no

Jueves, 24 de agosto de 2006

EL HUMOR DE “SI, AMO...”

Al palito

 Por Sebastián Ackerman

¿Quién se animaría a contar sus fracasos y desgracias sobre un escenario? “Hacer reír con las miserias de uno, contando cosas que por ahí te dan vergüenza es medio garrón a veces, pero está bueno. Al principio me daba mucha vergüenza. Pero también es muy liberador. Es una sensación de que, a pesar de que hay cosas que son casi terribles, uno se puede reír de eso, que las puede contar para tratar de dominarlas”, dice Martín Pugliese, autor y protagonista del comic stand up Sí, amo (un flechazo de humor). En una especie de terapia grupal, en la que en realidad habla él solo y todos escuchan, recorre distintas situaciones que rozan el ridículo, desde la desmitificación científica del amor, los mensajes que le deja(n) la(s) madre(s) en un papelito en la puerta de la heladera, las discusiones matinales con los testigos de Jehová hasta cómo ganarse una chica hablándole de los caramelos Palitos de la Selva. Todo, enriquecido por una banda en vivo y las participaciones esporádicas de Florencia D’Agostino.

Fanático de South Park, Pugliese fue tres años presentador de El varieté del Farabute, y en Sí, amo... es dirigido por Rody Koanoff y Chiqui Reynoso, del trío Trisinger. “El personaje busca un salvavidas a raíz de explicar el amor como ciencia, pero se le va de las manos porque no puede controlarse él, ni a la chica, ni a los músicos que tiene al lado que lo bardean. La idea era hacer una demostración por el opuesto; es decir, que el amor no se puede definir. Porque él habla de un montón de cosas y después termina totalmente loco por la actriz que llamó para hacer un personaje”, explica Pugliese.

¿Cuánto hay de real y cuánto de imaginación? “Todo de la vida –afirma Pugliese–. De alguna manera, pasó. El más loco de los monólogos, que es el de los testigos de Jehová, es real. Mi familia es muy religiosa y todos los sábados a la mañana venían los testigos de Jehová a discutir con mi viejo a casa. Una vez, tenía diez, once años, los atendí yo. Me dieron vuelta como una media, porque saben mucho de religión, y mi viejo me dijo: ‘La próxima vez dejámelos a mí’. Esa frase que yo digo en el monólogo la saqué así. Entonces, el otro fin de semana mi viejo salió con la Biblia y estuvieron como tres o cuatro horas discutiendo. Comimos como a las tres de la tarde ese sábado. Y mi viejo charlando de teología con los testigos en la puerta, comparando las Biblias. Todo está sacado de cosas que pasaron. Lo de los Palitos de la Selva también. Yo compré Palitos de la Selva y le ofrecí caramelos a la prima de una de mis amigas un día que salimos entre varios, charlamos y así empezamos a salir”, detalla.

* Sí, amo (un flechazo de humor) se presenta los viernes y sábados en el Teatro Variedades Concert, Av. Corrientes 1218. A las 0.30.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.