no

Jueves, 23 de febrero de 2006

SI*SE SACA BRILLO A SU MUSICA

Un lindo embrollo

Asentados en Nueva York, la banda reúne varias esencias: la norteamericana, la hispana de Estados Unidos y la propiamente latina. Acaban de editar More Shine.

 Por Yumber Vera Rojas

Cuatro años luego de la aparición de su fabuloso disco debut con el sello Luaka Bop, Si*Sé regresa a las bateas con su segundo larga duración, More Shine. El sexteto neoyorquino, creado en pleno brote del downtempo, incide nuevamente en el entendimiento de la música electrónica con los instrumentos acústicos. Aunque acá hay mayor espacio para la recreación con lo analógico y menos para el breakbeat o el dub. Neil Ochoa, percusionista del grupo, describe: “Muchos de los nuevos temas los trabajamos poco después de la salida del primer disco. Lo que pasa es que cambiamos de disquera y se dio un momento muerto. No obstante, seguíamos produciendo, tocando y ensayando bastante. Mientras que el semblante del primero es electrónico, More Shine lo entrompamos más desde lo acústico y lo envenenamos. Siento que acá nos consolidamos como formación. Pese a que ésta fue una banda privilegiada desde el principio porque fue descubierta por David Byrne y en ese momento la electrónica era nuestro fuerte, en este segundo trabajo comenzamos a comportarnos más como un grupo, si se quiere, de rock. Pero sin perder ese otro elemento electrónico”.

Así como en su trabajo primogénito, en este nuevo disco alternan las canciones en inglés y en español. Empero, éstas distan, en cuanto a su morfología, de los cortes de su intitulado larga duración. Describe Ochoa: “Acá sólo incluimos tres canciones en español, que se dan un paseo por las cadencias latinas y su encuentro con la experimentación o que prefieren indagar directamente en la música disco. Este álbum fue armado más en conjunto que el anterior, y su recepción en los Estados Unidos por ahora es buena. Está mejor pensado y no es pretencioso. Hay gente que desde nuestra primera producción ha sido muy fiel a la banda”. Confeccionado en 2000 por la vocalista Carol Cárdenas (Carol C) y el teclista y programador Cliff Cristofaro (U.F. Low), Si*Sé reclutó a sus demás componentes gradualmente. Neil evoca: “Comencé a tocar como percusionista de DJs en 1997 y ese mismo año conocí a Carol. Luego me llamaron de Luaka para decirme que Si*Sé estaba buscando un percusionista y cuando conecto con ellos me doy cuenta de que Carol estaba en la banda”.

Y es que justamente ellos tres encarnan la naturaleza de Si*Sé, un embrollo que reúne la esencia norteamericana, la del hispano en los Estados Unidos y la propiamente latina. El percusionista reseña: “En Si*Sé empiezas a entender lo que estás haciendo y tus influencias. Asumo la parte latina más allá del estereotipo. Yo, que soy venezolano, soy el latino puro. El importado. El resto de la banda son todos neoyorquinos. Los padres de Carol son dominicanos. Y los otros son gringos. Cliff, que fue el que trajo la parte electrónica al grupo, creció escuchando hip hop en Nueva York. Incluso, conoce la época buena de la salsa. No estuvo metido en eso, pero sabe que existió el fenómeno de las Estrellas de Fania. Y un amigo de su papá fue manager de El Gran Combo de Puerto Rico. En Si*Sé hay como una vaina que juega con el sucio del hip hop, lo latino y el Bronx. Esa actitud se refleja en la música, sin dejar de ser electrónica. Ellos descubrieron esa otra parte y yo pude destapar e incorporar otras cosas que me gustan como percusionista como los sonidos árabes”.

El sexteto participa de la movida neoyorquina de agrupaciones multiétnicas junto a los increíbles Antibalas Afrobeat Orchestra, los vanguardistas Electric Masada o los arengueros Brazilian Girls, liderada por el argentino Didi Gutman. Brincando los estereotipos, Ochoa considera real esta avanzada: “El rollo multiétnico o multirracial, en el caso de Nueva York, lo constituyen, por un lado, los que llegaron de afuera y, por otro, las generaciones cuyos hijos son hijos de inmigrantes. Ahí se da ese encuentro. Mi hijo, a los 20 años, va a tener esa influencia particular de ser descendiente de venezolanos, latino y al mismo tiempo neoyorquino. Está también la gente como yo que consumió mucha música anglo de los 80. Eso se mezcla con lo que eres y se convierte en ese sonido urbano que lo tiene Aterciopelados o Café Tacuba. Son tipos que muestran de dónde son yafloran otro tipo de influencias. Carol creció con la música dominicana, especialmente con el merengue, y estuvo en toda la movida del downtown. Su madre es una señora que no habla inglés. Pero ella no necesitaba hablarlo porque creció en su pequeño Santo Domingo. Y allí todo es a peso, nada es a dólar. Ella tuvo de esos dos mundos, de lo que pasa en su barrio y del freestyle. Y eso es muy rico”.

Consumido tanto por público anglo como por latinos, Si*Sé no redunda ni en su latinidad ni en su mestizaje. Para sus Neil es un proceso natural y espontáneo. El venezolano asegura: “No pretendemos impresionar a nadie ni tratamos de mostrar algo nuevo ni quemamos toda la energía en el escenario. Si*Sé es un espacio agradable para escuchar y hacer música. Por lo menos yo, como percusionista que le pone peso a la parte latina, trato de investigar además con otras cosas. No necesariamente en todos los temas meto la misma cadencia. Salvo por Carol y por mí, ésta es una banda formada por músicos anglos y eso le da una perspectiva más desde ahí que desde lo latino o multiétnico. Es más o menos lo mismo que pasa con Antibalas o que nos diferencia de King Changó, cuya mayoría de integrantes eran de afuera. Nos mantenemos chill porque no queremos encasillarnos. Y no se trata de que vamos a quedarnos ahí, sino de abrirnos hacia otras cosas. Incluso, en la parte rítmica tratamos de incorporar elementos latinos sin redundar en ese swing. Y eso sucede justo en el tema que le da nombre al disco, More Shine. Lo adornamos desde un contexto pop”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.