no

Jueves, 15 de marzo de 2012

MASTIFAL EDITA ROCK PODRIDO, TRIBUTO AL METAL

“No buscamos el factor ‘heavy’ sino la oscuridad”

“Ya estamos en 2012 y no creo que nadie se vuelva loco porque una banda cambie un poco o le agarren las ganas de rockear y hacer covers”, dice el bajista Alex Martín.

 Por Juan Ignacio Provéndola

Todo comenzó en una madrugada peluda de Río Gallegos, y la elección jamás hubiese tenido mejor sentido: “Que sea rock”, a las 7.30 de un domingo trasnochado y amanecido, en voz del desquiciado de Miguel Maciel, cerrando un festival de metal extremo. Si eso no es rock... bueno, entonces habrá que seguir intentando en los trece temas restantes de Rock podrido, “un tributo al rock, y no al metal, porque el rock contiene al metal”, aclara de claro Alex Martín, haciéndose carne de una obviedad que, de todos modos, no es en vano traerla a cuento en el contexto de una banda extrema releyendo a Virus, Soda Stereo o Sumo. “Lo que buscamos, en realidad, no fue el factor ‘heavy’ sino la oscuridad. Ese fue el elemento de búsqueda, así que bien podría ser un homenaje a la oscuridad en la música argentina”, redondea el bajista de Mastifal.

“Todo se dio de casualidad. Por aquel entonces habíamos tenido un cambio de baterista y se nos venía encima la fecha de Río Gallegos. Todos saben lo difícil que es ejecutar la batería en el estilo de música que tocamos nosotros, así que se nos ocurrió preparar ese tema para tener algo más. Lo ensayamos una vez, lo tocamos y salió buenísimo”, dice Alex. Al poco tiempo, el grupo fue invitado a un show en el que los convidados debían tributar a otras bandas. El círculo parecía cerrarse: “Ahí sacamos seis temas más y nos empezamos a cebar con la idea”, completa el bajista. En el tracklist conviven Manal, Vox Dei, Pescado Rabioso, Los Violadores, El Reloj, Aeroblues, Charly García, V8 y Los Redondos, entre otros.

Una vez definida la lista, sólo fue cuestión de juntarse y grabar. Así de literal. “Nosotros éramos una banda que cada cosa que hacía era debidamente planificada, estudiada y ensayada. Intermundia, nuestro último disco de estudio, nos llevó casi un año. Este disco tributo, en cambio, fue realmente rockero, en el sentido de que lo grabamos todos juntos en dos días”, narra Alex. Rock podrido (que originalmente iba a ser un EP de seis temas como, por ejemplo, Intérpretes de Hermética) promete invitados sorpresa, está en etapa de mezcla y encuentra un natural maridaje con Ayer deseo, hoy realidad de Ricardo Iorio en aquello de revisitar añejos repertorios del rock doméstico, según el prisma de exponentes del más puro jevi nacional.

–¿Hay una intención de bajar línea más allá de la recreación de versiones?

–Se fue dando de esa manera. Ya con Intermundia habíamos demostrado que no sólo hacemos metal extremo. Hacemos música, lisa y llanamente. Ya estamos en 2012 y no creo que nadie se vuelva loco porque una banda cambie un poco, o le agarren ganas de rockear y de hacer covers. ¡Ya lo hizo Metallica hace 25 años! Y también, gracias a los covers, hemos llegado a climas que nunca habíamos explorado antes. Creo que eso nos va a dar libertades para componer temas nuevos en el futuro. Se abrió más el abanico de lo que puede dar Mastifal, y donde más se ve eso es en los shows en vivo... ¡donde muchos metaleros van a revolear sus melenas con un tema de Virus!

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.