libros

Domingo, 27 de mayo de 2007

LAS PATRIAS LEJANAS, DE PACHO O’DONNELL

Lejana tierra mía

Pacho O’Donnell vuelve a la ficción, pero sin perder el gusto por la divulgación de la historia.

 Por Liliana Viola

Las patrias lejanas
Pacho O’Donnell
Editorial Sudamericana
309 páginas

Transcurridos ya unos cuantos años desde la publicación de su última novela Doña Leonor, los rusos y los yanquis, Pacho O’Donnell regresa al terreno de la ficción. Pero esto no significa que se haya alejado de su otra tierra, la de la reconstrucción de época, los anecdotarios, la divulgación histórica. Ocurre que esta vez no eligió un personaje dotado de caudal biográfico/mítico, como Juana Azurduy o Che Guevara, sino uno imaginado, cuya historia de vida coincide con la de tantos candidatos a morir y permanecer anónimos, salvo que un autor los atrape.

En Las patrias lejanas, ficción y documentación intercambian sus especificidades para animar las calles de una Buenos Aires también lejana, la del período de la Guerra Civil Española (1936-1939), por donde circulan españoles recién expulsados, españoles instalados desde anteriores inmigraciones, criollos dispuestos a tomar partido, a integrar o a malentender a los hijos en desgracia de la madre patria.

Con la igualdad que concede la sincronía entre destierro y hospitalidad, se reaniman los salones porteños, las personalidades de la cultura local (Victoria Ocampo y su clan, poetas lunfardos, Jorge Luis Borges, entre otros) siempre sedientas de Europa, tienen la oportunidad de alternar con nombres ya entonces admirados: Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez, Margarita Xirgu, Antonio Machado.

Todos estos y tantos más aparecen en la novela de O’Donnell, mientras la historia personal queda en manos de un joven del bando de los “rojos”, bautizado aquí como “el rusito” a pesar de su origen polaco, dueño de un potente erotismo que sabe utilizar como moneda de cambio. El joven Rado puede aun sin proponérselo provocar inquietud en Natalio Botana y entrever un romance entre los amigos que rozan sus manos, Borges y Bioy. A salvo del azote de Franco y de una España que se hunde, comenzará una vida nueva en estas tierras mientras la ola negra del nazismo avanza.

Es el autor, O’Donnell, quien viaja de un país al otro reconstruyendo lo que ocurrió, las traiciones entre hermanos, los arrepentimientos tardíos, los errores estratégicos, así como también la vida cotidiana de estas calles animadas por gallegadas y vivezas criollas.

El joven llamado Rado llega al puerto de Buenos Aires sin estudios, aunque con cierta habilidad para corrector de textos. Enseguida comienza a trabajar en el diario de Botana y a tomar contacto con artistas y poetas. El joven pondrá el cuerpo para los acontecimientos, los encuentros y las discusiones políticas quitados a los archivos y a las memorias. O’Donnell acomoda la realidad, los datos, las citas entre conversaciones reales, al servicio de la ficción. O por el contrario, se vale de la historia íntima de este joven para dar una mirada a lo que ocurría aquí y allá en aquellos años.

Un relato de tiempos dramáticos situado en un lugar tan lejano del dramatismo, que permite –en la distancia– leer una historia de iniciación, de amor y de viejas costumbres.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.