m2

Sábado, 13 de abril de 2013

CON NOMBRE PROPIO

Maruvincha

Una nueva colección de Usos que materializa el realismo mágico andino hecho feria, fiesta, viaje, paisaje.

 Por Luján Cambariere

Cada vez más sueltos en esta danza que tan bien bailan, música que ejecutan, plato fuerte que ofrecen lleno del sonido del viento, del ritmo, los colores y el sabor del altiplano, esta vez fueron por más convirtiendo sus piezas en un viaje. Fiesta y feria itinerante, de la que tanto saben y que tanto nos gusta transitar de su mano a los foráneos, llevando en un camión por esos caminos violetas, verdes y plateados, piezas para ofertar a cada paso. Primero en diciembre en San Salvador, la capital, y hace unos días en el epicentro de la movida norteña, Purmamarca. Colores vibrantes arriba y abajo. Usos, la etiqueta creada por los arquitectos y diseñadores Arturo de Tezanos Pinto y Carlos Gronda, en su máxima expresión. Forma y contenido. Una vez y por siempre, chapó.

¿Qué es Maruvincha?

–Maruvincha es un viaje sin tiempo ni fronteras. Es París o Carahunco. Es libre, segura y genuina. Tiene una clara inspiración de selva jujeña, de las yungas, de colores del tucán, de Brasil. Un homenaje a la mujer que baila en los cálidos veranos sudamericanos. Es un canto de mujer y una imagen de la Pacha, la señora de la coca, cultivo sagrado de fuerte connotación artesanal. Un poco tosca, un poco ingenua.

Maruvincha es una fusión entre el artesanato tradicional y la fabricación con algún grado de sistematización. Atraviesa el diseño, en un momento donde en general todos los diseñadores nos planteamos cuál es el camino correcto en esta Argentina. Pone la mano de obra exquisita y local unos escalones por encima de la máquina, muestra lo diverso y cosmopolita que es Jujuy. Incorpora el santo, el ángel, la sirena, entre otros seres. Mezcla sin tapujos las “Queen Anne dolls” inglesas del siglo XVIII con estructuras de santos populares de la Puna y los viste a lo Pucci. Nos divierte y conmueve al mismo tiempo poder batir todo saliendo como en un viaje, por eso la idea del tour. Acampar como una especie de feria que tanto nos gusta a los jujeños y a los que vienen de afuera... ¿O no? 

¿Quién no desvaría en las ferias del Alto Comedero, Palpalá o la manka fiesta...? Maruvincha es un viaje a lo ingenuo y genuino del arte popular, creemos ya que sin retorno.

¿Qué lugares recorrieron?

–Maruvincha Tour arrancó en San Salvador de Jujuy, en el Centro Cultural Macedonio Graz, en diciembre del 2012. Y a modo de feria itinerante pasó Semana Santa en plena Plaza de Purmamarca. En estos momentos estamos diseñando el próximo destino.

¿Cómo definirían las piezas?

–Es una nueva colección muy suelta y bastante desprejuiciada. Va incorporando elementos, muebles y objetos a medida que pasan las presentaciones. Y resulta siempre una sorpresa para quien la sigue. Concentrándonos en la recuperación de nuestra artesanía más genuina, siempre con un guiño y una vuelta de diseño con el sello de Usos. Está hecha con todo tipo de maderas, cueros, metales, géneros y mucho color. Petit muebles y objetos. Consolas chicas, banquetas, mesas, sillas, santos negros, pachamamas. Pero sobre todo elementos que surgen a medida que Maruvincha sigue su camino. Incorpora santos y señas en su recorrida.

¿Cómo fue la experiencia de la feria?

–El modo que elegimos de presentarla resulta un atractivo en sí mismo. La feria siempre es un espacio muy convocante. Y para nosotros, que participamos en cuanta feria de diseño se pueda estar, Maruvincha Tour nos resulta muy fresca, ingenua y sobre todo divertida. La gente adopta ese concepto y lo disfruta. En estas dos primeras presentaciones tuvimos una respuesta sorprendente.

www.usos.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.