no

Jueves, 29 de noviembre de 2012

DIRTY PROJECTORS

Limpiá el proyector

A diferencia de lo que suele ocurrir, debutan en Argentina de la mano de sus dos más recientes producciones, que han ido presentando de manera simultánea.

 Por Yumber Vera Rojas

Con su último álbum de estudio, Swing Lo Magellan (2012), Dirty Projectors se consolidó como una realidad, tras ser considerada durante la década pasada la gran promesa del indie estadounidense. Con este trabajo, rankeado entre los mejores de 2012, el conjunto encabezado por el complejo y obsesivo, al mismo tiempo que creativo y brillante, productor, cantante y guitarrista Dave Longstreth, acaba de dar el paso que muy pocas bandas afines a la experimentación han podido cristalizar en los últimos tiempos, al compartir un flamante repertorio que desde la vanguardia flirtea con el pop. Pero hace ya un tiempo que había acaparado la atención de figuras del temperamento de Björk y muchas otras más que saben bendecir y recibir la oda a la bonanza musical.

Sin embargo, no es el cacique de los de Brooklyn, todo un enfant terrible de 30 años de edad, el que se encuentra al teléfono atendiendo al NO, desde Nueva York, sino una de sus secuaces, la cantante y guitarrista Amber Coffman. Aunque a la colorada le sobra simpatía y talento, no hay nadie mejor para defender tan maravillosa obra que su autor. Así que nos tendremos que conformar con el directo para descifrarla.

A diferencia del resto de los artistas que forman parte de esta edición del Personal Fest, que en la mayoría de los casos vienen para presentar su último disco, ustedes debutarán en la capital argentina de la mano de sus dos más recientes producciones. ¿Qué tal ha sido la experiencia de girar con dos trabajos lanzados casi en simultáneo?

–Ha sido súper bueno. No se siente mucho la diferencia, pues tanto el álbum, Swing Lo Magellan, como el EP, About to Die, son contemporáneos. Los hicimos en el mismo momento. De manera que es como si se tratara de un solo viaje.

Su último disco de estudio, Swing Lo Magellan, es sin duda uno de los mejores del año. Pero también demuestra el lado más cancionero de Dirty Projectors. ¿Cómo fue el proceso de producción de este disco?

–David escribió cerca de 50 canciones, alquilamos una casa fuera de la ciudad e íbamos y grabábamos y regrabábamos, hasta que fue quedando el material definitivo.

¿Qué los motivó a hacer Hi Custodiam, el video de 290 minutos inspirado en su último álbum?

–David es un fan del cine. Teníamos un pequeño presupuesto para hacer un video, entonces decidió extenderlo y aprovechar la oportunidad para hacer un clip más largo de lo normal. Es casi un corto, aunque bien experimental. Incluso hasta surrealista.

Muchos consideran que el acercamiento de Dirty Projectors hacia un sonido más pop comenzó con Bitte Orca (2009). ¿Estás de acuerdo?

–Recibimos mucho ese comentario. Bitte Orca no es un disco muy pop. Si bien la gente usa esa referencia, lo que me parece es que tiene un sonido personal y, a nivel de canciones, ostenta una identidad bastante fuerte. Pero agradecemos el buen recibimiento que tuvo.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Björk en Mount Wittenberg Orca (2011), una producción en la que además lo recaudado lo donaron a National Geographic para un proyecto dedicado a proteger las áreas marinas?

–Fue un placer y un honor poder estar cerca de una profesional como ella en todo el proceso de producción. Verla trabajar es increíble. Fue una experiencia enriquecedora y súper positiva.

¿Cuál es el concepto del EP About to Die? ¿Por qué lo sacaron luego del disco?

–Es ciertamente regalo para nuestros fans, como todo lo que hacemos. Debido a que los temas fueron compuestos en la misma época que Swing Lo Magellan, lo siento una extensión uno de otro. No sé bien cuál podría ser la diferencia. Son canciones pop.

Considerando que todo el trabajo de Dirty Projectors se concentra en Dave Longstret, ¿es complejo trabajar con él?

–Es maravilloso. David es un gran amigo, y es interesante trabajar con él por su forma de patentar las ideas. Ha sido una escuela para mí.

Sos integrante de la agrupación a partir del disco Rise Above (2007). ¿Por qué decidiste sumarte al proyecto? ¿O te llamaron?

–Conocí a David en un festival. Me gustaba la banda, así que me puse en contacto con él por mail. Le conté que quería sumarme, me dijo que sí, que le interesaba la idea de integrar a una vocalista, y comenzamos a ensayar. Cuando ingresaste en el grupo también formabas parte de Sleeping People. ¿Seguís en la banda?

–No, ya no sigo con ellos.

¿Crees que Dirty Projectors refleja musicalmente a Estados Unidos como sociedad?

–No sé si representamos a un movimiento o a una escena. Lo que sí que tenemos en claro es que somos un reflejo de lo que es la sociedad estadounidense en la actualidad.

Son la gran respuesta neoyorquina del indie estadounidense en la actualidad. ¿Cómo esté la ciudad después de que el huracán Sandy la golpeara?

–Estábamos de gira cuando el huracán pasó por acá. Ciertamente, la ciudad quedó bastante afectada, especialmente las zonas que están cerca del agua. Pero de a poco todo ha ido tomando su ritmo.

Ese cruce entre riesgo sonoro y canciones pop los perfila como la nueva gran cosa de la música popular contemporánea norteamericana. ¿Te parece que puedan ser los próximos Arcade Fire?

–Es gracioso lo que me dices. No sé si vamos a hacer lo próximos Arcade Fire. Los conocemos, los admiramos y somos amigos, pero cada uno anda en su propio camino. Lo que sí queremos es llegar a la mayor cantidad de gente posible.

* Dirty Projectors tocará en la segunda jornada del Personal Fest 2012, en la sede San Martín de GEBA (Figueroa Alcorta 5575).

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.