no

Jueves, 9 de marzo de 2006

TRES OPINIONES SOBRE LA DESTITUCION DE IBARRA

Por la conciencia colectiva

Al cierre del NO, la oposición al gobierno porteño lograba el famoso voto “diez” para concretar la destitución de Aníbal Ibarra como jefe de Gobierno, por su responsabilidad política en el caso Cromañón.

Goy (Karamelo Santo): “Estamos todos enfermos”

Puede que, como solución política, la destitución de Ibarra esté bien, pero la solución real sería que haya una conciencia colectiva diferente. Porque no sólo Ibarra tiene culpas, también el tipo que dijo “traigan 50 mil bengalas que vamos a hacer una fiesta”, el pibe que prendió la bengala, el loco que coimeó a la policía... Estamos todos enfermos, como sociedad, y no sé si hay un solo culpable de Cromañón. Me da igual que Ibarra siga o no, pero sí me molesta que el fascismo va a seguir ganando espacios, puesto que el macrismo hizo toda esta movida porque no podía ganar en las elecciones. Creo que la destitución servirá para el futuro, para que el poder público trabaje mejor, porque va a existir el precedente de que quien hace mal las cosas tiene que irse. Pero si no hay una conciencia colectiva acerca de mejorar la situación, todo seguirá igual.

Marcelo Corvata Corvalán (Carajo): “Que muestren su parte humana”

Estoy alejado de las noticias porque, por elección, no miro la tele ni leo los diarios. Pero creo que destituir a Ibarra no va a terminar la corrupción de este país y mucho menos del gobierno. La destitución me deja una sensación de vacío, porque me hubiera encantado ver a un Ibarra transformado, arrepentido, reconociendo sus errores, haciéndose cargo de la parte de culpa, mostrando compasión con los familiares de las víctimas de Cromañón. Sería bueno que alguna vez los dirigentes mostraran su parte humana porque, si son trabajadores del pueblo, no trabajan con máquinas expendedoras de boletos sino con personas. Me encantaría que alguna vez un dirigente hable con el corazón y que respete lo que jura al asumir.

Tano (Mancha de Rolando): “No todo pasa inadvertido”

No puedo decir si Ibarra es culpable o no, o si es más culpable que los otros implicados en la causa de Cromañón, pero su destitución me genera una sensación de justicia saludable para una sociedad. Es la sensación de que no todo pasa inadvertido, de que no es cierto que a la larga nos olvidamos de todo. Y eso es bueno porque uno siente que no está tan en bolas y que los políticos, por más grandes que sean, no tienen que sentirse intocables porque, si se mandan alguna, les va a caer la justicia.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.