m2

Sábado, 19 de junio de 2010

CON NOMBRE PROPIO

Toco madera

Propuestas en este noble material de parte de alemanes, coreanos y daneses. Dándole forma a la ilusión.

 Por Luján Cambariere

Por cálida, noble, maleable, proyectistas de todo el mundo siguen eligiendo la madera entre sus materiales favoritos. Aunque las búsquedas hoy en muchos casos pasen por las formas más orgánicas, menos rígidas o estereotipadas, casi escultóricas, que las alejan en muchos casos del objeto seriado. Y aunque es difícil seguir sorprendiendo, a camino de siluetas únicas, algunos lo consiguen.

Colectivo

El caso de la dupla de diseñadoras alemanas formada por Yvonne Fehling y Jennie Peiz de la etiqueta Kraud es particular, porque si bien tienen varios productos de morfología más tradicional, conquistaron el mundo con piezas más poéticas, reflexivas y hasta sarcásticas (su último gran hit son unos asientos con forma de chanchitos capitoné que se pueden ver en muchísimos blogs de fanáticos del diseño alrededor del mundo y que ellas presentaron en la Feria de Milán). ¿En madera? Un banco comunitario extra large que, según ellas, contiene la funcionalidad de tipologías distintas –silla, banco, sofá, mesa– en una. Pero sobre todo, según explican, da la posibilidad, por lo menos material, de que cada uno encuentre su propio espacio en los grupos sociales.

¿La inspiración? La tomaron del dibujo que forman un número importante de sillas aglutinadas en un espacio público. Más precisamente en el alboroto de las sillas cuando la gente se agrupa. Así su Stuhlhockerbank, especialmente ideado para amplios espacios públicos, da el presente en importantes instituciones como el Hans Arp Museum, diseñado por el arquitecto americano, premio Pritzker, Richard Meier, a orillas del Rin.

Sinuosos

También en el camino del arte, en este caso empleando la madera de forma escultórica, los trabajos del coreano Sehwa Bae sorprenden por su elasticidad. Su banco de meditación y asientos pertenecientes a la Steam Collection tienen la particularidad de estar trabajados íntegramente a mano, lo que le imprime un acabado único a la madera. Sensuales, confortables, además son una prueba concreta de cómo viene avanzando el diseño coreano.

Por último –o mejor dicho, por hoy, ya que la creatividad con este material además de ancestral es inagotable–, el multifacético diseñador danés Mathias Bengtsson, presente en la muestra que publicamos la semana pasada, sorprende también con una colección de maravillosos asientos que manufactura uniendo varios tableros contrachapados. Bengtsson estudió diseño de mobiliario en el Danish College of Design y en el Art Centre College de Suiza, después volvió a Copenhagen, donde formó parte del colectivo de diseño “Panic” con el objetivo de comenzar a relacionarse con la industria. En el ’96 viajó a Londres a seguir estudiando, esta vez en el Royal College of Art, dirigido por Ron Arad. Aluminio, acero, acrílico, fibra de carbono, no hay material al que no se atreva este joven diseñador. La madera lo ha llevado ahora desde Inglaterra, donde vive actualmente, por todo el globo: Museo de Arte Moderno de Nueva York, Feria Ambiente en Frankfurt, Salón del Mueble en Milán.

epigrafe

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.