no

Jueves, 1 de marzo de 2012

MALVINAS

“La guerra es estúpida”

Abril de 1992. Muere un pez gordo de la ciencia ficción, Isaac Asimov, la Justicia norteamericana le da cadena perpetua a John Gotti, el último gran capo de la mafia. Y como pasará durante mucho tiempo en la Argentina en todos los abriles de los años terminados en 2, las Islas Malvinas forman parte de todos los debates, inclusive de los del rock, y Fito Páez, Andrés Calamaro y Gustavo Cerati aportan a las páginas el NO:

 Por Andrés Calamaro, Gustavo Cerati, Fito Páez

“Estábamos ensayando Fabio Zerpa tiene razón cuando escuchamos la noticia en una cachuza tele blanco y negro. Espontáneamente agregamos a la intro el clásico ‘Ar-gen-ti-na; Ar-gen-ti-na’, escépticos expertos, sin ningún ánimo de adherir sino más bien de reír u ofender. Claro que deseábamos la mejor suerte posible a los chicos-soldados, pero la sensación era de indignación... También recuerdo el festival-de-rock. Supongo que, de haber sido convocados, Los Abuelos hubiéramos estado ahí, pero fuimos eximidos de la mancha histórica gracias a la indiferencia de los managers reinantes... Como casi siempre el rock es útil y gratis... No creo haber cantado para una generación tonta, todo lo contrario. Sólo la guerra es estúpida, únicamente la vida es cruel y única... Lamento que se haya canjeado sangre por una reconquista imposible...”
Andrés Calamaro

“La situación de Malvinas me dio muchísimo miedo, un miedo ancestral. Recuerdo que de chico, mientras jugaba con soldaditos, pensaba: ‘No vaya a ser que me toque una guerra’. Hice la conscripción en 1978, atravesé el conflicto con Chile, y tuve ese sentimiento de terror que te ataca en el momento en que se avecina una guerra. Malvinas estaba tan cerca como un misil en mi placard”.
Gustavo Cerati

“El 2 de abril me produce el efecto de rompecabezas... una pieza es sangre inocente en manos de una idea absurda. Otra es la Plaza de Mayo vivando a Galtieri mientras lanzaba bravuconadas, y mi asco total ante tamaña locura... Recuerdo mi clase ‘63 y el terror a que me convocaran. Como tantos otros –finalmente no me llamaron– tenía decidido desertar si me mandaban a las islas... Hubiese ido a pelear detrás de Fidel y el Che en la Cuba de Batista. Pero acá era Galtieri, la dictadura que había matado a 30 mil argentinos, y una guerra absurda que significó trabajar, quieran o no, para la masacre power... Repudio la conducta de tipos poderosos que están sacados... He visto chicos paralíticos en el Chaco, que laburaban en el monte, los embarcaron en una guerra siniestra, y después los olvidaron. Los pibes que fueron a Malvinas querían tomar el café con leche de la vieja, o cogerse a su minita. No querían matar ingleses”.
Fito Páez

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.