no

Jueves, 8 de junio de 2006

¡AGUANTE LA SECRETARIA DE CULTURA DE WESTFALIA!

Mundial rockero paralelo´s

El “brazo” musical de Alemania ´06 será un festival de música itinerante que tendrá como representantes argentinos a los Súper Ratones. Aquí, el fixture del rock, país por país.

 Por Cristian Vitale

Los Super Ratones

Puede ser una auténtica truchada o un verdadero festival de world music. Nunca se sabe. La previa del brazo musical del Mundial ofrece las mismas dudas que el de fútbol. O sale como el de México ‘86 –impecable– o una bosta como el de Estados Unidos ‘94. O como Italia ‘90... ahí. Hasta acá, la idea pinta buena: bandas y solistas de buena parte de los 32 países que disputarán la Copa en Alemania jugarán su propio Mundial antes y después de cada partido. El festival de música itinerante –así se llama– es motorizado por la Secretaría de Cultura del Estado de Westfalia, Renania del Norte, y tendrá lugar en las principales plazas públicas del país anfitrión. “La movida es muy pro. A nosotros nos hizo el nexo un contacto español... le mandamos material musical vía electrónica universal a los organizadores y los tipos se coparon”, informa al NO Fernando Blanco, guitarrista de la única banda que representará a la Argentina: Súper Ratones.

Presentados como los “gauchos rockeros” del Mundial de sonidos, la banda marplatense iniciará su campeonato el 30 de junio –o sea, para los cuartos de final– y se quedará hasta la mismísima final. “Tenemos seis fechas y en el medio vamos a aprovechar unos huecos para escaparnos a Bélgica y Holanda”, cuenta Blanco, que espera poder ver a Argentina en esa instancia y –si le queda tiempo– matar su saciedad beatle con una disparada fugaz hacia Hamburgo. “Si Argentina llega, la vamos a ir a ver, lo que pasa es que la gira es agotadora y además, como beatlero, estoy desesperado por escaparme a Hamburgo para ver los lugares donde tocaban ellos. No sé si tengo tiempo, ni si me dan las distancias”, dice el hombre.

Súper Ratones aparece –junto a Ella Rouge de Suecia, Krill de Australia, LéOparleur de Francia o Blue Meany de España– como una de las bandas más rockers entre números que van desde las danzas étnicas, hasta el jazz, la fusión del klezmer judío con la música clásica y el gospel. Hay de todo y para todos. “Nosotros vamos a tratar de resumir lo mejor de nuestros 20 años como banda. Por más que hayamos cambiado mucho en todos estos años, de alguna manera el material convive: desde Reciclable hasta los temas más rockeritos de Urgente. Trataremos de tirar la mejor trompada, porque los shows son de media hora”, sostiene Blanco. Detalle: pese a que las bandas son 40, hay países que no tienen representación –caso Costa Rica, Costa de Marfil, Irán, Angola, Japón y Corea– y otros que se zarpan, caso España que lleva ¡seis bandas! ¿Rezagos de eurocentrismo, señores?

El fixture del rock

Grupo A

Bundes Jazz Orchester (Alemania). Especie de seleccionado Sub-24 del jazz alemán, esta orquesta es considerada una “bolsa de talentos”. Peter Herbolzheimer, su director, es una especie de Pekerman teutón, que viene despertando el swing en los jóvenes desde 1988.

Schall Sick Brass (Alemania). Experimento acrisolado que mixtura afrobeat, samba, ritmos orientales y ¡música militar bavariana! ¿Cómo sonará esto?

Cruks en Karnak (Ecuador). Rara avis pop del país indígena presentada como “una de las mejores bandas de rock latino del subcontinente” (¿?) por los cráneos marketineros de la movida. Son los que versionaron A mi lindo Ecuador, y casi la destruyen.

Jacchigua (Ecuador). Alegría por la cosecha es la traducción castellana del nombre de esta agrupación de danza que, de local, presenta 350 bailarines en escena. En Alemania bailarán apenas 32.

