no

Jueves, 2 de agosto de 2012

CINE GORE / BIZARRO II: LA MAQUINA QUE ESCUPE MONSTRUOS Y LA CHICA DE MIS SUEñOS

A la gorra

Diego Labat y Agustín Ross Beraldi filmaron una historia que cuenta las andanzas de dos amigos al toparse con una máquina que lee los sueños y les proporciona un negocio enteramente redituable.

 Por Facundo Enrique Soler

”No nos sentimos muy identificados con el cine nacional y como no teníamos que rendirle cuentas a nadie decidimos hacer una película distinta que no tenga esa lógica clásica”, dice Diego Labat acerca del momento en el que se sentó con Agustín Ross Beraldi, ex compañero de la Facultad de Cine, a la hora de idear La Máquina que Escupe Monstruos y la Chica de Mis Sueños, su opera prima como directores y un proyecto tan fabuloso como intrigante, un largometraje autofinanciado que sólo puede verse de forma gratuita a través de Internet. “Teníamos tantas ganas de hacerlo que en un mes el guión estaba listo. Lo primero que nos sorprendió fue que teníamos una historia que se bancaba las críticas de nuestro entorno”, recuerda el otro compañero de la dupla.

Labat y Ross Beraldi se hartaron de los procesos, protocolos y tiempos a la hora de hacer una película y decidieron saltarse todas las etapas, prescindir de cualquier tipo de subsidio y acelerar los trámites para poder lograr su cometido. El resultante es un largometraje autogestionado en tan solo un año, con un estilo que tanto en guión como en estética se escapa de los parámetros locales de filmación, sin perder calidad ni técnica. La historia cuenta las andanzas de dos amigos, interpretados por Miguel Israilevich y Nicolás Maiques, al toparse con una máquina que lee los sueños y les proporciona un negocio enteramente redituable y chistosamente conflictivo. Por más simple o absurdo que suene el argumento, el disparador es sólo una excusa para mostrar un elenco de dibujos animados de carne y hueso, humor al mejor estilo Cha Cha Cha y muchos guiños a Cartoon Network, South Park y el punk rock. “Toda la película tiene una lógica de animación. Los personajes piensan como personajes animados. El Coyote, por ejemplo, tiene muchos parecidos con los protagonistas, ambos tienen ese razonamiento rebuscado para cuestiones de la vida diaria”, explica Ross Beraldi al recordar una de las escenas finales que incluye una persecución a lo Josie and the Pussycats.

La falta de presupuesto a la hora de encarar el rodaje se suplió con imaginación. El staff de actores, camarógrafos, sonidistas y asistentes trabajó de forma gratuita y para lograr los ingresos de producción los mismos directores filmaron spots publicitarios mientras la película se estaba filmando. De esa forma fueron contactando gente con ganas de aportar al proyecto, así sea editando un día entero o simplemente cargando cajas de una locación a otra. “El financiamiento fue complicado, pero si lo comparás con cualquier película nacional, es absurdo. Hicimos todo con bajos recursos pero siendo efectivos”, dice Labat, que además de formar parte de la dupla directiva también grabó toda la música. “Me hubiera encantado poner temas de mis artistas favoritos, pero no tenía para pagar los derechos, por eso lo hice yo.”

La conclusión apareció online el pasado 22 de junio y desde entonces se mantiene para ver de forma gratuita (con la opción de pagar a gusto). “Tenemos el cine y tenemos Internet, los dos pueden convivir y llevarse bárbaro”, resume Labat.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared