libros

Domingo, 11 de abril de 2010

La cabeza de Goliat

Alvaro Abós tiene una extensa y heterogénea producción en la que se suele destacar la investigación histórica y el protagonismo de la ciudad. En Kriminal tango abreva en el policial negro, con resultados que no se conforman con encajar en las reglas del género.

 Por Ezequiel Acuña

Kriminal tango, último libro del escritor multifacético Alvaro Abós, tiene varios aciertos y logros, pero sobre todo uno: ser, además de un buen policial, una muy buena novela. Es cierto que esas dos cualidades deberían ser, en definitiva, la misma cosa, pero no siempre está tan claro, y a las novelas de género se les perdona mucho en nombre del género. El trabajo de Abós respeta bastante las formas y figuras del policial negro, aquel de Hammett, Simenon y Chandler, se ciñe a la estructura más clásica dejando de lado las innovaciones de género y apostando a un trabajo más fino.

Uno de los mejores puntos a favor que tiene Kriminal tango es la construcción de la ciudad de Buenos Aires, una pintura sumamente realista que al mismo tiempo destaca aquellos aspectos, personajes y escenarios que, sin quererlo, fuera de la literatura, parecen estar destinados a formar parte de un policial negro.

El crimen: un contador, socio de una firma encargada de asesorar a capitales internacionales en inversiones en la Argentina y posible lavado de dinero, es quemado vivo en un ataúd en pleno Puerto Madero, la pequeña Manhattan porteña. El detective: el inspector Juan Muñecas, de la dirección de Homicidios de la Policía Federal, se hace cargo del caso, es duro y frontal en los interrogatorios, casi detestable para los interrogados, y tiene que lidiar con la mala fama de la Federal. Esos son los dos pilares sobre los que Abós levanta la figura de Buenos Aires, la cabeza de Goliat atravesada por violencia, crímenes y delitos de los que aparecen todos los días en los medios.

Aquí Buenos Aires tiene su barrio chino, zona difícil para un policía en donde los problemas se resuelven al interior de la comunidad oriental. Durante la investigación, el inspector Muñecas se enfrenta a la mafia de la recolección de basura –un negocio millonario en base a los desperdicios que supura la ciudad–, recorre los barrios de la Quema, se cruza con sociedades anónimas falsas y empresas internacionales que compran tierras en el sur argentino, interroga a criminales menores que venden marihuana o hacen secuestros por poca plata. El único rastro de construcción mítica de Buenos Aires –el resto, quién podría negarlo, suena bastante familiar– es el mundo del tango y la mafia de las milongas, que corre por debajo de la ciudad como la sangre del monstruo criminal.

La obra de Alvaro Abós es vasta y variada. Entre todos los libros publicados por Abós aparecen algunos como un libro de crónicas sobre la historia de la corrupción en la Argentina, tres biografías de tres personajes muy porteños (Xul Solar, Macedonio Fernández y Natalio Botana), varias investigaciones sobre sindicalismo y peronismo, una megaantología de crónicas de Buenos Aires, un relato novelado del asesinato de Augusto Vandor (Cinco balas para Augusto Vandor), los destacados libros de cuentos De mala muerte y Merece lo que sueñas y varias novelas (desde la reconocida El simulacro hasta El crimen de Clorinda Sarracán, un thriller histórico). La investigación ha sido para Abós fuente de materia prima incluso en sus obras de ficción, de allí que dos sean los hilos que unen ese conglomerado de géneros y temas que forman su obra: la ciudad de Buenos Aires, sus representaciones imaginarias y personajes, y el trabajo sobre la criminalidad.

Kriminal tango es un policial firme, rígido y respetuoso de las formas, pero bien escrito por encima de cualquier media de género, muy consciente de la criminalidad y el espacio en el que se maneja y desarrolla. Su contemporaneidad no es fingida. En todo caso, ahí donde más se afirma en la lógica del policial negro retratando la ciudad y la sociedad como un monstruo, el crimen y los negociados, Alvaro Abós comienza a alejarse, despacio, del gag mientras la trama detectivesca sigue. Y entonces Kriminal tango se vuelve algo más, se vuelve una novela excelente.

Compartir: 

Twitter
 

Kriminal tango Alvaro Abós Alfaguara 320 páginas
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.