m2

Sábado, 11 de diciembre de 2004

Jardines botánicos

Buenos Aires recibió en estos días algunas visitas de dedo verde. La ciudad fue sede de una reunión del programa Invirtiendo en la Naturaleza, que desde hace un par de años sostiene el HSBC a un ritmo de diez millones de dólares anuales. El programa es mundial e intenta ayudar a proteger las 20.000 especies de plantas que, se calcula, pueden estar en extinción, además de tareas de limpieza e ingeniería ambiental. Los socios del banco en esta buena tarea son la WWF, Earchwatch y la Organización Internacional para la Conservación de Jardines Botánicos, BGCI.
En Argentina, el HSBC y la BGCI se asociaron con una entidad casi secreta, la Red Argentina de Jardines Botánicos, que reúne a un sorprendente número de estos jardines municipales, provinciales, universitarios y hasta privados de todo el país. En el lanzamiento del programa local, realizado adecuadamente en el bello y antiguo jardín de la embajada británica, se explicó que los 37 botánicos nacionales tienen ahora recursos para entrenar personal, crear programas de educación para chicos, programas comunitarios y mejoramiento de infraestructura. Douglas Gibbs, de la BGCI, explicó que el programa no incluye transferencia de conocimiento técnico “simplemente porque no hace falta: en Argentina hay todo el conocimiento necesario”.
Como el programa es flexible en el sentido de que recibe las propuestas de los jardines botánicos y las aprueba o no, puede tener un aspecto patrimonial importante. Es que varios de estos repositorios vivos son bastante antiguos y cuentan con edificaciones valiosas y, más aún, con diseños de parques y jardines intocados y ya raros.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.