libros

Domingo, 2 de julio de 2006

LEONOR SILVESTRI: EL CURSO. MITOLOGíA GRECOLATINA

Los griegos punks

La poesía grecolatina en una versión moderna y electrizada.

 Por Mariano Dorr

El curso. Mitología grecolatina
Leonor Silvestri
Voy a salir y si me hiere un rayo
84 páginas + cd rom

Uno de los máximos logros de Leonor Silvestri consiste en introducirnos en la tradición grecolatina sin sumergirnos en el tedio que, comúnmente, supone la antigüedad. Muy al contrario, leer sus poemas sobre Ayax, Héctor, Aquiles o Patroclo es una experiencia que podríamos asociar menos con La Ilíada y La Odisea que con un buen disco de los Ramones (en la presentación del libro, en Casa Brandon, la autora llevaba puesta una remera del grupo). Incluso, habría que decir que Silvestri muestra el lado punk del sitio de Troya narrado por Homero: “Nada perdura en esta tierra. / Ni el amor. / Ni nosotros. / Ni nuestra estirpe. / Ni esta ciudad”, escribe en Andrómaca.

A través de sus trabajos en torno a Catulo y otros poetas (varias publicaciones y la dirección de un grupo especializado en estas temáticas: El Círculo de Mesala), Leonor Silvestri es ya, en los circuitos literarios de la escena local, un referente ineludible en lo que hace a la difusión de la cultura grecolatina. Además, es autora de varios poemarios donde el trabajo de la poeta se vincula con el de traductora, como en el propio Curso, donde cada uno de los poemas va acompañado de su versión inglesa, acentuando la impresión punk: “To fall in love I don’t need your consent. / Learn it. / Just a lied told”, leemos en un Eneas que parafrasea a Adrián Dargelos, cantante y letrista de Babasónicos.

Como si adentro fuéramos a encontrar dulces, o ropa interior femenina, el libro viene (igual que otros títulos del mismo proyecto editorial) enlatado y acompañado de un disco donde aparece nuevamente el Curso, en un cuidadoso formato audio y cd-rom. La voz de Silvestri es tan natural como desencantada. Lógico: sus poemas no hablan de otra cosa que no sea violencia, amor, dolor, y muerte. Se trata siempre de una voz femenina, aun cuando se trate de lo femenino en un guerrero como Aquiles, llorando la muerte de su amigo: “Ahora sin vos / Yo / Sin tu mano firme sobre mi cuello / Sin tu voz ardiente / Susurrante / como un niño egipcio, esclavo, sin su / Alejandro, / Ay, Patroclo, qué haré yo”. Mujeres que aman a mujeres y hombres que aman (y matan), también, como mujeres; los poemas de Silvestri hacen explícita la íntima relación entre guerrero y amante, entre la guerra y el amor.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.