no

Jueves, 13 de agosto de 2009

NO TE VA GUSTAR SE DEFINE ANTES DE LAS ELECCIONES ORIENTALES

¡Lacalle es el Menem uruguayo!

DESPUES DE LOS TRES LUNA PARK, LA BANDA DE EMILIANO BRANCCIARI GIRO POR CUBA Y ACABA DE TOCAR EN UNA ESCUELA RURAL CHARRUA, ORGANIZADO POR MUCH MUSIC. “HAY PERSONAJES NEFASTOS QUE NO PUEDEN VOLVER”, DICE EL CANTANTE.

 Por Juan Ignacio Provéndola

Desde Montes, Uruguay

Un 2009 convulsionado: en octubre se elige el sucesor de Tabaré Vázquez en Uruguay, quien rompió una centenaria hegemonía bipartidista con el Frente Amplio y se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia oriental. Emiliano Brancciari, cantante de No Te Va Gustar, quien apoyó a Tabaré Vázquez varias veces, aclara que “nosotros no tenemos acercamiento con ningún partido político”, aunque, luego del quiebre de cintura, arremete: “Lo que sí sabemos es que hay personajes nefastos que no pueden volver. Me dolería muchísimo que un tipo como (el principal candidato opositor y ex presidente uruguayo entre 1990 y 1995) Luis Lacalle vuelva al gobierno. ¡Es el Menem uruguayo! Es raro que después de unos años la gente se olvide que nos vació. Más que acercarme a un lado, me alejo de otros. Ojalá que la gente se dé cuenta y no cometamos un grave error”.

En la Argentina, No Te Va Gustar hizo tres Luna Park consecutivos en abril. Ni uno, ni dos. Tres. Una cifra a la que pueden aspirar contados artistas de este lado del río. Con esa medalla se florea la banda uruguaya por nuestro país a bordo de una verdadera gira por el interior (pisarán nueve provincias en once días), que comenzó la semana pasada en Paraná y continúa hoy en Santiago del Estero, mañana en Tucumán, el sábado en Salta y el lunes en Jujuy.

Antes de armar las valijas, NTVG puso su imagen y su música al servicio de una causa benéfica organizada por Much Music en una escuela rural de Uruguay. El grupo tocó para los alumnos y habitantes de Montes (un pueblo de 2 mil personas, a 60 km de Montevideo) y todo saldrá en el programa Much Express, de Much Music, que movilizó veinte personas para la ocasión.

“Nosotros venimos tocando en colegios del interior por alguna causa. Está bueno tocar de día, para chicos tirados en el pasto de un colegio en el medio del campo. Nuestro repertorio es amplio y da para eso también”, banca la parada el bajista Guzmán Silveira, uno de los que entró la última vez que la banda uruguaya abrió su libro de pases: arribó en 2006 junto a Diego Bartaburu para reemplazar a los históricos Mateo Moreno y Pablo Abdala (quien luego se reacomodó en la producción artística del grupo). El cantante y guitarrista Emiliano Brancciari, único sobreviviente del trío fundador sobre el escenario, tomó su voz y su mando para que la historia comenzara a reescribirse a partir de El camino más largo (2008). “Yo estaba yendo y viniendo de Montevideo todas las semanas para estudiar música en Buenos Aires. Vivía en otro mundo, y de repente me encontré con los escenarios, las giras, los equipos, ¡con el rock mismo! Todo es aprendizaje para mí”, recuerda Guzmán, inesperado protagonista de la mejor hora de una banda como No Te Va Gustar, a la que se le hizo normal congregar multitudes a ambos márgenes del Río de la Plata y lanzarse a girar por el mundo con cierta periodicidad, tal como lo pusieron de manifiesto en el transcurso del año.

–Este año volvieron a Europa, pero tocaron por primera vez Cuba. ¿Cómo se vivió eso?

