no

Jueves, 28 de mayo de 2009

MATT & KIM, TECLADO Y BATERIA

Compañeros

Esta pareja apuesta a la espontaneidad como una forma de componer y de convivir (que es lo que hacen todo el día): “Hasta hace un tiempo, la mayoría de nuestras peleas era porque nos habíamos perdido en la ruta, pero ahora nos compramos un GPS y nuestra relación ha mejorado mucho”.

 Por Roque Casciero

El encanto de las canciones de Matt & Kim, el dúo de Brooklyn que debutará en Buenos Aires en pocos días, reside en su total falta de pretensión: son piezas en las que la melodía se lleva bien con el desparpajo, y alcanza con un teclado y una batería rudimentaria para inyectarlas de energía new wave. Búsquenlos en YouTube: los conciertos de Matt & Kim son calientes, con el público rodeando a los músicos o con ellos tirándose sobre quienes van a verlos. El porqué está muy claro para la dupla. “No podemos estar pensando: ‘Bueno, hoy toco acá, pero dentro de tres años quiero tocar en un estadio’, como pasa con otras bandas”, explica el cantante y tecladista Matt Johnson. “¡Nos perderíamos de disfrutar del presente! Para nosotros, el éxito pasa porque haya más gente que en el show anterior que hicimos en la misma ciudad, o por escuchar una canción nuestra en la radio. Hay que disfrutar de cada cosita que aparece en el camino, porque si tenés todo un plan para que el éxito se convierta en tu felicidad, te condenás a años de decepción.”

Para Matt, la ideología de la banda tiene que ver con el hecho de que él y su novia Kim Schifino empezaron a tocar juntos por accidente: “Ella intentaba aprender a tocar la batería y yo tenía un teclado muy cool que trataba de hacer sonar, y nos pusimos a boludear juntos. Entonces un amigo se enteró y nos armó un show, aunque no teníamos nombre, ni canciones. Tuvimos que componer algo y le dijimos que nos anotara simplemente con nuestros nombres”, recuerda. Esa espontaneidad se ha trasladado a la forma de trabajar de Matt & Kim, quienes sólo consideran buenos los shows de los que se fueron con una sonrisa. “Si todo el mundo la pasó bien, si hubo un feedback constante, fue bueno; incluso si la cagué en cada una de las canciones”, explica el cantante y tecladista. “Pero si toqué cada tema a la perfección y todo fue estéril, o me metí a discutir con los de seguridad o lo que sea, ése fue un show malo.”

Más YouTubeo: no se pierdan ninguno de los videos de Matt & Kim, en especial el de Lessons Learned, ¡en el que ambos se desnudaron en pleno Times Square en el gélido febrero pasado! “Para nosotros fue un buen handicap trabajar con un presupuesto chico, porque eso nos forzó a depender de una idea que sea lo suficientemente simple, pero también lo suficientemente buena como para entretenerte durante algunos minutos”, explica Johnson. La web también sirve para seguirle los pasos a la dupla a través de Flickr: hay pocas fotos en las que no están juntos, y en las individuales se adivina al otro detrás de la cámara. Incluso cuando el NO llama antes de tiempo, se encuentra con un inusual mensaje: “Hola, te comunicaste con el celular de Matt & Kim”. “¿Para qué vamos a tener dos si estamos todo el tiempo juntos?”, se ríe Johnson. “Nuestra forma de vida y el esfuerzo que le ponemos a esta banda es algo que ocupa todo nuestro tiempo. Pero, además, una de las cosas más difíciles de estar en una banda es encontrar gente con la que puedas pasar tanto tiempo, y nosotros ya habíamos hecho esa búsqueda antes de que intentáramos hacer música juntos. Pero, bueno, sí me sorprendo de que todo funcione tan bien. Incluso, hasta hace un tiempo, la mayoría de nuestras peleas eran porque nos habíamos perdido en la ruta, como esos matrimonios viejos; pero ahora nos compramos un GPS y nuestra relación ha mejorado mucho (risas).”

Matt todavía siente que está estafando a alguien cuando escribe “músico” en los formularios de migraciones, pero él y su novia viven de las canciones desde hace dos años. Ya quedaron atrás las giras en las que tocaban en sótanos de casas, aunque el espíritu en vivo continúe siendo el mismo. Incluso para grabar su segundo álbum, Grand, que apareció este año, se mudaron a la casa de Vermont en la que creció el tecladista, donde ni siquiera había calefacción. “Habíamos hecho nuestro primer disco (epónimo) en un estudio de Los Angeles y fue todo a las apuradas porque no teníamos mucho presupuesto: lo grabamos en una semana”, narra Johnson. “Esa atmósfera no me gustó; no podíamos siquiera intentar cosas distintas porque no teníamos tiempo. Esta vez queríamos tener la posibilidad de probar lo que tuviéramos ganas, y cuando pensé en eso me acordé de que con mi banda punk de la secundaria grabábamos en mi habitación. Fue muchísimo más laburo de lo que esperaba, pero creo que el resultado es puro Matt & Kim, sin nadie en el medio diciendo cómo deberían ser las cosas.”

* Matt & Kim se presentarán junto a No Age el domingo 7 de junio en La Trastienda, Balcarce 460.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.