no

Jueves, 15 de septiembre de 2011

EL SELLO DE MARTíN MERCADO CUMPLE AñOS

Un mundo feliz

Rock sensible era el de antes. Cómo fue que el sello Estamos Felices hizo posible cruzar en un mismo ambiente a Humo del Cairo con Coiffeur, Nairobi con El Robot Bajo el Agua, Banda de Turistas con los uruguayos de Hablan por la Espalda y Bicicletas con Javi Punga.

 Por Julia González

Amparado en el espíritu punk del Do It Yourself, el sello Estamos Felices se construyó a sí mismo tras siete años de editar música emergente y reunir a los artistas que les cupo el sayo. “Las únicas condiciones para editar un disco son que el material me parezca de calidad, que tenga afinidad/amistad con el artista, y contar con los medios económicos necesarios en ese momento”, escribía en su primer manifiesto de EF Martín Mercado, el ideólogo tanto en el campo conceptual como en el práctico del sello indie. Pueden sonar un tanto arbitrarios los dichos de Mercado, pero a las ideas hay que sostenerlas en el tiempo para ver hasta dónde llegan. Rock sensible era el mote con el que se clasificaba a los músicos que integrarían EF en aquel 2004 pre-Cromañón. Por eso fue posible cruzar a Humo del Cairo con Coiffeur, Nairobi con El Robot Bajo el Agua, Banda de Turistas con los uruguayos de Hablan por la Espalda y Bicicletas con Javi Punga, entre casi una veintena de artistas. Pasaron siete años de batallar el indie, y quien haya recorrido esas cavernas donde las apuestas rockeras subían a merced de un público fiel, sabe que no fueron años fáciles. Sin embargo, Cromañón y Macri mediante, EF nunca se achicó y hoy tiene su merecido festejo con estas bandas que barajan la diversidad y, por qué no, la amistad.

El primer disco que apareció con el logo del nene de la bolsa de papel en la cabeza fue Pista cero (editado primero en España), de Jackson Souvenirs, banda que tocará en los festejos de mañana y que tuvieron algo de discontinuidad en materia de escenarios. “Siento cierto orgullo por ser el disco que dio inicio a la historia del sello, y también porque hoy, tantos años después, lo puedo escuchar y todavía me sigue gustando”, dice Javier Diz, la mitad de este dúo que suena a música de película: de hecho hicieron las bandas de sonido para Como un avión estrellado y Nadar solo, las dos del cineasta del palo, Ezequiel Acuña. “Básicamente nos une una relación de amistad. Esa fue una de las razones fuertes por las que nos acercamos, más allá de lo musical. Después, el sello aprendió a resignarse ante el carácter errático de nuestra carrera. Somos como parientes que se ven poco, pero se quieren mucho, digamos”, cierra Diz y rescata la calidez humana y la transparencia como cualidades de EF, que suelen escasear en el mundillo rocker. Así como Jackson Souvenirs fueron los primeros, Yataians son los últimos en incorporarse a las huestes de Mercado. Y nada tiene que ver con el indie sensible con el cual se emparentó el sello en sus comienzos, ya que los nuevos hacen reggae.

Con una pequeña ayuda de Nairobi grabaron su primer disco, luego de que Mercado los viera en una fiesta lado B de Niceto y se copara con los sones jamaiquinos. “Tenemos una relación muy nueva, pero muy buena. Estamos aprendiendo mucho y conociendo a grandes personajes en el marco de Estamos Felices”, cuenta Facundo Rojo, y salva el hecho de que el sello ofrezca batalla en todos los frentes sin cerrarse a un solo género. Desde la misma vereda se presenta Nairobi, esos genios del dub que suenan “al crujido de un motociclista estrellándose contra un poste de luz de la rambla de Montevideo”, dicen a coro desde Uruguay, el fin de semana pasado que compartieron fecha con los entonces locales Hablan por la Espalda. Son la única banda en el sello del género y tal vez EF sea el único sello interesado en incluir al dub.

