libero

Lunes, 4 de diciembre de 2006

TENIS › FUE VICTORIA 3-2 DE RUSIA EN MOSCU DESPUES DE UNA JORNADA DE SUSPENSO Y DEFINICIONES

Este sueño terminó, la Copa Davis se escapó

David Nalbandian había empatado la serie al superar a Nikolai Davydenko, pero Marat Safin fue demasiado para José Acasuso, que perdió el punto decisivo en cuatro sets en el que pudo haber sido el partido más importante de la historia del tenis argentino.

Rusia frustró el sueño argentino de conquistar por primera vez la Copa Davis al ganar por 3-2 la final disputada en Moscú. “Cumplimos con la misión”, dijo Marat Safin, héroe con su victoria 6-3, 3-6, 6-3, 7-6 (7-5) sobre José Acasuso. Tres horas antes del éxito de Safin, David Nalbandian había dado vuelo a los sueños argentinos al derrotar a Nikolai Davydenko 6-2, 6-2, 4-6, 6-4 ante 11 mil espectadores en el estadio olímpico de Moscú, que vivió más de seis horas de pasión tenística, con decenas de banderas rusas intentando contrarrestar a la reducida hinchada argentina comandada por Diego Maradona.

Argentina sigue así sin poder cumplir con la última gran asignatura pendiente de su deporte; Rusia sumó su segundo título en la Davis tras el éxito del 2002 ante Francia en París, y quebró el “maleficio” del Olímpico, donde había perdido las dos finales que disputó en 1994 y 1995.

Ante Davydenko, Nalbandian volvió a ser el muy sólido jugador que el viernes fulminó a Safin, olvidando su pobre actuación del sábado en el dobles. Tras superar ciertos problemas con su servicio en el primer juego, el cordobés jugó un partido conceptualmente perfecto. Se destacó por saber siempre qué hacer, a diferencia de Davydenko, que en cuanto era sacado de su esquema no encontraba variantes.

Acasuso rompió a llorar tras la derrota en dos horas y 50 minutos. El capitán Alberto Mancini fue a consolarlo, y enseguida Safin le dio un abrazo que repitieron todos los integrantes del equipo argentino. Pese a que jugó un buen partido, moviendo al ruso por toda la cancha y exhibiendo poderío en su servicio, falló en un par de momentos clave, sin dudas presionado por el potencial casi sin límites del juego de su rival. Varios puntos espectaculares condimentaron el choque que 200 hinchas argentinos siguieron en Moscú.

Acasuso, que promediando el quinto set fue atendido por el médico, afectado por ampollas en el pie derecho, no estuvo lejos de forzar un quinto set. Estuvo, de hecho, a un par de puntos de lograrlo en el emotivo tie-break del cuarto set, donde se recuperó de una desventaja de 5-2 y luego de un primer match-point con Safin sacando 6-4. Tras lograr ese “mini-break”, Acasuso tenía su servicio para igualar 6-6. Era su oportunidad de dar vuelta las cosas, pero tras un peloteo relativamente largo el argentino dejó una derecha en la red.

Eran las 19.15, hora de Moscú, y tras dos horas y 50 minutos, colofón de tres días, cinco partidos y 18 sets jugados, la Davis dejaba a la Argentina otra vez con el sueño sin concretar.

Compartir: 

Twitter
 

Mancini no puede contener el llanto de Acasuso.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.