libros

Domingo, 20 de abril de 2014

UNA PARADA EN EL DESIERTO

La novela El oasis, del egipcio Bahaa Taher, es una avanzada de literatura árabe que se da a conocer por estos días y una revelación de alta calidad literaria.

 Por Juan Pablo Bertazza

Cuando en el año 2011, en el marco de la Primavera Arabe, tuvo lugar la revolución que depuso a Hosni Mubarak en Egipto, y a este lado del mundo llegaban sin parar los detalles de una brutal represión que se cobró más de 800 vidas, muchos advirtieron la profunda falta de acceso a la actual literatura árabe, de la cual conocemos poco más que aquella frase de Borges, por cierto falsa, de que en El Corán no existe ninguna mención a los camellos. Por eso resulta tan valiosa y necesaria la iniciativa de la editorial Turner de crear Turner Kitab, una colección con lo más relevante de la literatura árabe actual, que nos traerá por ejemplo a Rabee Jaber, Youssef Ziedan y Mohammed Achaari.

La primera entrega, por lo pronto, resulta más que promisoria, El oasis de Bahaa Taher, libro ganador de la primera edición del International Prize of Arabic Fiction que tuvo lugar en el 2008 y vendría a ser la filial árabe del Man Booker Prize, es una novela que condensa varios años de historia, culturas, cosmovisiones, conflictos y filosofías.

Su autor nació en El Cairo, en 1935, y lleva publicada una gran cantidad de novelas, cuentos y obras teatrales, que lo convirtieron en uno de los escritores más prolíficos y leídos en todo el mundo árabe. Algo que se vio ligeramente eclipsado cuando, debido a su cercanía con grupos de la izquierda progresista de Egipto, sus obras resultaron censuradas y tuvo que exiliarse, hasta regresar a su país recién a mediados de los noventa, un exilio de todas formas bastante menos traumático que el que padece el protagonista de esta notable novela.

En los estertores del siglo XIX, Mahmud Zahir, un prefecto de la policía egipcia que está en la mira de todos por haberse manifestado, en su momento, en contra del régimen de su país, y por haber participado incluso de una rebelión fallida, es enviado como gran prueba de fuego, como ultimátum, al oasis de Siwa, un sitio muy alejado de El Cairo, donde llegar es difícil y permanecer aún más arduo teniendo en cuenta la poca amabilidad de los habitantes de ese asentamiento. Además de sus diferencias ideológicas y culturales, saben a la perfección que Mahmud es el encargado de cobrarles un tributo cada vez más injusto que les imponen desde El Cairo y cuyo pago suele dar lugar a múltiples enfrentamientos bélicos. A pesar de sus denodados intentos por disuadirla, Mahmud viaja acompañado por su esposa Catherine, una irlandesa con quien comparte poco más que el odio silencioso hacia el imperio inglés. Ella toma, a su vez, esa decisión aguijoneada por su libresca obsesión por la historia, la arqueología, el espiritismo y la vida de Alejandro Magno, quien, en el oasis de Siwa, más precisamente en el oráculo ubicado en el templo del dios Amón, tuvo una revelación que modificaría para siempre su vida.

“El desierto es el paraíso de los profetas y los poetas, ahí se refugian todos los que quieren dejar atrás el mundo para encontrarse a sí mismos, en el desierto reverdecen los espíritus marchitos y florece el alma”, les cuentan en mitad del camino a los viajeros que, una vez llegados al oasis, sentirán su influencia física, atmosférica pero, sobre todas las cosas, psicológica. Introspección abismal, calor sofocante, silencios tronadores y una serie de episodios de violencia y profunda amenaza logran que el oasis se los trague como tierra movediza, convirtiéndose en el personaje más potente del libro, a tal punto que incluso empieza a generar en Catherine un trastorno sexual.

El oasis presenta una estructura coral dividida por capítulos que alternan entre la primera persona de Mahmud, la de Catherine, la de alguna autoridad del asentamiento del oasis e incluso la del propio Alejandro Magno, que remonta más de dos mil años de historia para descargar un poco de su desesperación, volviendo a ese lugar donde alguna vez fue feliz.

Como un tour a lo largo de los choques entre distintos clanes y facciones de Oriente y Occidente, El oasis conjuga la fascinación de la historia milenaria y el interés de los asuntos actuales que aún hoy continúa atravesando Egipto. Pero además es una novela de altísimo nivel literario que pone en primer plano el poder de la palabra. Como profecía y también como maldición.

Compartir: 

Twitter
 

El oasis. Bahaa Taher Turner 315 páginas
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.