m2

Sábado, 22 de septiembre de 2012

Fiacas y alegrías

La Comisión de Patrimonio de la Legislatura fue un modelo de energía y resultados cuando la presidía su fundadora, Teresa de Anchorena. Luego no habrá sido un modelo, pero funcionaba bajo el macrista Patricio Di Stefano. Pero desde que el jefe de Gobierno ordenó liquidar el tema, la comisión es un fantasmita en plena evolución hacia el sello de goma.

De hecho, ya va a extrañar ver que se reúna. El lunes 10 de este mes no hubo reunión, con profusas disculpas y “nos vemos la semana que viene”. Pero este martes 18 tampoco hubo chance y eso que en el temario había siete catalogaciones en San Telmo, dos en Barracas, tres de Belgrano y una de Caballito. Los vecinos se quedaron por segunda vez sin poder hablar de sus temas y preocupaciones, perdiendo una tarde de trabajo.

La desconsideración es tal que la comisión ni siquiera le avisó a la recepción que no había reunión. Los vecinos llegaron a la puerta, se presentaron y el personal de seguridad tuvo que llamar a la oficina de Patrimonio para desayunarse de que no había reunión.

Pero no todas son malas. En Barracas están festejando que su bar La Flor de Barracas es ahora sitio de interés cultural de la Ciudad, una ley que inició el diputado Francisco “Tito” Nenna (FpV). La Flor es un verdadero ejemplo de cómo se pueden revitalizar puntos de la ciudad con un poco de criterio y de imaginación. La Flor es bar oficialmente desde 1912, cuando aparece en el registro municipal. Pero esto expresa apenas cuándo se empezaron a registrar los locales gastronómicos, porque el edificio es de 1897. El bar era más conocido como La Puñalada –un apodo genérico para boliches bravos que compartieron varios locales de la ciudad– y era escenario tanto de duelos como de milongas de agarrarse.

Con el tiempo, el boliche se amansó y era el punto de encuentro de los vecinos, comedero de las fábricas del barrio y aguadero, por así decirlo, de los noctámbulos. En los setenta fue paradero de sindicalistas y su preocupación por la seguridad quedó simbolizada porque la principal ventana del local estaba cerrada con una enorme heladera industrial, objeto naturalmente a prueba de balas.

Para el siglo XXI, el lugar era una pena, con un kiosquito, algunas pocas bebidas y varios de sus ambientes cerrados. Así lo encontró Victoria Oyhanarte, una persona entusiasta que admite su perfecta inexperiencia en temas gastronómicos, pero que se enamoró de esa esquina de avenida Suárez y Arcamendia, una calleja empedrada con un colegio centenario. Oyhanarte movilizó amigos y parientes para el proyecto, restauró el local y la vivienda encima, organizó tenidas musicales, puso un menú sencillo y rico, y le dio nueva vida a La Flor.

Más al centro, los vecinos de Tribunales también festejan. Esta vez se trata de la cautelar que acaba de conceder la Justicia frenando el bodrio espectacular que quieren construir sobre el convento de Las Victorias, en la esquina de Paraguay y Libertad. El proyecto es una expresión de libro del modelo especulativo inmobiliario, con todas las picardías. El convento está municipalmente formado por dos edificios diferentes, la pequeña capilla sobre Libertad y el convento en sí, que llega a la esquina y da la vuelta unos metros por Paraguay. El conjunto está catalogado con el grado más alto posible, pero los compradores interpretaron con ingenio avenegra que la capilla no está incluida.

Esto, dicen ellos, permite demolerla y alzar ahí una torre en el estilo International Mediocre, tan a la moda. Como ni ellos pueden interpretar que pueden demoler el convento, piensan vaciarlo, calarlo de columnas y hacerle a la torre una “L” invertida que se proyecte por encima del edificio. Los dibujos del proyecto dan escalofríos...

La Justicia acaba de frenar los trabajos, que iban bien apuraditos. Habrá que ver si al fin tenemos un castigo para los vándalos, porque el edificio ya fue vaciado –se vendieron sus muebles y arte para hacer trabajo misionario ¡en Mozambique!– y martillado por adentro, aunque la protección de la catalogación lo prohíbe.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared