no

Jueves, 19 de agosto de 2010

PERFIL: LEISURE SOCIETY SUBE PELDAñO POR PELDAñO

“Ahora nos pagan los hoteles y nos cambian las toallas”

Cómo es posible que dos cráneos y una comunidad folk de dieciséis músicos sobre el escenario hayan pergeñado The Sleeper, ese disco de rock inglés que desvela a Brian Eno.

 Por Daniel Jimenez

Después de nueve años de estar en pareja, un buen día de 2006, Nick Hemming rompió con su novia y se preparó para entrar en el difícil duelo que conlleva una ruptura. Pero, como todo hombre con el corazón en la mano, decidió que un final se debe pelear y partió a la casa de su amada para intentar salvar la relación. Cuando llegó a lo de su novia... la encontró con otro. Deprimido, Nick viajó desde la ventosa Brighton de regreso a Londres y se encontró con que sus amigos habían salido de la ciudad para pasar afuera el Año Nuevo. Panorama: la última noche del año lo encontraba a Hemming solo con una botella de vodka. Su amigo, roommate y productor en ciernes Christian Howard, había abandonado el departamento. Pero la historia le tenía predestinado un lugar: “Yo me había emborrachado tanto que no podía ni ver. Trataba de ahogar mis penas en alcohol porque había sido engañado y me había quedado sin nadie alrededor. Así que escribí y compuse The Last of the Melting Snow de una manera un tanto... borrosa. Un par de días después, cuando Christian regresó, le mostré la canción. Se la toqué y cuando terminó, lo miré y estaba llorando. Ahí supe que había escrito algo bueno”, le contó hace unos días Nick, cantante, guitarrista, compositor y cerebro musical de Leisure Society, a la prensa inglesa.

Pero, en 2006, Leisure Society no era el proyecto sólido que hoy puede presentar hasta dieciséis músicos en el escenario con un dream team de músicos hobbits multiinstrumentistas que tocan arpas, pianos, gaitas, flautas, violines y todo lo que les tiren, más una primera línea coral de cuatro chicas salidas de la campiña con sus largas polleras y su pelo recogido. Hace cuatro años, Nick la peleaba con una banda desconocida llamada She Talks to Angels, hasta que se cruzó con Christian Hardy, quien se hizo su amigo y lo alentó a escribir más canciones. Así llegarían a la grabación de The Sleeper, el maravilloso debut de Leisure Society que se lanzó el año pasado con el que el mismo Brian Eno babeó un poco y dijo ser “el único disco que escucho en este momento”. Punto a favor. “Comencé la banda como un proyecto solista hace ya un tiempo largo, pero en realidad nunca quise ser un frontman y tampoco tuve la intención de que sea ‘mi banda’. Lo que yo quería era tener un vehículo que me llevara adonde quería ir: componer bandas de sonido para películas. Hasta que él (Christian) me convenció y empezamos a tocar en vivo como dúo. Entonces nos dimos cuenta de que la respuesta era muy buena y que todo crecía y crecía. Antes que nos quisiéramos dar cuenta estábamos tocando para grandes audiencias en festivales de Europa y haciendo shows para las radios. Nunca pensé que eso podía sucederme a mí”, reconoce con humildad.

De los treinta temas que trabajaron junto a Hardy sólo once quedaron seleccionados para The Sleeper. Debido a que muchas emisoras de radios del Reino Unido se enamoraron de las canciones del disco y las llevaron rápidamente al aire, su pequeña compañía reeditó el álbum con un EP de regalo (hoy ya metió la nariz Rouge Trade).

Pero aquello a lo que podríamos llamar en condiciones normales “el grupo” lo integra una comunidad folk que vive alejada del mundo en los bosques de Brighton. Se trata de The Willkommen Collective, unos músicos huraños de espíritu medieval y apariencia de maíz que se mueven con facilidad con cualquier instrumento. Como una reencarnación de The Incredible String Band en tiempos del iPod, en pacífica convivencia con su entorno. Curiosos, hasta ellos llegaron Hemming y Hardy para formar Leisure Society que, al igual que otros exponentes actuales del género como Mumford & Sons, se luce cuando bucea en el pop de cámara y saca a flote el nervio que los conecta con Sufjan Stevens o Nick Drake. Aunque dos de las referencias más fuertes a la hora de describir la música de Leisure Society son Simon & Garfunkel y Los Beatles.

Con ambos comparten el gusto por las melodías, la delicadeza de los arreglos y un respeto mayúsculo por las armonías vocales. “Soy fan de Simon & Garfunkel y de Los Beatles, por supuesto”, aclara sin pánico Nick. “Y estoy seguro de que ellos dos son muy fuertes influencias en nuestra música, al menos en lo que a mí respecta. La verdad es que trato de no analizar los procesos creativos porque es imposible. Sólo trato de escribir canciones honestas desde el corazón... pero sin caer en la sensiblería sentimental”, aclara.

Uno de los puntos más altos del disco junto a la soberbia versión de Something de Los Beatles –donde brillan con la misma intensidad un ukelele y una guitarra Gretsch– es Matter of Time. Una de las canciones más bellas, complejas y secretas de todo 2009. Dice Hemming: “Matter of Time es la canción con mayores arreglos de The Sleeper, totalmente. Christian y yo trabajamos en ese tema durante horas y horas y horas, hasta que le metimos todo lo que habíamos pensado. Por eso suena como si fuera una banda de cincuenta personas”, explica. “Mi amor por las orquestaciones y las armonías viene de escuchar a los Beach Boys. La primera vez que escuché Good Vibrations de chico fue una mezcla de sorpresa y... confusión muy fuerte. No sabía bien qué demonios estaba escuchando, pero lo amaba. Fue lo que más me excitó de la música; la forma de combinar diferentes instrumentos para producir texturas y sonidos. Por eso creo que nuestro próximo disco va a ser más oscuro.” Mientras están trabajando en el sucesor de The Sleeper desde febrero de este año y están en la recta final del fin de la gira europea que los mantuvo ocupados tocando en Holanda, Francia, España, Italia, Suiza, Alemania e Irlanda, Nick confiesa que en sus planes la opción de ser un músico exitoso e itinerante era la opción zeta: “Siempre me proyecté haciendo música porque sé que nací para esto, pero no imaginé que todo se podía hacer tan grande en tan poco tiempo. Estamos tratando de entender cómo funciona esta industria; nosotros venimos de un sello independiente y ahí es todo más tranquilo. Ahora nos pagan los hoteles y nos cambian las toallas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.