no

Jueves, 5 de noviembre de 2009

DAVID GUETTA DECLARA SU AMOR A LA ELECTRóNICA LOCAL

“Quiero mucho a Hernán Cattáneo”

Rankeado por la revista DJ Mag en el tercer lugar de los mejores DJs del mundo (después de Armin van Buuren y Tiësto), el celebrado David Guetta cree que el éxito del house de su país se debió al flirteo con el pop. Al cierre de esta edición no teníamos idea si la Creamfields se hacía o no.

 Por Yumber Vera Rojas

Cada vez que a David Guetta le piden que arme un top cinco de lugares favoritos para presentar sus potentes sets, no duda en incluir a Buenos Aires en el inventario. Y es que la capital argentina, tras su debut en la Creamfields porteña de 2005, le deparó anécdotas, desafíos y amigos. “Quiero mucho a Hernán Cattáneo, como persona y DJ”, manifiesta el productor y DJ francés, vía telefónica desde Los Angeles, en exclusiva para el NO. “Nunca me olvidaré de la primera vez que fui a la Argentina; Hernán me recibió y fue muy gentil conmigo. Me enamoré del público de allá, es uno de los más calientes y vibrantes que conocí en todos mis años de trayectoria. Es un reto muy lindo tratar de mantenerlo siempre al palo.” Palabras de elogio de un artista que desde que comenzó a agitar las pistas de baile no se detuvo en su afán de confeccionar himnos para el dance nuestro de cada día. “Intento no pensar la música. Cuando estoy en el estudio, lo único que me interesa es divertirme mientras produzco. Pero no puedo negar que, una vez que termino mis discos, se me disparan pequeños presentimientos acerca de cuáles temas podrían gustarle más a la gente. Eso fue lo que me sucedió, por ejemplo, con Just a Little More Love o The World is Mine.”

One Love, la flamante realización de la estrella parisina del dancefloor –con poco más de 20 años de trajín–, conjuga justamente su capacidad para esculpir hits con su destreza para patentar en canciones sus vivencias alrededor del mundo. De hecho, el corte I Wanna Go Crazy, en el que apenas comienza se escucha “I Wanna Go to Argentina”, sintetiza a las perfección ambos rasgos. “Oh, mi amigo, es que no aguanto las ganas de regresar a Buenos Aires. Esa canción es una suerte de tributo a algunas de las plazas que más me impactaron, y de las que guardo los mejores recuerdos”, reconoce Guetta. “En este tema me acompaña mi amigo will.i.am, de Black Eyed Peas. Así que me di un gusto doble.” Las otras dos características que sobresalen del cuarto disco de estudio del DJ y productor galo son la relevancia de las voces cantoras convidadas, entre las que destacan –aparte de will.i.am– figuras como Kelly Rowland, Chris Willis y Ne-Yo, y la hibridación de electro, house y hip hop, que florece a lo largo del repertorio. “One Love –que tiene en When Love Takes Over su primer sencillo– mezcla la cultura americana con la europea. Es una nueva dirección que tomé, y estoy contento con esta propuesta. Me parece que es un concepto fresco e innovador en esta época.”

Esta aproximación hacia la música urbana estadounidense por parte de Guetta se produjo a partir de la camaradería que surgió entre éste y el grupo Black Eyed Peas, al que le produjo el sencillo I Gotta Feeling (contenido en su álbum The E.N.D., editado en 2009) y en cuyo video tiene una pequeña aparición. “Es una banda que me gusta mucho y que me abrió las perspectivas para experimentar con otros estilos”, asegura el también creador de las súper fiestas Fuck Me, I’m Famous. “Luego de colaborar con Black Eyed Peas en su nuevo disco, will.i.am me devolvió el favor participando en One Love. También incluí un remix de I Gotta Feeling. Esa canción me encanta.” A diferencia de otros colegas, David se tornó un artesano en la adaptación del formato canción al dance. “En el caso de One Love –sucesor de Pop Life (2007)–, fue un experiencia maravillosa trabajar con cantantes tan talentosos. Tengo la certeza de que le gustará a una audiencia todavía más amplia que la del dance, debido a su semblante pop.” No obstante, este plenipotenciario de las bandejas europeas cree fervientemente en el poder de las líricas. “Una vez que tengo la música, empiezo a pensar en la historia, que por supuesto va variando. Si bien soy un soñador, no veo muy claro el futuro. Creo que lo difícil es que la gente deje de pensar en su propio mundo y ayude a cambiar el que compartimos.”

Al igual que productores y DJs de la categoría de Laurent Garnier y Bob Sinclar, David Guetta es uno de los grandes referentes del house galo. Sin embargo, especialmente por el viraje que dio con One Love –que salió a la venta en agosto en Europa y apareció recientemente en las bateas locales–, prefiere desamarrarse de las etiquetas. “No tiene sentido seguir pensando de esa forma”, reflexiona este artista que ha vendido hasta la fecha 2 millones de álbumes y 3 millones de sencillos en todo el planeta. “Ese tipo de conceptos quedó en el pasado. Ahora está todo junto, y lo que no quiero es mantenerme bajo una única clasificación, pues me paseo por diversos estilos. Si es música y es buena, está todo bien.” A pesar de la distancia que toma con respecto al house en este momento, David –que más que contemporáneo a la generación de Masters At Work, Roger Sanchez y Danny Tenaglia se siente una consecuencia de la obra de estas celebridades del dance– se anima a dar su punto de vista acerca de la escena. “El house nunca desapareció, mas tuvo unos años en los que pasaron pocas cosas interesantes. Pero, por suerte, existen productores y DJs que son muy buenos y trabajan ideas interesantes que son las que al final de cuentas le dan vitalidad al género.”

Rankeado hoy por hoy por la revista DJ Mag en el tercer lugar de su listado de los mejores DJs del mundo (después de Armin van Buuren y Tiësto), David Guetta supone que el éxito del house de su país se debió al flirteo con el pop. “El house francés está fuerte y saludable, pero existe un elemento que le dio una impronta personal, y ése fue el pop”, afirma el creador de One Love, disco que acaba de apoderarse del primer puesto del Billboard Dance Chart en Inglaterra: “Ese condimento fue el que le permitió saltar al mainstream”. Aunque es uno de los referentes históricos del dance francés, Guetta no considera que haya sido él quien abrió las puertas para el éxito de las siguientes avanzadas de artífices galos en el arte de hacer bailar. “No creo que gracias a mí Justice o Joakim hayan tenido la repercusión que ostentan ahora. Cada uno está haciendo lo suyo. Esta es una gran casa, y las oportunidades se les pueden presentar a cualquiera.” De cara a la segunda década del nuevo milenio, David augura un formidable futuro para el dancefloor. “Estoy trabajando en algunas producciones en Los Angeles, y con honestidad te puedo decir que lo que viene es muy grande. A partir del próximo año podrán comprobarlo.”


David pondría la Guetta

La actuación de este sábado de David Guetta en la novena edición de la Creamfields porteña –que al cierre de esta edición todavía no estaba confirmada, ni se sabía si se hacía en GEBA o en el Autódromo– tiene un aditivo especial, pues coincide con su cumpleaños 42. “No me había dado cuenta”, afirma el DJ y productor francés. “Supongo que ese día lo festejaré cumpliendo mi sueño de quedarme en pelotas y de correr entre la gente.” En cuanto al contenido de su set, la estrella parisina de las bandejas adelanta: “No tengo idea de qué voy a pasar, quizás un par de horas antes lo defina. Pero seguro voy a tocar algo de One Love”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.