libros

Domingo, 9 de octubre de 2016

LA LIPO (PRIMER MANIFIESTO)

 Por François Le Lionnais

Abramos un diccionario en la expresión “Literatura Potencial”. No encontraremos nada. Ausencia decepcionante. Las líneas que siguen pretenden, si no intentar una definición de estos términos, proponer al menos algunas observaciones, simples aperitivos destinados a ejercitar la paciencia de los hambrientos, a la espera de un plato principal que ya sabrán escribir otros más dignos que yo.

¿Recuerdan las discusiones que acompañaron la invención del lenguaje? Mistificación, fantasía pueril, licuación de la idea de raza y debilitamiento del Estado, traición a la Naturaleza, atentado a la emotividad, crimen de lesa-inspiración, ¿de qué no se acusó (sin lenguaje) al lenguaje en ese momento? ¿Y la creación de la escritura, y de la gramática? ¿Imaginan acaso que sucedió sin protestas? La verdad es que la querella entre los Antiguos y los Modernos es permanente. Comenzó con el Zinjanthropus hace 1.750.000 años y continuará después de la humanidad, a menos que los mutantes que la sucedan generen un cambio. La querella ha sido, por otra parte, bastante mal comprendida. Aquellos que se conocen como los Antiguos son, la mayoría de las veces, los descendientes esclerosados de aquellos que, en su tiempo, fueron los Modernos; y estos últimos, si regresaran entre nosotros, se colocarían, en muchos casos, al lado de los innovadores, renegando de sus imitadores, tan fieles.

La literatura potencial no representa más que una nueva inyección de savia en este debate.

Toda obra literaria se construye a partir de una inspiración (al menos es lo que el autor da a entender) que debe acomodarse a una serie de restricciones y procedimientos que se insertan unos en otros como muñecas rusas. Restricciones de vocabulario y de gramática, restricciones vinculadas con las reglas de la novela (división en capítulos, por ejemplo) o de la tragedia clásica (regla de las tres unidades), restricciones de la versificación general, de las formas fijas (como en el caso del soneto), etc.

¿Deberíamos conformarnos con estas herencias conocidas, negándonos obstinadamente a imaginar fórmulas nuevas? Los partisanos del inmovilismo no dudan en responder de manera afirmativa. Su convicción no se apoya en una reflexión meditada sino en la fuerza del hábito y en la impresionante cantidad de obras maestras (pero también, desgraciadamente, de obras menos maestras) obtenidas de acuerdo con las normas y las reglas formales vigentes. Así debían argumentar los enemigos de la invención del lenguaje, sensibles a la belleza de las exclamaciones, a la expresividad de los suspiros y a las miradas en diagonal (no se pretende acá que los enamorados renuncien a nada de esto).

¿Debe la humanidad relajarse, satisfecha, pensando ideas nuevas en versos antiguos? Creemos que no. Lo que algunos escritores han introducido a su manera, con talento (con genio), algunos ocasionalmente (forjando palabras nuevas), otros más específicamente (contrarrimas), y algunos con insistencia pero siempre en una sola dirección (letrismo), el Ouvroir de Littérature Potentielle [Taller de Literatura Potencial] (Oulipo) pretende hacerlo sistemática y científicamente, recurriendo a los buenos oficios de las máquinas de procesamiento de la información, si es preciso.

***

Pueden distinguirse dos tendencias principales en las investigaciones que se propone realizar el Oulipo, orientadas respectivamente hacia el Análisis y hacia la Síntesis. La tendencia analítica trabaja sobre las obras del pasado, buscando en ellas posibilidades que en general vanmás allá de las que sus autores habían imaginado. Es, por ejemplo, el caso del centón, que podría, me parece, ser reactualizado por algunas consideraciones extraídas de la teoría de las cadenas de Markov. La tendencia sintética es más ambiciosa, y constituye la vocación esencial del Oulipo. Se trata de ensayar nuevas posibilidades, desconocidas por nuestros predecesores. Es, por ejemplo, el caso de los Cien mil millones de poemas o de los haikus booleanos, realizados a partir de las fórmulas cuánticas y de las ideas de Boole. Las matemáticas, más precisamente las estructuras abstractas de las matemáticas contemporáneas, nos proponen mil direcciones de exploración, tanto a partir del álgebra (recurriendo a nuevas leyes de composición) como de la topología (consideraciones de proximidad, de apertura o hermetismo de los textos). También soñamos con poemas estereoscópicos, con textos transformables por proyección, etc. Se pueden imaginar otros caminos, especialmente en el campo de los vocabularios particulares (cuervos, zorros, marsopas; el lenguaje ALGOL de los ordenadores electrónicos, etc.). Se necesitaría un largo artículo para enumerar las posibilidades hoy entrevistas, tal vez ya esbozadas.

No es nada fácil discernir por anticipado, a partir del examen de su semilla, cuál será el sabor de una fruta nueva. Tomemos el caso de la restricción alfabética. En literatura, pueden resultar de ella obras que uno no calificaría de transformadoras (a pesar de lo cual, Villon, y antes el Psalmista y autor de las Lamentaciones de Jeremías...); en pintura podríamos hablar de Herbin, con lo cualya hay una mejora, y en música un efecto bien podría ser la fuga sobre el nombre de B.A.C.H. Aquí ya estamos ante una obra realmente estimable. ¿Cómo habrían sospechado algo así los inventores del alfabeto?

En resumen, el anoulipismo está lanzado al descubrimiento,y el sintoulipismo a la invención. Entre uno y otro existen muchos pasajes sutiles. Una palabra, finalmente, con respecto a esas personas particularmente serias que condenan sin examen y sin apelación todaobra en la que se manifieste una propensión a la diversión. En la medida en que son el resultado de lo hecho por poetas, divertimentos, chistes, artificios, forman parte de la poesía. La literatura potencial es entonces la cosa más seria del mundo. C.Q.F.D

Escrito en 1963 y publicado originalmente en La littérature potentielle, París, Gallimard, 1973, y en Anthologie de l’Oulipo, París, Gallimard, 2009.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
RADAR LIBROS
 indice
  • Nota de tapa> Oulipo: ejercicios de literatura potencial
    EL JUEGO MÁS SERIO
    Quizás sea la última vanguardia viva y coleando que traspasó el nuevo siglo, aunque ellos mismos...
    Por Mercedes Halfon
  • MARCELO FAUST
    EN EL CAMINO
    Por Sergio Kisielewsky
  • JENNY ERPENBECK
    DÍAS TERRIBLES
    Por Fernando Bogado
  • EN FOCO > JONATHAN SAFRAN FOER
    LA GRAN NOVELA JUDÍA
    Por Rodrigo Fresán
  • VICTORIA DE MASI
    EL HIJO DE LA LEALTAD
    Por Ivana Romero

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared