libero

Lunes, 17 de octubre de 2011

FúTBOL › BOCA RECIBIó A BELGRANO SIN HACER BANDERA

El recital folklórico que no fue

 Por Facundo Martínez

La jornada de ayer en la Bombonera fue una clara muestra de la trampa en la que suelen caer los medios por estos días, que en su afán de hacer de la noticia un show se adelantan con la noticia a la realidad. Y ayer esta tendencia quedó expuesta, porque no hubo nada de todo lo que se había hablado en la semana, ni recibimiento especial para los jugadores de Belgrano que enviaron a River a la B Nacional, ni camisetas del equipo cordobés, ni nada parecido. Se vio, sí, después de tanta propaganda e incentivo, algún que otro hincha que por su cuenta preparó algo alusivo. Pero, como recibimiento, lo que hubo para los jugadores de Belgrano y su cuerpo técnico fueron silbidos, como a todos los equipos que visitan la Bombonera.

Las preocupaciones en Boca no pasaban precisamente por algún reconocimiento a Belgrano, ni mucho menos. Porque más allá de alguna que otra bandera alusiva –como una que rezaba “Belgrano DeBolBe a nuestros hijos”–, otra vez el color de la cancha tuvo dos ejes bien determinados: la necesidad del obtener el campeonato y el clima político interno por la cercanía de las elecciones para la presidencia del club, en diciembre. Ahí sí se vio el color y el despilfarro de papeles de campaña de todos los candidatos oficialistas y opositores.

José Beraldi fue el que más lejos llegó con el reparto de globos de color celeste, aunque los más originales fueron Roberto Digón, cuya propaganda recordaba a los próceres de la historia de Boca, entre los que resaltaban “Manuel Belgrano” y el ex DT de River, Juan José López, vestido con la camiseta de Boca, entre otros ídolos reconocibles de la historia del club. Otro de los ingeniosos fue Orlando Salvestrini: “Mirá el lado positiBo, este Día de la Madre lo pasás con tu Bieja”, se leía en negro, rojo y blanco, en obvia alusión a River.

Y fue precisamente de este asunto del que se hicieron eco los hinchas locales. “Vieja querida... / me tenés que perdonar / en tu día / junto a Boca debo estar”, coreaban los de la Doce y los demás acompañaban. Y de Belgrano, nada. “River, vos no volvés más / en el Nacional, te vas a quedar” o “El que no salta se va a la B”. Y, para finalizar, “un minuto de silencio para River...”. Eso fue todo.

Cuando empezó a correr la pelota, la única preocupación de los hinchas era la victoria. Y el reconocimiento para Riquelme, que estaba tan metido en el partido que hasta se ocupó de revisar todas las pelotas en juego porque, al parecer, estaban desinfladas. Entonces de las tribunas bajó “Riquelme, Riquelme”.

Para el entretiempo hubo una suelta de globos azules y amarillos en el centro de la cancha. Lo realizaron las Madres del Paco, como una forma de dar a conocer su lucha y sus esperanzas de revertir el daño que sufren sus hijos. Cada una portaba una letra y juntas podía leerse “Feliz Día de la Madre”.

Compartir: 

Twitter
 

Hubo menos folklore y celebración de lo que se presumía en La Boca.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.