Guzmán Silvera: –Es rarísimo, pero a cada uno nos pegó distinto. Me encontré con cosas que ni me esperaba, otra cultura totalmente diferente. Yo me divertí y la pasé bárbaro, pero no quiero hablar mucho porque hay que ir y vivirlo en persona. El cubano es el cubano y el turista es el turista, eso está bien marcado, aunque en el ámbito de la música las distancias se achican.

Emiliano Brancciari: –Fue una experiencia increíble que siempre quisimos hacer y nunca pudimos, hasta que nos invitaron y nos trataron excelentemente. La calidad humana es lo más rescatable. Hicimos cinco shows y nos quedamos un mes conociendo la isla. Con algunas cosas estoy de acuerdo y con otras no. Hay gente que está contenta y gente que no, es raro eso, pero se trata de otro mundo diferente que no lo vas a conocer yendo una vez y un ratito.

–Los mejores momentos de la banda se dieron mayormente en los peores momentos de la sociedad en general. ¿Cómo trabajan esa anticrisis?

Silvera: –La verdad es que la gente busca salir de eso, escuchar un poco de música y pasar un buen rato, y ahí estamos nosotros. Hablando de números en discos y shows seguramente se notan las crisis, pero de todas maneras siempre va a haber gente dispuesta a escuchar música.

–El año pasado tendieron alianza con La Vela Puerca con un recordado show en el Estadio Charrúa para 30 mil personas donde, de paso, enterraron algunas historias que andaban dando vueltas por ahí. ¿Lo piensan a repetir en la Argentina?

Silvera: –La idea fue hacer algo raro, incluso esa vez casi se hace con Jaime Roos, pero al final no salió. Me encantaría hacerlo de vuelta y lo pregunté algunas veces. El tema es con la organización. Somos casi veinte músicos en total, de movida. Además tienen que combinar las fechas y hay que pensar la producción. Es todo como muy complicado y a su vez las dos bandas estamos tocando mucho. Por el momento fue eso, a mí me encantaría hacerlo no sólo en Buenos Aires sino en cualquier otro lado.

Brancciari: –La experiencia en general fue increíble, aunque lo pensamos como un show único, ya que sabíamos que las agendas difícilmente vuelvan a coincidir. Pero... ¿quién sabe?

–¿La contracara de eso fue en el Pepsi Music 2006, cuando su público abucheó a El Otro Yo?

Brancciari: –Fue una sensación fea. A nosotros nos gusta que nuestro público sea respetuoso y no que cante: “Somos argentinos, uruguayos, pero chilenos no”. Una de las cosas más importantes de la música es la capacidad de unir gente, así que no nos sentimos identificados con esa futbolización y lo intentamos frenar.

–¿Por qué eligen siempre a La Plata para cerrar el año?

Brancciari: –Al principio fue casualidad y, cuando nos dimos cuenta, tomamos como regla dar nuestro último show ahí. También fue una de las primeras ciudades que nos abrió las puertas en la Argentina y nos recuerda mucho a Montevideo. Es una especie de cábala que tenemos.

–¿Sabían que lo último que grabó Alejandro Sokol fue con ustedes, cantando El camino en el último disco de NTVG?

Brancciari: –La verdad que no. Lo invitamos, le gustó la banda y se re copó con la canción. Hasta ese entonces sólo lo conocía por admirar lo que hacía. La pasamos muy bien ese día y dejó un gran recuerdo. Fue un valor importantísimo para la música rioplatense y espero que el tiempo lo reconozca.

–El año pasado tuviste un episodio con una revista que publicó fotos y datos de tu vida personal, y luego escribiste El mismo canal, una canción muy crítica a los medios. ¿Cómo se reconfiguró tu idea al respecto?

Brancciari: –Lo que hizo esa revista sacándome una foto de lejos haciendo de cuenta que les di una nota me indignó y me enojó mucho. Yo qué sé... hay medios respetables y creíbles, y hay otros que utilizan su poder para mostrar una realidad falsa; ya sea para desinformar o para mantener a la gente distraída con estupideces.

* El show de No Te Va Gustar en Much Express saldrá al aire el sábado 29 de agosto, a las 19.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: BERNARDINO AVILA
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.