no

Jueves, 1 de marzo de 2007

ROCK Y POLITICA

De todo corazón

Estimulando la participación de actores alternativos y el constante cuestionamiento, este espacio fue un medio generador de opinión que persigue respuestas a interrogantes asociadas con la conciencia y la actualidad de los problemas. Por eso la relación entre rock y política es un estadio permanente. Desde la recordada convocatoria para hablar de política (que ilustra esta nota) hasta el tema de Malvinas —a 10 años de la guerra, en 1992, salió a la luz un especial que alternaba el hecho histórico con columnas firmadas por Andrés Calamaro, Fito Páez, Gustavo Cerati, Pil Trafa y el productor Daniel Grinbank (paradójicamente, como tapa de Página/12 del día siguiente aparecía una cita de Menem asegurando que “antes del 2000 la Argentina recuperaría las islas”)— hasta el rock combativo hispano —oscilando entre el radical vasco y el contestatario local— han sido mencionados.

La solidaridad del rock nacional con actividades benéficas, como la participación de los músicos de Massacre, Lethal, Attaque 77 y A.N.I.M.A.L. en el penal de Olmos, o de la práctica de la censura tanto acá como en la cuna de libertad norteamericana o de las críticas a la Iglesia o del tradicional repudio del movimiento hacia los actores del orden público, intensificado tras las muerte de Walter Bulacio, que sucedió en 1991. Sobre este punto, el 23 de noviembre de 1995 apareció una producción, con Charly García en tapa retando a un cana, que describe la historia de este antagonismo.

En 1996 se estableció una retrospectiva del rock durante la dictadura a causa de la conmemoración de los 20 años de la llegada de la Junta Militar al poder. Con el título de “El rock dice nunca más: 1976-1996”, anécdotas y opiniones de músicos como Nekro de Fun People, Adrián Dárgelos de Babasónicos, Chizzo de La Renga, Andrés Ciro de Los Piojos y León Gieco dieron importancia a la concientización.

El rock piquetero, con Las Manos de Filippi a la cabeza, o los actos solidarios hacia organizaciones como las Madres de Plaza de Mayo llegaron a su ápice en 1997, con los 20 años del golpe, y la realización del Festival de Ferro donde participaron Las Pelotas, Divididos, La Renga, Los Piojos, Todos Tus Muertos, la Bersuit y León Gieco.

Obstinado de tanta politiquería, el NO execró en el ‘97 a los partidos y reemplazó sus funciones, encuesta mediante, por músicos. Según el escrutinio, para presidente quedó Gieco y para vice, Charly. Más adelante, tras el estallido de 2001, los artistas relataron cómo la devaluación de la moneda y la degeneración de las instituciones afectaron su vida. Un trabajo de 2002, titulado “After bajón”, reflexiona sobre el verano inmediato a la salida delarruista, a través de las voces de, entre otros, María Gabriela Epumer, el Pelado Cordera, Leo García y Claudio O’Connor. Y es que, pese a los estereotipos y las aprensiones, el rock siempre será una expresión del compromiso de la música popular.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.