamericano que sobrevive en el torneo, se medirá al estadounidense Robby Ginepri, en tanto que el suizo Roger Federer se medirá con el francés Julien Benneteau buscando los cuartos.

Compartir: 

Twitter
 

Rafa Nadal pega su drive. El español sigue firme en la carrera por su cuarto título de Roland Garros.
Imagen: EFE
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.