m2

Sábado, 23 de julio de 2011

El equipo creativo del futuro

Una reunión preocupada por el ensanche de Paseo Colón, y una novedad que brilla en Recoleta.

 Por Matias Delfino *

El marco fue la vigesimoprimera How Design Conference, que este año reunió en Chicago a casi 3400 diseñadores provenientes de distintos rincones del mundo. Fueron cuatro días que representan la conferencia anual de diseño más grande del continente.

Para sorpresa de muchos, el encuentro comenzó de una manera distinta de la habitual. Jo McGinley y Kristina Robbins demostraron la importancia de vivir en el presente, guiando a la masiva audiencia a través de técnicas de respiración y relajamiento. Según las presentadoras, “reajustarse” es beneficioso tanto para la salud y el bienestar personal, pero también clave para el proceso creativo y las relaciones laborales que requieren interacción personal.

Uno de los temas principales fue abordado por Donna Farrugia, quien disertó sobre los desa-fíos actuales y futuros en el constantemente evolutivo mundo del diseño. Las nuevas tendencias de “El equipo creativo del futuro” generarán que los diseñadores se destaquen cada vez más por un alto nivel de colaboración junto con otros colegas no diseñadores que con mayor frecuencia se encontrarán en geografías más distantes. La oficina dejará paulatinamente de ser un lugar físico para convertirse en un espacio virtual, vaticinó Farrugia, para lo cual el uso de la tecnología será crucial, sobre todo por la tendencia en el aumento de campañas internacionales y proyectos integrados e interdisciplinarios. Para afrontar esta realidad será indispensable el manejo de herramientas tales como Dropbox, Drop.io, Googledocs, Skype, Windows Live Messenger y Writeboard, entre otros. También destacó la importancia de la capacidad en el uso de las redes sociales como Twitter, Facebook y YouTube, que se convertirán en componentes esenciales de la estrategia de comunicación.

El secreto de la creatividad

Varios coincidieron en la importancia de perderle miedo a la posibilidad del fracaso. Entre ellos el experimentado diseñador Stephen Doyle, al frente del galardonado estudio Doyle & Partners, quien invitaba a la audiencia a arriesgarse más sin temer equivocarse. Según Doyle es prácticamente imposible alcanzar altos niveles de inspiración cuando el proceso creativo arranca con una mente limitada por el miedo a fallar. También resaltó la importancia de depender menos de la computadora como herramienta y recomendó el uso de las manualidades para la ejecución de proyectos. Gran parte de su obra es fiel reflejo de esto. Papel, tijera y pegamento son elementos presentes a la hora de crear, otorgándole a su obra un estilo que se destaca por la frescura y originalidad. Un claro ejemplo para las nuevas generaciones de diseñadores demasiado dependientes de la computadora.

En sintonía con Doyle, fue luego Chris Chapman quien recalcó la necesidad de fracasar para entender el valor del éxito. A cargo de la dirección creativa del Departamento de Arte de Disney, Chapman compartió su experiencia y algunos de sus secretos para explicar la clave en el éxito de sus trabajos. Frente a esto, Chapman destacó la importancia de una mente descontracturada y juguetona a la hora de crear. Asimismo, resaltó el beneficio de ocasionalmente “romper con las reglas” como medida necesaria para alcanzar lograr innovación. Frente a una potencial idea recomendó evitar asumir antes de tiempo, opinando pero sin juzgar en una primera etapa, ya que muchas ideas son descartadas simplemente por cierta aversión a lo desconocido y lo nuevo por parte de los responsables de la toma de decisiones.

Para cerrar esta inspiradora conferencia, Sally Hogshead recordó que vivimos en un mundo cada vez más saturado de mensajes, sensación acentuada por la llegada de las redes sociales. Frente a esta realidad que preocupa a muchos en el mundo de la comunicación, Hogshead sostiene que la alternativa posible para conectarse con el receptor es la generación de una rápida aceptación del mensaje que asegure su atención; este objetivo se alcanzaría si uno logra “fascinar” a su audiencia dentro en un período de nueve segundos. Sin duda el tiempo se está volviendo cada vez más un factor clave para determinar el éxito o fracaso de un mensaje.

* Miembro del Departamento de Diseño Gráfico de las Naciones Unidas en Nueva York. [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Stephen Doyle
 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Para todos
    una charla con el gran diseñador argentino antes de su seminario local
    Por Luján Cambariere
  • El Palacio Taranco
    Por Facundo de Almeida
  • El equipo creativo del futuro
    Por Matias Delfino

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.