“Somos amigos de Nairobi y conocemos a algún integrante de Humo del Cairo de la vieja escena hardcore de los años ‘90. Estas bandas son buenísimas, tienen un sonido muy logrado y deberían ser más conocidas”, asegura Fermín Solana, cantante de los filosos Hablan por la Espalda, la única banda extranjera de EF que está cumpliendo quince años de carrera tras haber pasado por varios cambios de género, aunque con el espíritu de siempre (ver recuadro). Macumba, editado en 2009, es el quinto y último disco de la banda y cuando Mercado lo escuchó, se interesó en editarlo acá. Y como Uruguay es chico y Argentina grande, en términos territoriales, le dieron para adelante. Juan Manuel Díaz de Humo del Cairo, los sicarios de EF que traspasaron el género stoner con su sonido ultra negro, psicodélico, roto y progresivo, dice que sus colegas “son gente macanuda” y que EF les gusta porque “es un sello totalmente ecléctico y tiene espíritu DYS”.

A esta altura, bien podría encerrarse a estos felices artistas en una gran familia. Y algo de eso hay también, ya que el sello engloba a los Kramer, hermanos de sangre que supieron sensibilizar la movida allá por los ‘90 con Jaime Sin Tierra. “Soy el hermano biológico de otro artista EF, Sebastián Kramer, el ex tenista, por no mencionar que Juan Stewart mezcló cada disco de El Robot (Bajo el Agua) hasta la fecha y, nada más y nada menos que, los Jackson Souvenirs forman parte de la banda estable con la cual El Robot (Bajo El Agua) se presenta en directo. En general, el resto de las bandas del sello nos gusta mucho”, asegura Nicolás Kramer. El afecto es parte de esta comunión de la bolsa en la cabeza, y se nota por lo que cada uno dijo del otro. Kramer, por ejemplo, les deja un mensaje al resto de los que compartirán el cumpleaños número siete: “Chicos, los aprecio mucho tanto en lo humano como en lo musical, su presencia en mi vida es una fuente inagotable de inspiración, sonoridad y alegría”.

HPLE, quince años

“Primero hardcore punk. Después hardcore metal. Después post hardcore. Después post hardcore metal. Después más experimental. Después psicodelia barroca. Después punk expansivo. Después rock proto punk. Después blues pesado. Después candomblús. En el medio, incursiones por infinitos sonidos diferentes y covers de quinientas bandas que estábamos escuchando en ese momento”, enumera Fermín Solana (voz) los cambios que tuvo Hablan por la Espalda en sus quince años de existencia, y cuenta que hace unos días tocaron Roadhouse Blues de los Doors, Dámelo de El Kinto, una de Fugazi y otra de Ramones. “Todo el tiempo mutando. Hacemos lo que nos gusta, para disfrutarlo. Ahora escuchamos lo mismo que al principio, pero sumado a quince años de música más y somos cada vez más abiertos, creo, entra de todo en la mezcla. Antes éramos más prejuiciosos. Esto puede hacer que a los que son más estrictos en cuanto a sus gustos no les copen demasiado los nuevos rumbos de HPLE. Pero si te dejás llevar, la vas a gozar”, desafía Fermín.

La amistad es un valor que también cotiza alto en Hablan por la Espalda. En 1996 se formó como una excusa para sellar el cariño de los uruguayos con Sebastián Lahera, de Hurlingham, que había estado viviendo un tiempo en Montevideo. Entre recitales de hardcore y metal, Sebastián y Fermín se hicieron inseparables. “Ahí fue cuando entre él, que agarró el bajo, mi hermano Tucson (guitarra) y yo decidimos armar una banda con el objetivo de grabar unas canciones que quedaran de recuerdo de esa época de nuestra vida. Al final nos entusiasmamos y decidimos seguir”, cuenta Fermín, que integra ahora una banda de siete personas donde no es fácil coordinar horarios y “lidiar con la psicología de cada uno”.

* El Festival + Fiesta Estamos Felices (7º Aniversario) es mañana en Niceto Club (Niceto Vega 5510) de 20 a 24. Lado A: Coiffeur, El Robot Bajo el Agua, Hablan por la Espalda (UY) y Nairobi. Lado B: Jackson Souvenirs, Juan Stewart, Sergio Sandoval y Humo del Cairo.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.