libros

Domingo, 2 de diciembre de 2012

> EL IMAGINARIO LATINO EN USA

Latinos diversos

 Por Aileen El Kadi

La presencia y el poder del latino crecen cada vez más dentro de los Estados Unidos. No se puede ignorar que el setenta por ciento del voto latino ayudó a que Obama ganara la reelección, y que los hispanos son el segmento de mayor crecimiento en el país del norte. Con todo, ¿cuál es el papel del intelectual, del escritor latinoamericano allí? Por momentos, ambas funciones sociales se unen, y por otras corren paralelamente, esto es: por un lado está la producción de conocimiento en Estados Unidos por parte del intelectual, académico latino, y por otra la producción de ficción, no siempre en sintonía con la anterior, aunque ambas son responsables de la recepción y creación de los imaginarios que aquí existen acerca de América latina y del latinoamericano. Para entender esto hay que tener en cuenta el panorama editorial literario para los latinos en Estados Unidos y para los no latinos, y las expectativas de ventas para ambos grupos de lectores. Ya no tenemos un realismo mágico, pero tenemos una estética que responde de algún modo a ese imaginario de lo latinoamericano, como es la ficción de Isabel Allende, por ejemplo. O una reconfiguración y recontextualización de la representación del latino en Estados Unidos como en los cuentos del dominicano/ norteamericano Junot Diaz que juega con estereotipos, clichés y fórmulas “vendibles” de la mujer y del hombre latinos. Pero también publican autores como Edmundo Paz Soldán, Daniel Alarcón, Ilan Stavans, Chico Buarque, Santiago Roncagliolo, entre tantos otros, quienes ofrecen un tapiz diverso, complejo, con propuestas originales que toman distancia de esos modelos “exoticistas” y dicotómicos. El interés del mercado editorial por autores jóvenes está aumentando, pues está creciendo el poder y presencia del latinoamericano en Norteamérica. Se necesita, con todo, un programa serio de traducción de ficción al inglés, la promoción de los autores, mayor destaque en ferias literarias, y la incorporación de autores latinos en los programas de literatura en las universidades, para que se establezcan las bases de un diálogo fluido entre la academia y la producción de ficción, especialmente la literatura producida después de los ’80.

Sam no es mi tío. Veintidós crónicas migrantes y un sueño americano Alfaguara 320 páginas

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.