libros

Domingo, 24 de agosto de 2003

ENCUENTROS

Leer abre los ojos

Tal como preveían sus organizadores, el 9º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura –un evento ya clásico organizado en Resistencia por Mempo Giardinelli– fue “una fiesta de los sentidos, la sensibilidad y las ideas”.

por Daniel Link, desde Resistencia

El 8º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura (evento que viene realizándose en la ciudad de Resistencia desde 1996, gracias al generoso y desinteresado trabajo de un grupo de personas coordinadas por Mempo Giardinelli) fue un verdadero lujo, sobre todo porque, tal como el escritor señaló en la jornada de cierre, el sábado 16, se realiza completamente a espaldas de los organismos estatales. Es una estrategia de intervención pública, pero cuyos fundamentos tienen que ver con la energía y la convicción de su promotor, entre tantos otros. Mempo Giardinelli, no está de más decirlo, podría perfectamente dedicar su tiempo a otros menesteres que la complicada tarea de organizar estos foros; si no lo hace es porque es un intelectual generoso y comprometido con su tiempo. Prestando su nombre y su prestigio y poniéndose a la cabeza de una fundación dedicada a promover y fomentar la lectura hace lo que en los discursos oficiales suele ser palabrerío hueco y de circunstancias.
Durante muchos años el Foro fue gratuito, pero desde hace algunas ediciones los organizadores se vieron obligados a cobrar una pequeña suma como inscripción. Giardinelli aclaró que, aun consciente de que eso podía perjudicar a muchos de los pauperizados docentes interesados en participar, sostener la inscripción arancelada garantiza la independencia del Foro respecto de los poderes de turno. Y fue ovacionado por la concurrencia que llenaba las instalaciones del magnífico Centro Cultural Guido Miranda.
Los oradores centrales y coordinadores de talleres constituyeron un mix eficaz de viejas glorias de la literatura nacional, invitados extranjeros (había gente de México, Cuba, España, Portugal y la República Checa) y modernos profesionales del mundo del libro –Fernando Fagnani, Sara Cohen y Osvaldo Quiroga (ovacionado como la estrella que es), entre otros.
Graciela Montes, experta en literatura infantil, abrió el evento y lo cerró Liliana Heker. La primera habló de “Lectura y poder” y la última, de “El poder de las palabras”. Aun cuando la palabra “poder” se usaba en diferentes sentidos, de todos modos la percepción de “cosa redonda” fue muy señalada por el público.
Graciela Cabal fue homenajeada a través de una extraña representación de uno de sus cuentos de Batata y Tomasito. La historia, de una crueldad edípica como pocas, merece una lectura para la que no hay lugar en esta crónica.
De todo se habló y se discutió en los diferentes ámbitos del Foro, ante público y participantes (mayoritariamente conformado por docentes, bibliotecarios y animadores culturales) siempre ávidos por relacionar las problemáticas locales con los grandes ejes de debate nacionales.
En suma, un evento ejemplar que ojalá se multiplicara en otras latitudes (incluida la opulenta e ignorante Buenos Aires). Queda claro que las maestras y profesoras son bien conscientes de las limitaciones de su trabajo, pero también son evidentes la pasión y la imaginación con que las enfrentan: contra toda pedagogía asistencialista, no cesaron de reivindicar la calidad y la especificidad de su enseñanza. Como señaló alguna vez Mempo Giardinelli (fragmentos de cuyo discurso de apertura se reproducen por separado): “La primera misión del maestro es estar por encima de las circunstancias; el maestro tiene la obligación de mirar más allá, aunque el presente lo desespere”. Y para mirar más allá, y hasta para abrir los ojos, no hace falta la cháchara mediática. Para eso están los libros.

Compartir: 

Twitter
 

Graciela Cabal
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.