no

Jueves, 15 de noviembre de 2012

LAS PASTILLAS DEL ABUELO SIGUE CRECIENDO

“Se ve el techo, se ve el piso”

La idea de reunir a los músicos de Las Pastillas del Abuelo para una nota termina siendo casi una misión imposible. Pero, a diez años de su creación, vale la pena el intento.

 Por Lucas Kuperman

Se entiende: festejo por los diez años de banda, giras, kermesse, es mucho. Más cuando son tantos integrantes. La idea y la práctica de reunir a los músicos de Las Pastillas del Abuelo para una nota termina siendo, casi, una misión imposible. En pleno cambio de sala, ya que la que tenían en el barrio del Abasto tenía “tanta humedad que los instrumentos se hacían mierda”, el guitarrista Bochi nos cuenta que está cumpliendo diez años de haberse formado, y que tomaron éste como un año de festejos. “Vino muy bien porque terminamos 2011 con la presentación de Desafíos con tres Luna Park llenos. Con ese disco terminamos de recorrer el país. Sólo nos faltaba ir a La Rioja, Catamarca y Misiones, y finalizamos el año habiendo ido a todas las provincias de la Argentina. Prácticamente todo este año preparamos la kermesse, que era una idea novedosa. De alguna manera funcionó impecable, con 12 mil personas en el show. Por suerte sonó muy bien, que era lo principal. Por más que sea un evento enorme, si no suena bien la banda que convoca, se complica”, admite el violero barbudo.

La kermesse contó con la extraña presencia de Coco Sily, fundador de la Cátedra del Macho Argentino, y amigo personal del cantante de Las Pastillas, unidos por la pasión futbolera de Huracán. “A Coco lo conocemos hace un montón –cuenta Bochi–. Cuando empezamos a publicitar el show de la kermesse, en su programa de radio salió al aire el compromiso de que iba a venir a tocar. Terminamos contentos porque tuvimos un escenario alternativo con un montón de artistas que a nosotros nos gustan.”

En todos estos años, Las Pastillas ha logrado convocar un público tanto joven como adulto, cosa que se vio exacerbada en la kermesse. “Se apuntaba a eso, a que vengas con tu familia, y se logró”, explica Bochi.

–Suelen tener un público con un promedio de 16 años. ¿Qué les parece que les llama la atención de lo que dicen, teniendo en cuenta que son de otra generación?

Bochi: –Entre los 14 y los 21 años me parece que está el público de cualquier banda de rock. El pibe que te sigue a todos lados suele hacerse fan a esa edad. Después, con años de trayectoria, probablemente sigas teniendo un público masivo que tal vez sea gente más grande, pero eso viene con el paso del tiempo y los años de tocar. Así y todo siguen yendo los pibes de esa edad. Creo que les entramos por la música y por la melodía. Hay muchas canciones inéditas que forman parte de nuestra historia, y evidentemente hay cosas que debemos decir en esas canciones que escribimos hace diez años, que tienen códigos similares a los de un chico de 18 años. Creo que ahora hablamos de otra manera, y decimos otras cosas.

Sin un disco nuevo en la mira cercana de Las Pastillas, se plantean la idea de hacer una “movida más teatral, con canciones de música nuestra y letras de Alberto Sueiro. Está la idea, pero no sabemos si va a hacerse ahora o no. Es algo que se quiere llevar a cabo en algún momento. A lo mejor sea lo próximo que hagamos. Después de febrero veremos cómo arranca, pero la idea está”, confiesa Bochi.

–Parece que Las Pastillas tiene un crecimiento sin fin. ¿Se puede ver el techo?

Bochi: –Sí, se ve. El techo no tiene que ver con cuánta gente metés, o con la convocatoria que tenés, sino con seguir tocando. Creo que se ve desde que arrancamos. Y así como se ve el techo, también se ve el piso, por eso estamos donde estamos. El crecimiento tiene que ver con eso: con los años que hace que tocás juntos, que te permite subir a tocar con cualquier músico y estar a la altura. No estoy hablando de músicos conocidos sino de subirte a cualquier escenario y salir tocando.

Con la charla casi terminada, Bochi se va a ensayar, y finalmente Piti, frontman pastillero, irrumpe en escena para contestar una última pregunta.

–¿En cuánto influye la literatura en tus canciones?

Piti: –Un montón. La literatura es fundamental en el proyecto de Pastillas. Desde chico leí mucho, igual que Bochi, que somos los dos que más escribimos. Joel, el saxofonista, también es de leer, y de ahí que haya compuesto alguna canción. Para jugar con las palabras primero alguien te las tiene que haber enseñado. Desde muy chico, más o menos a los 14 años, me salieron las primeras canciones, los primeros intentos de canción. En ese entonces estaba leyendo a Ray Bradbury y algo de Coelho. Me iba para cualquier lado. También leía Cortázar, y de ahí disparé para Benedetti. Siempre hubo algo para leer. Sabato fue un poco más adelante. La verdad es que ayuda un montón porque algún vocabulario te queda, alguna palabrita difícil te sirve para alguna canción. La literatura de habla hispana me gusta mucho. De afuera leí muy pocas cosas, sólo los clásicos. Si sabemos leer y escribir, hay que hacerlo, aunque no lleguemos a nada. Al escribir te conocés y te transforma como persona.

* Las Pastillas del Abuelo se presenta el domingo 18 de noviembre en el Luna Park (Av. Madero 420) a las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.