no

Jueves, 26 de marzo de 2009

PRIETTO VIAJA AL COSMOS CON MARIANO

Cosmunismo

El mundo es extraño: el cuarto EP de la banda se vende como pan caliente en México, donde salió con la leyenda Noche de sábado en Capital, incluye el hit Av. Corrientes en la tapa. Acá, el viaje está empezando.

 Por Julia González

Todo lo que tenga que ver con el lo fi y esa mirada estética que son las grabaciones de baja fidelidad, bienvenido sea para Prietto Viaja al Cosmos con Mariano. Pero alto: porque acá está pasando algo. Ya son tres los años de escenarios y perpetuos ensayos en el salón cósmico que supo conectar de inmediato a sus dos integrantes; Mariano (batería) y Prietto (guitarra y voz). El living del baterista (que no dudaron en llamar “el Cosmos” porque ahí pasaba algo que se salía de la realidad ordinaria) oficiaba de testigo de esa comunicación. Una estadía en la dimensión desconocida, sumados los cuatro EPs, de los cuales los tres primeros (Lou Fai Session Vol. I y Vol. II, y Experiencia en el Salón Cósmico) fueron grabados en la casa de Mariano con micrófono de aire y sonido hogareño, se asentaba en el paraíso lo fi.

El cuarto EP homónimo es el único que fue editado y se vende como pan caliente en México, país en el que EMI, ni lerdo ni perezoso, no dudó en sacar a la venta con la leyenda Noche de sábado en Capital, incluye el hit Av. Corrientes impresa en la tapa. Hit que junto con Verano fatal no deja de sonar en las radios chamacas. Ya no es noticia que Julieta Venegas recomendó al dúo. Supuestamente los conoció navegando por Internet, y de ahí a tocar en México con Cansei de Ser Sexy frente a dos mil personas hubo un solo paso. Fueron unos días de bacanes en hotel cinco estrellas donde hicieron migas con la gente mexicana, le pusieron música a una película que aún está filmándose y salieron a beber por las cantinas. “Pasamos una semana high de bardo. La pasamos joya, tocamos”, dice Mariano. Y Prietto cuenta que el público mexicano se quedó con ganas de más, pero que para volver necesitan un manager que se ocupe de las cuestiones que exceden a la música.

A pesar de que Prietto y Mariano defienden a capa y espada el concepto de la baja fidelidad, parece que se les fue de las manos el crecimiento musical y no les quedó otra que evolucionar. Aunque ellos, perfectos rebeldes, no aceptan de una el término y lo suplantan por “mutación”. “A mí me cuesta llamarlo evolución. Me cuesta porque me da timidez. Hacia adónde va o si hay una evolución, no sé... Va cambiando, porque por ahí compositivamente esto está más pensado. Prietto ya tiene más tiempo en conocer la evolución de lo que él compone. Antes era todo más zapado, y lo otro tenía mucha más energía primaria porque era todo primario. Entonces, ¿evolucionó o estamos ensayando más? Todo está en este lugar, nos gusta y es éste el lugar al que queremos llegar”, explica Mariano y Prietto completa: “Igual, lo de lo fi tiene que ver con un concepto sonoro de grabación más que de vivo. El vivo es el sonido que sale del amplificador, de la batería y de las cajas. Si hay un sonido muy bueno, capaz que se puede elegir cómo filtrarlo, que salga con poco ruido, pero controlado. Nosotros todavía, no sé... Lo fi en vivo es el sonido de la banda”. Y ahí empieza a generarse el concepto de la baja fidelidad porque son dos en el escenario y no una orquesta. “El usa dos pedales, yo cuatro cuerpos. O sea, para mí es lo fi, pero está sonando más redondo por cómo estamos tocando y más o menos enganchamos la onda de cómo transmitir lo que queremos”, dice Mariano.

Los temas que antes se dividían en largas zapadas y en canciones de tres minutos, ahora se fusionaron en una sola cosa. En vivo, la fiereza de la guitarra se ajusta con la batería. Prietto mira a Mariano, casi de espaldas al público. No es miedo escénico, porque él baila trepado al micrófono. Es nomás la necesidad de mirarse. Cada camino sinuoso que tome la guitarra en pos de una zapada, volverá a caer en la canción. El vuelo del dúo sigue, pero suena mejor. “Ahora estamos haciendo lo que antes era todo dividido. Los temas así están armados como si hubiéramos metido los cuatro discos en una máquina que te los chupa, te los comprime y te hace una sola cosa. Ahora suena así la banda. También nos pasa que ya entendimos cómo sonar en vivo. Entonces estamos sonando y lo buscamos específicamente”, expone el baterista. Con esta nueva receta de fusión de canciones y zapadas, Prietto Viaja al Cosmos con Mariano está grabando un disco doble. “Capaz que a la canción 13 no le das pelota, por eso está bueno que ésa sea la primera del otro lado”, anticipa Prietto. Algunas canciones no están terminadas, tal vez vengan otras por la senda del azar; lo cierto es que todavía falta para escuchar el resultado de estos nuevos ensayos cósmicos.

Compartir: 

Twitter

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.