Kroke (Polonia). Trío judío-polaco que fusiona música clásica con klezmer. Actitud punk e influencias del jazz completan el difuso género que representan estos muchachos cracovianos originados en 1992.

Zakopower (Polonia). Sacaron el disco Musichal y revolucionaron la música tradicional de violines. Lograron, así, ser nominados mejor grupo polaco en los Music Award 2005.

Grupo B

Paiko (Paraguay). Tres discos (Al natural, Azules y desiertos e Impulsivamente) presentan a este cuarteto como la mayor promesa “alternativa” del país de Chilavert. Roque Santa Cruz, jugador del Bayern Munich, es fan de ellos.

Mohair (Inglaterra). Surgidos en Watford (poblado de la periferia londinense) en el 2001, Tom Billington (cantante), Alex Richards (teclados) y Pete Baker (baterista y trompetista a la vez), definen lo que hacen como “melodías pop oblicuas de luxe” (¿?).

Jet Set Sweden (Suecia). Quinteto obsesionado por convertir en sonidos films de espionaje modelo ‘60. Coches deportivos, agentes secretos y chicas a-go-gó pueblan sus historias. Easy listening sueco, para quien le interese.

Ella Rouge (Suecia). Ludvig Anderson, uno de los seis que forman la banda, es hijo de Benny –¡¡¡Sí, el fundador de Abba!!!–. Grabaron su primer disco en una isla solitaria del mar Báltico con un sonido hiperrockero, pero con melodías pegadizas.

Mikeyla (Suecia). Hermosa blonda de 19 años oriunda del sur de Suecia que pendula entre la herencia de Roxette y los giros histericoides de Avril Lavigne. Sin embargo, su ídolo es Stevie Wonder.

Brother Resistance (Trinidad y Tobago). Lejos del calipso y los steeldrums y cerca del ritmo dominante de hoy –el rapso–, la agrupación africana es devota del dub poetry jamaiquino, además de adorar como un dios al nigeriano Fela Ramson Kuti.

Grupo C

Kal (Serbia y Montenegro). ¿Qué es esto del rockabilly gitano? Según Kal, banda de los arrabales de Belgrado, músicos que se visten de negro y ensamblan violines, guitarras, contrabajos y acordeones en honor a Gene Vincent.

Latin Culture Brass Band (Holanda). No son holandeses sino caribeños que viven en los Países Bajos. De ahí la mezcla entre soca, calipso, samba, merengue y salsa. Una auténtica ensalada.

Peter Philly & Perquisite (Holanda). Los elogios del rapper yanqui Talib Kweli ubican al dúo entre las promesas del género. Hip-hop con toques de jazz y letras inteligentes, que no es poco.

Super Ratones (Argentina). En 20 años de trayectoria recorrieron desde el surf rock hasta los Beatles. Se los convocó como los "gauchos rockeros" aunque se duda que puedan revolear poncho alguno.

Grupo D

Mariachi Dos Mundos (México). Número clavado de la Plaza Garibaldi –el epicentro mariachi de México–, treparon a la historia grande sólo por haber hecho la mejor versión de Hey Joe que existe, después de la de Hendrix, claro.

Compañía de Danza Folklórica Tenochtitlán (México). Combo de 150 bailarines al comando de Saulo Romero Espinal, es un festival de colores trajes y música. Sólo para tradicionalistas.

La Papa Verde (México). La banda podría ser chilena, colombiana o alemana, ya que la integran músicos de los cuatro países. No podía salir otra cosa que un licuado de cumbia, punk, ska y rock, que suena –según escuchó el NO– a híbrido absoluto.

Grupo E

Gipsy (República Checa). Otro rapper, cuya combinación de guitarras distorsionadas, violines y ritmos beat es de una inusualidad completa. ¡Y encima le agrega instrumentos de la música romana antigua!

Susu Billibi (Ghana y Togo). De lo universal: reggae y afro soul; de lo regional highlife y makossa. Una mezcla bailable que hace desastres en las discos europeas desde hace dos décadas.

