no

Jueves, 16 de noviembre de 2006

ENTREVISTA CON FREDDY CRICIEN, CANTANTE DE MADBALL

Bola hardcore

Es una salvaje banda de culto que suele sorprender por la brutalidad de las tapas de sus discos y el alto volumen de sus canciones, en todos sus aspectos. Llegan a la Argentina por segunda vez para presentar el flamante Legacy.

 Por D.J.

Dos EPs que alcanzaron el status de grabaciones míticas, espíritu adolescente, un puñado de canciones combativas y el aroma de las tuberías de Nueva York hicieron de Madball uno de los grupos más enérgicos y carismáticos de la escena hardcore de la Gran Manzana a comienzos de los ‘90. A ocho años de su anterior visita, estos abanderados del volumen sideral regresan a la Argentina en el marco de la gira sudamericana de Legacy, su último disco.

“Vamos a hablar en español”, sugiere gentilmente Freddy Cricien recién llegado a Buenos Aires. Y no es un capricho de gringo en plan experimental. De madre cubana y padre colombiano, la voz cantante del cuarteto aún mantiene su idioma materno, aunque conserva sentimientos encontrados entre su actual hogar y la isla caribeña.

“Mis padres residen en los Estados Unidos, pero tengo familia en Cuba. Allí están mis primos y mis tíos; hasta mis abuelitos murieron en Cuba. No suelo meterme mucho en política, pero no apruebo la situación por la que tiene que pasar esa gente. Posiblemente el señor que está al mando tuvo buenas intenciones al comienzo, pero la gente hoy sufre y no llega a tener las comodidades que él tiene”, se queja Freddy en perfecto castellano.

Su historia, como la de Madball, no se inicia en las tierras de Fidel sino en el corazón de New Jersey. Allí, en el seno de una casa austera, Cricien se acostumbró a levantarse tarde, comer salteado y tener como banda de sonido cotidiana discos de Negative Approach, SSD, Sick Of It All y, por supuesto, Agnostic Front. Todos exponentes de la movida visceral neoyorquina que lo influenciarían desde chico: “Yo tenía doce años y ya estaba tocando música. A los dieciséis hice mi primera gira y a los dieciocho firmé mi primer contrato de grabación. No había forma de que no terminara tocando”.

Sucesores por derecho y sangre de AF (Roger Miret es el hermano mayor de Freddy), debutaron en 1994 con Set It Off, un brillante, brutal, salvaje y demoledor álbum de hardcore de la “nueva escuela”, que levantó una incipiente polémica por sus letras y por la portada, donde se ve a un recién nacido portando un arma en brazos de un adulto. El revuelo no terminaría allí: la tapa del incendiario Demonstrating My Style de 1996 mostraba un cuerpo muerto sosteniendo en su mano una carta de poker. Chicos jodidos.

—¿Es verdad que tu primera vez en un escenario fue a los siete años?

—Sí, es verdad. La primera vez que me monté en un stage a cantar fue con Agnostic Front cuando yo tenía siete jóvenes añitos. Estaba muerto de miedo. Miraba a mi hermano, que era el cantante, y no me salían las palabras. Ensayaba balbucear algunas canciones, pero no esperaba que me dieran el micrófono para cantar. Pero me animé y canté. Después eso se volvió una tradición y cuando estaba con Agnostic Front me pedían que cante, porque la gente también pedía al “peladito” simpático, que era yo.

—¿Es Madball hoy una banda de culto?

—No lo sé. Nosotros siempre decimos que somos una banda hardcore, aunque posiblemente tengamos algo de artistas de culto. Quisiera aclarar que no nos sentimos representantes de la escena de Nueva York sino de la escena mundial de hardcore. Hemos estado haciendo esto durante mucho tiempo y damos gracias a Dios que gran parte de la juventud aún nos entiende y gusta de nuestro estilo. Conozco fans de Madball de cincuenta y de diez años, así que siento que somos universales.

—Mucha gente acusa a las bandas hardcore de Nueva York de tener un discurso racista y fascista. ¿De dónde nace esa afirmación?

—Mirá, en Nueva York nunca he visto manifestaciones fascistas que se desprendan del hardcore. No sé de dónde sale eso porque estamos hablando de una ciudad que está compuesta de gente de todas las razas: italianos, jamaicanos, afroamericanos, latinos y de todo tipo. Sí hay sitios en los Estados Unidos donde existe gente que aprueba esa forma de pensar y de vivir, pero eso pasa en todo el mundo. Lo peor de todo es que esos grupos, que tienen un interés marcado en el hardcore, nos hacen quedar muy mal y nosotros no lo podemos controlar. Además, el nazismo y el fascismo va en contra de todo lo que soy yo, que me crié con gente de todas las razas. Eso me ofende de verdad.

—¿Qué pensás de la administración de George Bush?

—Siempre dije que la política no es para mí y Madball nunca fue un grupo de proclamas políticas. Si bien hablamos de cosas callejeras y situaciones de la vida cotidiana, todos tenemos nuestra propia opinión. Para serte sincero, no me gusta como está mi país ahora, pero yo amo a mi país. ¿Qué podría decirte? Tiene diferentes culturas y existen muchas oportunidades, por eso no me gusta hablar mal de Estados Unidos. Lo que sí te puedo decir es que no estoy muy feliz con los que están manejando el barco. La política tiene cosas muy jodidas y Bush también las tiene. Disculpando la expresión, creo que la están cagando por todos lados.

—Hace poco, Pete, de Sick Of It All, dijo que la escena hardcore de los barrios de Nueva York no es la misma. ¿Pensás lo mismo?

—Yo entiendo lo que dice Pete, pero creo que todavía existe la mezcla en los barrios. Los tiempos han cambiado, sí, pero ya no hay tantos sitios donde tocar hoy en día, aunque la gente no desapareció. Existen nuevos jóvenes que se metieron en la escena y la han cambiado, pero el gran obstáculo sigue siendo la falta de sitios donde tocar, porque el CBGB ya cerró y quedan pocos lugares abiertos. Ese es el verdadero problema. Cuando me traían para el hotel me contaron lo que pasó en esta disco aquí en Buenos Aires donde murieron tantos chicos en un incendio, y entiendo que eso también hizo que se cerraran muchos clubes. Es algo muy triste... muy triste para que uno pueda pensar en otra cosa.

* Madball se presentará hoy en El Teatro, Alvarez Thomas y Federico Lacroze. A las 18.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.