no

Jueves, 27 de septiembre de 2012

CJ RAMONE HABLA DE LAS ELECCIONES ESTADOUNIDENSES

“Estoy registrado como independiente

La historia de Christopher Joseph Ward bien podría ser hecha película. Aquel joven fanático integrante del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos pudo acceder a una audición con su banda favorita al conocerse la salida de Dee Dee.

“Ser un Ramone me permite recorrer el mundo mostrando mi música y conectarme instantáneamente con la gente.” CJ respira en el hotel tras una noche mágica en General Rodríguez. Recién llegado desde Brasil, acaba de dar un concierto en General Rodríguez que, según afirma, fue un éxito. Entonces termina de estrujar el saquito contra la taza –“Anoche tomé demasiado Jack Daniel’s, tengo la garganta complicada”, se excusa–, y se da cuenta de que es un té clásico, “como los Ramones”. Esa banda es la razón de su vida.

La historia de Christopher Joseph Ward bien podría ser hecha película. Aquel joven fanático integrante del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos pudo acceder a una audición con su banda favorita al conocerse la salida de Dee Dee. Y ya dentro de la leyenda se encontró con una violenta guerra de egos que transformaba a la fábula en una típica experiencia de la vida real, aun cuando su incorporación fue clave para darle al grupo una última inyección de vida. Tres discos de estudio y cientos de vivos le valieron el título que hoy revalida: CJ Ramone. Espera poder contar eso y más en su autobiografía, que espera tener terminada para 2014. “Me cuesta escribir sobre sí mismo. Termino una página, la leo y pienso: ‘No puedo decir esto, mi mamá, mi papá, mis hijos lo van a leer’.”

Treinta y tres años después de su debut como bajista del cuarteto, CJ decidió dejar de lado los intentos grupales, presentarse como solista y lanzar el simpático disco Reconquista. “Es un tributo al grupo y sus fanáticos –comenta–. Cuando la banda se separó hubo mucho en la prensa sobre ellos: que Joey le robó la novia a Johnny, que Dee Dee era un drogadicto. Esas películas y ex esposas escribiendo libros, todos hablando mierda sin enfocarse en lo grande que eran. Sentí que había que salir a tocar esas canciones para recordarles a todos qué los hizo tan fantásticos. Estamos hablando de una de las bandas más grandiosas de todos los tiempos, ¿a quién le importa con quién durmieron o qué drogas tomaron? Importa la música. Eso quise recuperar con Reconquista.”

–El disco sigue una línea mucho más melódica que tus trabajos con Bad Chopper o Los Gusanos, ¿siempre lo pensaste así?

–Aunque yo escribía las canciones, Los Gusanos y Bad Chopper eran bandas. Acá quise capturar el sonido clásico de los Ramones con una de las cosas que más me gustaban de ellos, que eran las armonías. El disco lo grabé tres veces, las primeras dos no me convencieron y descarté todo, perdí miles de dólares. Por un lado me gusta el sonido que logró (el productor) Phil Spector en End of the Century, así que en las canciones de amor usé ése, y para el resto aspiramos al estilo de Rocket To Russia. Todos coinciden en que es el disco de los Ramones que ellos no debieron hacer, y era exactamente lo que quería. Hay muchas canciones de este disco que me habría gustado que Joey pudiera cantar, encajaban perfectamente con su estilo, y hubiese estado bien tener algunos de estos temas para que Adiós Amigos no terminara siendo un disco tan flojo.

–¿Hay nuevas bandas que te produzcan algo similar a los Ramones?

–En las entrevistas Johnny decía que no escuchaba nada nuevo, y yo pensaba “¡Qué terrible!” Alguien que hace música para vivir debería estar siempre escuchando cosas nuevas, pero ahora me encuentro diciendo lo mismo. Es muy difícil para mí asimilar mucha de la nueva música, porque muchos de esos chicos que tocan punk rock jamás escucharon a los Sex Pistols, a los Ramones, The Damned, MC5 o a los Stooges. No digo que no sean punk ni que deberían hacer lo que hice yo de chico, pero su experiencia es tan distinta a la mía que cuando ponen su energía en la música no me siento identificado. Me cuesta escuchar que alguien como Justin Bieber cante una canción sobre el amor verdadero, porque no tiene ni puta idea de lo que está hablando, es demasiado chico. Es un músico muy bien entrenado, pero la emoción que está ahí no es real. Yo soy de la calle, y si escribo una canción sobre pegarle una piña a alguien podés creer que sé de lo que hablo. Me falta esa pasión alrededor de la propia experiencia.

–En la banda había mucha discusión política, y dentro de poco eligen presidente en los Estados Unidos, ¿tenés un candidato?

–Sí. Yo estoy registrado como independiente, no soy conservador ni demócrata. El problema que tenemos es que hay dos partidos que dejaron de observar el cuadro de situación y sólo miran hacia dentro. La economía cae, el trabajo cae, la estructura tambalea y ellos siguen discutiendo entre sí sin hacer nada. Si la economía de los Estados Unidos está mal, al resto de los países les va a ir peor, porque estamos muy involucrados en sus economías. Votaría por Ron Paul: tiene una mirada realista, es inteligente, no es conservador ni totalmente liberal. Me gusta su plataforma, opera por fuera de la máquina, que es la forma en que se pueden cambiar realmente las cosas. Es lo que necesitamos, porque el gobierno actual es inútil.

* CJ Ramone toca este domingo desde las 18 en The Roxy Live, Niceto Vega 5542.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared