no

Jueves, 7 de junio de 2012

SAN MIGUEL PRIMAVERA SOUND 2012

El mejor festival del mundo

En medio de la crisis económica y financiera que atraviesa España, más de 100 mil personas vieron un show antológico de The Cure y grandes actuaciones de The xx, Beirut, M83, Franz Ferdinand y The Rapture.

Desde Barcelona

La crisis encabeza el trending topic en España, y, por lo que cuentan en los noticieros, en la prensa gráfica y en la calle, parece que nunca se desaferrará del primer lugar. Si en la primavera (de allá) anterior lo que acaparaba la atención era el Movimiento 15-M, la indignación ahora fue desplazada por el miedo. No se habla de quiénes son los responsables del vendaval, ni de la expropiación de YPF, ni pierden el tiempo chusmeando en la trastienda de la telebasura. Mientras se descifran los enrevesados códices de los economistas, regresan los ilusos que creyeron que Alemania era la solución para una tasa de desempleados que sobrepasa los 4 millones y los que trabajan por contrato cuentan con angustia los días para el final de su contrato, acá en España se piensa nada más que en subsistir.

Flor de quilombo para el San Miguel Primavera Sound de este año, que nuevamente ratificó su categoría de mejor festival del mundo. Pero ni siquiera esto impidió que la recesión le afectara. A diferencia de 2011, cuando el evento alcanzó su pico de convocatoria al reunir a 120 mil espectadores, en esta oportunidad la asistencia descendió en unos 10 mil, según datos de los organizadores. Los acaudalados criollos, al igual que el público extranjero, engrosado por ingleses y yanquis, fueron los que se dieron el lujo de acudir al plato fuerte del espectáculo, que se desarrolló en el gigantesco centro de conferencias y exposiciones Parc del Fòrum, a un paso del Mediterráneo, entre el 31 de mayo y el 2 de junio. Los españoles, cautos y restringidos frente a la posibilidad de ausentarse de esta gran liturgia trendy, hurgaron en los bolsillos y tuvieron que decidirse por una de las tres fechas, inclinándose en buena medida por la segunda jornada, encabezada por The Cure. Y valió la pena la inversión.

Durante tres horas y ante 42 mil personas, el grupo liderado por un Robert Smith de voz intacta no escatimó en rescatar su mejor repertorio. De las doce versiones del Primavera Sound que se realizaron, el NO asistió a cuatro, siendo testigo de Sonic Youth presentando Daydream Nation de pe a pa, de una de las mejores reencarnaciones de Pixies y la vuelta de Pulp; pero nada de eso se compara con la pulsada de la legendaria agrupación británica. Aunque se pensaba que los de Crawley harían hincapié en el repertorio de Wish, por celebrarse en 2012 el vigésimo aniversario de este álbum, las 36 canciones que despachó el pasado viernes el gran arquetipo del rock gótico se transformaron en una calesita a la que se subieron diferentes estados de ánimo: emocionaron con Lovesong, deprimieron con Trust, hicieron bailar con The Walk (¡sí, Peter Hook se choreó su línea de bajo para el Blue Monday de New Order!) y encantaron con The Love Cats. A contramano de los Waters y los Bonos, que deslumbran con pirotecnias y playbacks, lo de The Cure (sin pasaje de vuelta a la Argentina luego del aparatoso recital de Ferro en 1987) excitó por lo orgánico. Aunque no tan evidentemente político como su capítulo pasado, en el que Jarvis Cocker de Pulp dedicó el clásico Common People a los indignados españoles (cercano a eso estuvo la inscripción en una viola de Robertito que rezaba: “2012: ciudadanos no sujetos”), fue el Primavera Sound de la diversidad. Ante la pregunta de qué motivó juntar en una misma grilla (de más de 200 artistas) a The Cure, a los iconos del metal Napalm Death, y al toma y daca entre Mali y Cuba representado por Afrocubism, que puso a bailar a la horda neo hipster con el mismo desenfreno que los Arctic Monkeys, el director del festival, Albert Guijarro, le explicó al NO: “Fue un trabajo arduo, de empezar en una escena determinada, romper moldes, y acostumbrar a la gente a que lo haga. Reunimos movidas que comparten la pasión por la música”.

Además del inolvidable recital de The Cure, el Primavera Sound 2012, tras tanto golpear el cántaro de las tendencias, será recordado por haber sido la edición en la que el dream pop de última generación ocupó al fin el espacio protagónico que reclamaba desde hace dos años. Los ingleses The xx (con la reinvención de sus canciones y los adelantos del nuevo disco), los estadounidenses Beach House (presentando su reciente álbum, Bloom), el proyecto francés M83 (sacando debajo de la manga el único show preparado para el festival) y los suecos I Break Horses (demostrando que están lejos de ser un timo) encabezan una avanzada internacional de artistas que ha sido considerada la “banda de sonido de la recesión económica”.

La máxima fiesta de la música independiente y las actuales tendencias no dio inicio el jueves sino el lunes 28 de mayo, el finde después de que el Todopoderoso Guardiola dijera adiós al Barcelona de Messi, al ganar la Copa del Rey, con eventos gratuitos en diferentes barrios de la ciudad, logrando congregar el miércoles 30, a manera de preapertura en el Arco de Triunfo, a 15 mil personas en el show de Jeremy Jay, The Wedding Present, The Walkmen y Black Lips. Y la resaca se extendió hasta el domingo con el Lado B de Kings of Convenience. Aunque en el medio, repartidos entre los 10 escenarios que cobijó el Fòrum, desde las 17 y hasta entradísima la madrugada, el synth pop de Chromatics, el pop del siglo XXI de Grimes, el post dubstep del enmascarado SBTRKT y el enigmático Kindness –el hijo bastardo de Prince y Arthur Russell– vivieron su hype. Sleepy Sun disfrutó del despegue y Beirut de la confirmación. Digna fue la vuelta del noise cabeza de Archers of Loaf y el reemplazo de Björk por Saint Etienne, la fiesta por encima del promedio de Franz Ferdinand y The Rapture, y el tributo de Aeroplane a Donna Summer al colar en su DJ set el inmortal I Feel Love. Y es que ni la crisis puede resistirse ante tanto hedonismo.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.