no

Jueves, 19 de enero de 2012

EL DISCO NO FUE

Siguen girando

 Por Santiago Rial Ungaro

Volumen 1 (The Fujimoris): Sin otro apoyo que “el amor incondicional y ecléctico” de sus amigos, los Fujimoris han logrado finalmente editar un álbum debut en el que, desde su setentoso título, prometen seguir con su expansión. Su psicodelia beat y garagera les escapa a los clichés de la moda retro, concentrándose en un sonido que resulta hipnótico y ajustado, con logrados contrapuntos y cambios de ritmo. El cuarteto –Juan Manuel Torres (guitarra), Leandro Sánchez (bajo), Martín Sanz (batería) y Agustín Casola (teclados)– cultiva un rock instrumental con precisión y calidad. Buscando captar la magia de sus shows, el disco fue grabado en Burzaco... ¡en apenas 5 horas! Las ilustraciones de Torres para la gráfica muestran que los “Fujis” tienen su propio mundo y que no vienen a copiar el tuyo.

Live at Kanadian (Anla Courtis - Seiichi Yamamoto - Yoshimi)
Lo de Anla Courtis (más conocido aquí como Alan Courtis, ex guitarrista de Reynols) es a esta altura una auténtica revolución productiva: sus discos (más de 200) son editados en todos los continentes, en todo tipo de formatos (casete, vinilo, CD) y explorando siempre posibilidades sonoras. Este hermoso disco en vivo (en un restorán vegetariano japonés, junto a ex integrantes de los inigualables y extremos The Boredoms, una de las más destacadas bandas de free rock de la historia) resulta fascinante tanto por la gráfica del artista japonés Shoji Goto como por la dinámica de este show traducida a un álbum de... ¿ruido blanco? Más bien, debería apuntarse que el suyo es un ruido multicolor, gaseoso y fantasioso.

Yosoy (Alejandro Medina) “¿Qué sé yo? ¿Yo qué sé? ¿Qué sé yo si sé que sólo sé?”, se pregunta Medina en el primer tema de este discazo que, de algún modo, significa el regreso triunfal de uno los próceres del rock argentino. Por algo en él aparecen Luis Alberto Spinetta, Charly García, Oscar Giunta y Roberto Pettinato, su inseparable La Lola Medina y un power trío a la altura de las circunstancias: rock con roll, blues local, poesía cruda y costumbrista, toques jazzeros que confirman que el Negro es un bajista todoterreno y se fusionan con esa mística existencial del rock auténtico. “Volviendo a las bases. Naciendo de nuevo. Lo perdido se ha ido. Lo nuevo hay que hacerlo”, canta en Cosmos, con la convicción de un sobreviviente, como un gran campeón que no cae y que sigue dando pelea.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.