libros

Domingo, 22 de enero de 2006

YO TE AVISé › LIBROS BUENOS EN OFERTA

Don Segundo y sus precursores

Una propuesta acriollada esta vez: a punto de cumplirse 80 años de la publicación de Don Segundo Sombra, se consigue en algunas librerías a poco más de 10 pesos el volumen único de las Obras Completas de Ricardo Güiraldes. La edición homenaje de Emecé, imprescindible para estudiosos de la literatura argentina, guarda también interés para lectores comunes. De hecho, sus libros no son muy accesibles salvo el multieditado Don Segundo. A pesar de contar con un prólogo de Francisco Luis Bernárdez que no ha resistido el paso del tiempo en su tono ditirámbico y melifluo (aunque hay que reconocerle cierto vigor en el rescate de la personalidad de Güiraldes a través de anécdotas) la edición ofrece mucho. Porque más allá de ser completas (lo que incluye libros de poemas, relatos, estudios, comentarios y cartas póstumas, o cuantioso material no recogido en libros), la sola reunión de los libros publicados en vida de su autor vale la pena por sí sola. Así, están reunidos en casi 500 páginas El cencerro de cristal (poesía), Cuentos de muerte y de sangre (una lectura de sumo interés para completar la imagen del escritor rural y espiritualista con un perfil más volcado al naturalismo y el fantástico), la trilogía de nouvelles Raucho, Rosaura y Xaimaca (esta última celebrada como su obra de madurez junto a Don Segundo) y desde luego, el Don Segundo Sombra.

Entre los libros de publicación póstuma se destaca El sendero, un registro de pensamientos y reflexiones en forma de diario íntimo, donde hasta el mismo día de su muerte Güiraldes anotó su sendero de meditación espiritual. Es un texto que desde luego ilumina el proceso de escritura de sus novelas, pero tiene un peso autónomo a partir de su riguroso estilo.

Es cierto que la obra de Güiraldes, cuestionada ideológicamente sobre todo a la luz de Martín Fierro (y, se le sumaría después desde la crítica literaria la desgracia de que Don Segundo apareció el mismo año de El juguete rabioso de Arlt, abonando la confrontación entre modernidad furiosa/ nostalgia del pasado rural, tan poco fructífera), ha caído en el olvido y sólo es salvada escolarmente. No se trata aquí de invertir el signo de tamaño infortunio sino de abrir puertas a nuevas lecturas, o al menos relativizar los efectos de lo ya juzgado. Es muy probable que la lectura de Raucho, Xaimaca o los Cuentos de muerte y de sangre contribuyan a eso. Y si no, tener el ejemplar en la biblioteca no estará de más. Buena curiosidad bibliográfica, buena opción para estudiantes.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.