m2

Sábado, 20 de febrero de 2010

Agora del Bicentenario

 Por Matías Gigli

Roberto Frangella, Horacio Sardin, Valeria del Puerto y Barbara Berson son los autores del Pabellón del Bicentenario Argentino que desde el gobierno de la ciudad se lanzó como concurso de la SCA a fines de año. El pabellón ya está inaugurado en el Rosedal, justo enfrente del monumento a Nicolás Avellaneda sobre Libertador, al convertirse en su basamento, igualando la altura de su zócalo. Se genera así un conjunto integrado por ambos, caracterizado por la tensión entre la fuerte horizontalidad del pabellón contrapuesto a la verticalidad del monumento.

Este pabellón constituye uno de los pocos ejemplos de un concurso ganado y materializado en cuestión de semanas. Obviamente se trata de arquitectura efímera y eso aceleró los trámites de materialización de la documentación y construcción. El volumen nace de la idea de generar una gran sombra urbana, ampliada a la noción de ágora que supera las instancias del programa de necesidades que marcaba el programa de las bases. Así se genera un pabellón de mayores dimensiones que las inicialmente propuestas.

El tendido de sombras es un recurso válido que este estudio de arquitectos suele utilizar y en el que compatibilizan la dureza de la arquitectura construida con una instancia amigable y dúctil de vincularse con el entorno. Frangella, Sardin, Del Puerto y Berson comentan en la memoria: “El pabellón extiende sus límites, dilata su energía a un gran espacio público, plaza cívica y lugar de encuentro. La propuesta no es un edificio, es un espacio de sombra contenedor de la congregación popular, abierta a distintas manifestaciones culturales y artísticas como cine, teatro, música, artes plásticas, literatura, instalaciones audiovisuales, fiestas populares, recitales, espectáculos infantiles, entre otras manifestaciones culturales, conviven bajo el gran techo”.

La propuesta contempla la utilización de materiales económicos y de bajo mantenimiento. Se construyó con piezas tubulares metálicas galvanizadas ensambladas con nudos del mismo material que permiten el fácil y rápido ensamblado. El espacio cerrado se ejecutó con carpinterías de perfiles metálicos galvanizados y placas de policarbonato en cerramientos verticales y cubierta. La envolvente se conformó con tiras de tela ignífuga blanca. El solado es de tablones de madera de obra. La iluminación es diversa: una general de espacios, otra aplicada a los elementos de la envolvente y otra rasante sobre los pisos.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.