m2

Sábado, 14 de junio de 2003

Ideas federales

La tercera edición de Puro Diseño fue una oportunidad de dar con interesantes propuestas llegadas de las provincias. Diseños que entrelazan técnicas y materiales ancestrales con formas modernas, dando como resultado piezas de gran virtuosismo. Aquí un paseo por el interior del país que se pudo ver en la feria porteña.

Por Luján Cambariere

La tercera edición de Puro Diseño que terminó este martes nos dio la posibilidad, entre otras cosas, de dar de primera mano con exquisitos artesanos y diseñadores del interior del país. Para variar, el que Dios esté en todas partes, pero atienda en Buenos Aires fue de nuevo una ventaja para los porteños, que pudimos disfrutar del virtuosismo de innumerables piezas de diseño en las que la impronta, técnica y materiales de artesanos de distintas comunidades del interior dan vida a estilos totalmente vanguardistas.

Desde el norte
De Salta, Jujuy, Chaco, Formosa, Tucumán y Catamarca, llegaron la mayoría de los textiles. Piezas a las que los artesanos de las distintas comunidades aborígenes les imprimen sus técnicas legendarias y mucho de su historia y significado. Andes Huasi-Casa de los Andes, un emprendimiento textil de los Valles Calchaquíes, presentó alfombras, tapices y mantas en lana de oveja y llama. Barracán, otra etiqueta que nace a partir de lo producido en la Puna jujeña y en los valles de la Quebrada de Humahuaca, ofreció obviamente su barracán, distintas piezas en picote de llama y de oveja, y este año sumó el cháguar, tejido vegetal obra de las comunidades de wichis y matacos. Mientras que Sandra Galli mostró sus mantas, caminos y alfombras, entre otros, en lana de llama y oveja.
También del norte, llegó el más noble mobiliario. Carolina D’Andrea y Magdalena López Sanabria son dos salteñas que a través de su línea Prosapia ofrecen artesanías para la decoración con materiales y trabajo de artesanos de su zona. Son marcos y espejos de alpaca y asta, lámparas que le agregan el cuero criollo, mesas y sillas bajas de madera de algarrobo, cedro, nogal o palta, combinadas o tapizadas con picote o telar bordado a mano. Por su parte, los chicos de Usos Muebles Contemporáneos (Arturo de Tezanos Pintos y Carlos Gronda) que en otra edición de Puro Diseño se dieron a conocer y ya ostentan local propio en la calle Alvear, esta vez sorprendieron con la mesa Corona realizada en madera de cedro, lapacho y asta, pozuelos de cuero y tiento, el banco Ciempiés de madera de palo blanco teñido y tiento y la mesa Tótem de madera de cedro con fajas en telar.
Por último, Pasión Argentina, una empresa que se presenta como socialmente responsable ya que además de trabajar con las comunidades wichis y toba de Chaco y Formosa, y con la diaguita calchaquí de Salta, Tucumán y Catamarca, promueve la lógica del trabajo ecuánime, sin explotación y con pago justo. Venden piezas que combinan distintos géneros indígenas con cuero, madera y metales. ¿El resultado? Mesas, bandejas, sillones, banquetas y almohadones, de una factura exquisita.

Desde el centro
Córdoba se perfila como otro punto emergente del diseño. Ego Diseño, de Acosta Gómez, Postigo y Bartolomeo, especialistas en iluminación, ya es un clásico de la feria y con piezas exportadas nada menos que a Marbella. Este año presentaron otras dos perlitas, los modelos Luna y Marea, ambos realizados en su material predilecto, el difolam, un plástico vitroso, que muta de distintas maneras para dar vida a arañas de gran tamaño, apliques o lámparas de pie. Recién llegadas a la arena del diseño, Marcela Patocchi y Olivia Barseghian, de Alcuza, ofrecen modernos manteles, individuales, fundas y caminos de mesa en jean, gabardina y símil cuero con detalles de bolsillos portacubiertos, ojalillos, apliques o serigrafías.

Misiones Creativa
Desde esta firma, las arquitectas Liliana Gerber de Closs y Daniela Olivera, oriundas de Aristóbulo del Valle, Misiones, intentan revalorizarsu cultura, naturaleza y artesanías. Integrando y adaptando materia prima y antiguos procesos de elaboración con tecnología actual, crean objetos y muebles de uso cotidiano con una fuerte identidad regional. ¿Algunas de sus joyitas? Las mesas bajas, espejos, marcos y bandejas donde mezclan la cestería típica de la zona, la m’bya hecha con tacuara blanca, con maderas como el loro negro o el blanco, y el incienso, las esferas de la abundancia m’bya y las bandejas, cuencos o tapas de mesas realizadas en isipó.

Del sur
Arte y Diseño de La Pampa, de la artista plástica María Celia Verlini y el arquitecto Cesar Kazanietz, oriundos de General Pico, desarrolla objetos inspirados en imágenes de antiguas culturas argentinas. Sus piezas –tapices, esculturas, cuadros, además de una enorme variedad de objetos de diseño como cajas, espejos, biombos, mesas y portarretratos– están hechos mediante una técnica especial de collage de papel que se une a soportes como la madera. “Rescatamos expresiones para hacerlas propias con el objeto de que ellas nos representen. Tomamos imágenes argentinas (mapuches, precolombinas) para objetos bien contemporáneos”, explica y dispara: “Muchos, en Buenos Aires, piensan que los diseñadores del interior sólo hacemos ponchos y boleadoras. Nosotros también somos artesanos urbanos. Creadores y dueños de un legado que reinventamos en creaciones propias y de vanguardia”, rematan.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.