no

Jueves, 8 de marzo de 2012

PASA EL GUINCHO POR ACá

Alta fidelidad

Los españoles eligieron Buenos Aires para cerrar la gira mundial de Pop negro, su último disco de estudio, que desde 2010 los hizo recorrer los cinco continentes.

 Por Yumber Vera Rojas

“Asumo mi africanidad porque los canarios descendemos de bereberes, pero al mismo tiempo somos hijos, nietos o bisnietos de latinoamericanos que fueron para allá y se mezclaron. En el caso de mi familia, la raíz española habría que buscarla no sé dónde”, explica Pablo Díaz-Reixa tras adentrarse en Constitución para hacer esta entrevista. Antes que temer a la multiforme fauna crepuscular del tremuloso barrio porteño, que emerge en la medida en que lo atraviesa, el cantautor y productor originario de Gran Canaria siente encanto por la originalidad de sus personajes. Una fascinación semejante a la que ha manifestado la escena musical frente a la singularidad de su sonido. “Supongo que es difícil de clasificar lo que hago. Si estuvieras en las Islas Canarias, podrías entender mejor el punto de partida de mi concepto, pues pongo en un contexto actual todo lo que viví de niño. En mi casa escuchaba el cancionero cubano y sudamericano, en el colegio estudié francés y, más tarde, cuando me fui a vivir a Barcelona, disfruté de la movida de los clubes. Si reúnes todo eso, entenderás el núcleo de El Guincho.”

El alter ego de Pablo es la referencia más universal que tiene la música española en este momento, puntualmente la de avanzada. “Siempre reivindiqué la vanguardia artística de las islas, que se apagó con la dictadura franquista. Desde entonces hubo gobiernos conservadores que se enfocaron en el turismo, y nos volvimos muy rancios a nivel cultural. Nuestra circunstancia geográfica e identitaria nos obligó a enfrentarnos con la hispanidad de una forma cínica. La relación de amor y odio de Barcelona con España me hizo sentirme muy identificado cuando llegué.” Luego de establecerse en la Ciudad Condal, El Guincho puso a la venta en 2007 su disco debut, Alegranza, que consistía en la mezcla de ritmos de islas de todo el mundo con la estructura del sonido de club.

“No había lugar para esa música en ese momento. Tanto fue así que ningún promotor acertó en programarme a la hora o en el lugar correcto en los países a los que fui a tocar. Hoy hay más bandas que vinieron a generar un panorama para esa propuesta, y eso de alguna manera me favoreció. Aunque parece un chiste que yo me beneficie de algo que se creó a partir de mi álbum.” El Guincho eligió Buenos Aires para cerrar la gira mundial de Pop negro, su último disco de estudio, que desde 2010 lo llevó a recorrer los cinco continentes. “El concepto se me ocurrió mientras veía un menú. Leí ‘pop’, que es pulpo en catalán, y abajo estaba escrito arroz negro. Y empecé a pensar cuántas posibilidades tenía eso como idea detrás de un álbum. Era una especie de ‘grandes éxitos’ inventado, basado en la estructura de producción de los hits radiales de los ‘80 y los ‘90. Así como en Alegranza implemento la estructura del dance para crear esa especie de ritmo hipnótico de la música tribal, en mi segundo larga duración partí del cliché del coro y verso, y usé eso como colchón para meter sintetizadores, voces o tensiones que no esperarías en un tema de pop.” Se trata además de un trabajo que redime la alta fidelidad en tiempos en los que la canción pasa por el celular o por los parlantes de la Mac.

* El Guincho debutará en Buenos Aires esta noche, en Niceto Club (Niceto Vega 5510). A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.