no

Jueves, 11 de mayo de 2006

RIDDIM TRAE “BUENAS NOTICIAS”

Energía positiva

 Por Cristian Vitale

Optimismo militante. Titular un disco Buenas noticias en medio del espanto general se desmadra en positivismo. Dice Pety, cantante del octeto: “Es un título apropiado, porque creemos que es lo que la gente quiere escuchar. La idea es tirar un palo bueno a aquellos que están mal y no pueden volver”. El concepto se extiende a su tapa multicolor. Dibujo artesanal –lápiz sobre cartulina– de un poblado caribeño pobre, pero alegre, con negros tocando tumbadoras o remando en canoa. “El mensaje positivo debía instalarse desde la tapa; las anteriores eran sobrias, ahora le dimos una visión más luminosa”, completa el frontman.

Ortodoxia. Hasta Cambia la historia, el tema más “distinto” de los catorce que pueblan la placa, es considerado por Pety como parte de su amor –y sumo respeto– por el reggae clásico. “Es un pulso raro, porque la batería marca el 1-3, que no se suele marcar en el género. Pero muchos grupos que escuchamos, Black Uhuru por ejemplo, suelen implementarlo. Es cierto que le da un cambio a la estructura de temas del disco, pero al final somos clasiquistas y este ritmo forma parte de los artistas que nos influyen.”

Honestidad brutal. Seis de los ocho miembros actuales –todos menos Fernando Deaño y el mismo Pety– no estaban hace un año y medio, cuando grabaron Remando dub. Pety les echó flit a los otros “porque no apoyaban al proyecto”. Y lo justifica: “Necesitábamos gente que se juegue, porque hubo músicos que, si bien ayudaron a que Riddim crezca, también formaban parte de otras bandas y nos dejaban de lado. En necesario comprometerse con la música y el mensaje”.

Ningún barrio, todos. Una frase del track 1, Culpable no soy, parece hablar de las drogas: “Sean conscientes, traten de dejar algo / no sirve de nada estar descontrolados”. Pero no. ¿De qué habla, entonces? “Tiene que ver con los lugares que cerraron después de Cromañón. No podíamos tocar, cuando siempre estuvimos contra la futbolización de la música. Nunca apoyamos el rock barrial, porque divide. Cuando me gritan ‘aguante Caraza’, respondo ‘aguanten todos los demás barrios’.”

Ningún Dios, todos. Otro tema se llama Las rocas y dice: “Sube a la roca de la igualdad / que no te quiten la identidad / la paz del cielo ya llegará / pero en la Tierra también queremos paz”. Pety explica que “es un mensaje rastafari como el de Llévame”, pero con mínima connotación religiosa. “Hay frontmen que predican, pero eso es muy egoísta, porque no representa a los músicos que tenés atrás. Eso es no pensar en la banda. Si me paro delante del micrófono de Riddim y grito: ‘Selassie Dios todopoderoso’, los músicos me van a mirar raro. Tengo un amor por lo rastafari, porque me acercó a Dios cuando estaba alejado, pero esto no es Pety y su banda. Nadie piensa igual, ni sobre religión, ni sobre la marihuana, y no se puede englobar todo en una pluma. Ser una banda es buscar un equilibrio.”

Compartir: 

Twitter
 

Riddim toca hoy en el Bob Marley Day –Luna Park– y el sábado en El Teatro, con Guillermo Boneto de Los Cafres, Hugo Lobo de Dancing Mood y Superman Troglio –ex batero de Sumo– como invitados.
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.