Nini Camps (EE.UU.). Vive en Miami y tiene sangre (¿gusana?) de Cuba. Por eso canta en inglés y español. Toca el slide guitar a las mil maravillas y recupera la tradición folkie en cada acorde.

Naturally (EE.UU.). Ortodoxos del gospel y el soul, se hicieron famosos en Alemania tras su actuación en el popular programa de TV, Wetten Dass. Una de las bandas más conocidas del Mundial.

Radio Mundial (EE.UU.). Rock latino que atrajo al mismísimo Carlos Santana, quien versionó un tema de ellos, La raíz, en su disco All that I Am. Son “la” banda del latin-rock en la actualidad.

Bandabardó (Italia). Tanos callejeros que llegan cancheros al Mundial de tanto tocar en los estadios de Bérgamo y Palermo. Su último CD –Tre passi avanti– fue de los más vendidos en el 2004, en la península.

Grupo F

Krill (Australia). Cuatro hermanas más un hermano sin demasiadas pretensiones. Son como los AC/DC del pop-indie, con huella pesada en los pubs de Sydney. Por estilo –escuchar The Sweet Side of Cider– se acercan a Midnight Oil.

Squire (Australia). Dignos émulos de Kasabian y Stone Roses, apoyados en el carisma de su cantante Michael Smart.

Berimbrown (Brasil)- Mucha percusión made in Belo Horizonte profundo. Por lo fiestera, podría ser la música de fondo del ¿campeón? Funk a la brasileña.

Olodum (Brasil). Promotores primigenios del samba reggae con asiento en Salvador de Bahía, es de los pocos grupos de este Mundial que puede hacer sucumbir el mundo ante sus pies.

Trovaci (Croacia). La ex Yugoslavia vive en el conglomerado sonoro de esta banda que, además, incluye punk y reggae. Partícipes de la “nueva ola yugoslava”, huyeron de la guerra en los Balcanes y se afincaron en Alemania.

Grupo G

LéOparleur (Francia). Sexteto de Estrasburgo que sigue la tradición de Les Négresse Vertes, básicamente por la rabia que le agregan a la chanson francesa. Se los conoce invariablemente como los reyes del guateque del combat-folk o como los guerrilleros juerguistas del musette.

Les Blérots de R.A.V.E.L. (Francia). Típica fusión extravagante francesa: folk + ska + jazz + chanson. Los campesinos “progres” los adoran.

Vaguement (Francia). Son franceses y alegres, lo cual ya suena raro. En su página web se declaran “enemigos del aburrimiento”. Postura interesante para la vieja y cansada Europa.

IVO (Suiza). Su máximo logro fue haber teloneado a Shakira durante su última gira. ¡Noooooo!

Grupo H

Blue Meany (España). Junto a Los Flechazos, grupo mod por excelencia de la tierra de Lorca. Si Roger Daltrey o Ray Davies hubiesen nacido españoles, seguramente cantarían en Blue Meany.

Cris Juanico (España). Rock fusionado con canciones tradicionales baleares con asiento en Mallorca.

M-Clan (España). Algo así como el rock chabón español. Más precisamente de Murcia.

De Luxe (España). Dicen de Xoel López, su cantante, que es tan exótico ¡como Beck! ¿Estarán diciendo algo?

Dínamo (España). El líder de este grupo ska es un argentino. Se llama Federico Fossati y, por estas pampas, nadie lo juna. Habría que pedirles pista a los Súper Ratones para ver qué onda.

Skalariak (España). Banda vasca de Pamplona formada en 1994 por los hermanos Juantxo y Peio Skalari. Como los extintos Ska-P, fusionan punk, ska y protesta social.

Haydamaky (Ucrania). Otra banda ska, pero del Este. Fusionan el espíritu de los irlandeses Pogues con una marca registrada del género: los jamaiquinos Burning Spear. Figura principal de la revolución naranja, la banda va en camino de ser revelación del Mundial musical.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.