no

Jueves, 8 de marzo de 2012

Cuchá Cuchá

 Por Santiago Rial Ungaro

Malrecetado. Malrecetado. Rastrillo Records.

La aparición de estas grabaciones de Malrecetado (realizadas por el sello Rastrillo Records) son una grata sorpresa: el rescate y la digitalización de estos viejos casetes TDK de este banda que tocó desde mediados de los ‘80 hasta principios de los ‘90 constituyen este insólito CD debut (tardío, pero vindicativo) de los Malrecetado: el baterista Cristian Ruiz (ex TTM), Matías Pérez Andrade (guitarra y voz), Pablo Gauna (bajo), el cantante Martín Tessitore y el inconfundible órgano garagero de Gustavo Lanzón se animan a versionar a Willy Dixon, Chuck Berry, Moris o Tanguito. Con su sonido sucio y desprolijo, las grabaciones de estos ensayos y demos y hasta un show (¡el del cierre del Parakultural!) cuentan la historia de una época en la que había bandas que disfrutaban hacer las cosas por el placer de hacerlas.

Plástico Inevitable. Fracaso

Después de un auspicioso disco debut (titulado arrogantemente El mejor disco de la historia), los Plástico Inevitable decidieron irse al otro extremo y titular Fracaso al segundo disco. Anticipándose a las críticas y anulando cualquier pretensión comercial, el dúo integrado por Melloy y Payvals (en guitarras, voces y percusiones tan mínimas como hipnóticas) sigue confiando en el formato dúo para hacer explotar sus canciones

de amor y odio. Mientras planean un show multimedia que homenajee a los “plásticos inevitables nuestros de cada día”, el dúo se refugió en su habitación para darle forma a este disco visceral, blusero y catártico, en el que sus convicciones sincericidas y sus arrebatos blasfemos demuestran que, si quieren, con apenas un par de violas acústicas te pueden romper la cabeza.

Manto. Manto

Se sabía: los Intoxicados no eran solamente la banda del carismático líder de Viejas Locas. Con sapiencia rock & rollera, Jorge Rossi firma los 5 temazos de este EP debut de Manto, su nueva banda, demostrando que el ex bajista de Intoxicados tranquilamente puede pasar al frente y cantar sus temas con la viola. A pleno. Este es un disco de canciones emotivas, con buenas melodías (en el caso de Deshistorias, muy buenas), corto y que deja con ganas de más. Entre otras cosas porque, como en sus anteriores bandas (Rossi también tocó en Los Gardelitos), escapa a los clichés más burdos del género. Por algo se animó armar una superbanda: Fernando Samalea en la batería, el Negro García López en la guitarra, María Eva Albistur en el bajo y Adrián Pérez en los teclados se suman a Jorge Rossi para demostrar que no: ellos no son números. A lo sumo son notas.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.