no

Jueves, 18 de mayo de 2006

A REVOLUÇAO NAO SERA TRANSMITIDA

La tele más colgada del mundo

 Por Federico Lisica

Xuxa mueve sus caderas. Las Paquitas sonríen. Algo inesperado sucede. El decorado se incendia, y ya nadie baila Ilarié. Mientras las llamas consumen el estudio de televisión, todos corren despavoridos a su suerte. De fondo puede escucharse el sonido de una caja de música; la escena sucede en una hipnótica cámara lenta. El video Xuxa en llamas puede entenderse mejor con estas palabras de su creador, Daniel Lima: “La relación con los medios de comunicación masivos es incómoda para quien pertenece a esta sociedad, como si el mundo fuera un gran espectáculo, sólo se piensa al individuo desde el lugar de contemplación. A Revoluçao Nao Será Televisionada quiso romper eso”. Lima es parte de un grupo que, a fuerza de sorpresivas intervenciones, quiere copar la televisión brasileña para crear conciencia acerca del mundo real, y de paso hacer arte... o ambas cosas a la vez. Y estos brasileños no están solos. Son parte del conglomerado de “artivistas” que viene sumando adeptos en América latina.

Cuando en el 2002, Lima junto a Fernando Coster, André Montenegro y Daniela Labra se hicieron cargo de un pequeño canal comunitario, aprovecharon al máximo su oportunidad. En sus emisiones –envidiables por su factura técnica y novedosas en su pastiche folklórico– hubo lugar para repensar la negritud, denunciar la represión en las favelas y no ser indiferente a la violencia cotidiana de San Pablo. ¿Qué había en el combo? Contenidos artísticos, imágenes periodísticas, música, leyendas y narraciones. Como si los canales de cable emitieran separadores po(p)líticos. “No basta con retocar los contenidos y adaptarlos a otro tipo de TV. Es preciso cambiarla por completo, teniendo como objetivo final la construcción simbólica de nuevos mundos, una transformación social plena”, señaló Lima al NO. Como rezaba el nombre de un fugaz programa: “¿No será mucho?”. “No, pueden forzarse los límites entre lo que es arte y lo que es la vida”; y lo dice quien ha montado una performance (en varias ciudades del mundo) en donde un rayo láser une la parte más pobre de una ciudad con la parte más rica.

Esta parece ser una de las claves de los “artivistas”: aprovechar cada uno de los espacios de la vida moderna, sea la calle o la TV, y en el medio de la tranquila normalidad, ¡paf!, darte un golpe que te deje pensando. Esto, y el trabajo codo a codo junto a distintos colectivos artísticos. Hace algunas semanas pudo verse a varios de estos grupos recorriendo la muestra La Normalidad - Ex Argentina organizada por el Instituto Goethe. Allí, Lima hizo buenas migas con otras agrupaciones latinas similares. De esa reunión quedó algo claro. Mientras en Europa y Estados Unidos grupos de artivistas invitan a desprenderse de la denominada “caja boba” (de hecho, del 24 al 30 de abril se realizó una nueva edición de “Una semana sin TV”), cuando la antena apunta al sur, las cosas cambian.

En los últimos meses ha surgido una gran cantidad de canales comunitarios en Capital y el conurbano. Documentalistas, estudiantes universitarios y activistas sociales, transmitiendo en TV abierta de baja potencia por frecuencias no utilizadas. Algunos más interesados que otros en darle cierta legalidad al asunto. De hecho, durante la visita de George Bush a nuestro país, un grupo emitió sus mensajes interfiriendo ilegalmente el programa de Luis Majul por América TV. Lima da una última lección gratis: “Nada de copias. Es preciso reinventar el modo de hacer televisión, hay que crear un nuevo lenguaje. De poco sirve tener nuevas tecnologías si reproducimos los modelos comerciales más autoritarios”. Por eso, nobusques estos programas en la revista del cable, ahí no los vas a encontrar. Hay que salir a buscarlos.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.