m2

Sábado, 29 de octubre de 2005

La Magistratura a la Casa Martínez

 Por Matías Gigli

El barrio de Montserrat tendrá un nuevo edificio público sobre la calle Hipólito Yrigoyen, entre Bernardo de Irigoyen y Tacuarí. Será refuncionalizado un viejo edificio, lo que servirá para inyectar nueva vida a una cuadra que está muy caída a pesar de ser realmente céntrica.

En el viejo edificio de Hipólito Yrigoyen 932 funcionó por años la Casa Martínez, tradicional sastrería de fracs de alquiler, y ahora albergará al Consejo de la Magistratura porteña. Tras años de abandono y de completa destrucción, tras una descuidada intervención para reforzar su estructura, según los requisitos de cargas para este nuevo uso, el inmueble se encuentra hoy en franco estado de deterioro.

Luego de idas y venidas, se decidió encomendar a la SCA un concurso nacional de anteproyectos para la ampliación y refuncionalización del edificio y llegar a buen puerto en una intervención que por lo menos pasaba por un trámite largo y complicado. Los proyectistas que intervengan en el llamado tendrán no sólo que resolver el programa de necesidades y el organigrama funcional sino, también, adaptar las intervenciones previas.

El programa de necesidades fue elaborado junto con la Magistratura y el arquitecto Juan Carlos Fervenza, asesor designado por la SCA. El edificio tendrá 4150 metros cuadrados destinados a las funciones requeridas, pero se deja abierto a los proyectistas ampliar la superficie hasta los límites del código. Se aclara que “se esperan soluciones que contemplen la factibilidad constructiva y una eficiente aplicación de los recursos económicos disponibles, y que se propongan las mejores condiciones para el desarrollo del programa funcional. En el marco de la máxima superficie de construcción permitida por las reglamentaciones vigentes, el proyectista deberá incorporar al edificio aquella superficie que considere importante para la mejor funcionalidad de la propuesta”.

El edificio tiene un frente revestido en granito rojo, tres vanos en doble altura y portones de acceso en la planta baja. Un elemento notable de su deterioro es una gran estructura de hormigón sin terminar. Lo que alguna vez tuvo este edificio de atractivo, como boisseries o pisos de buena madera, será difícil de rescatar debido a las intervenciones previas.

El programa contempla la distribución de tres áreas funcionales: el área operativa, el área de atención al público y la biblioteca general de consulta y salón de usos múltiples. Las bases se encuentran en la página de la SCA www. socearq.org.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Desde abajo
    La experiencia de Nokia con estudiantes que los llevó al borde de la ciencia ficción en diseño.
    Por Luján Cambariere

  • La Magistratura a la Casa Martínez
    Por Matías Gigli

  • Cuando se arreglaron los bares
    Por Sergio Kiernan
  • CAL Y ARENA > 
    Cal y arena

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.