no

Jueves, 6 de diciembre de 2012

PAUL BANKS, EL CANTANTE DE INTERPOL, HABLA SOBRE NUEVA YORK

World Banks

“Está lleno de gente que especula, sobre todo acá en Estados Unidos y en esta ciudad: están más ocupados viendo qué forma nueva de cagar a los demás tienen”, dice Banks sobre el entorno en el que no quiere moverse.

 Por Luis Paz

En este hábitat elegido para la supervivencia al mundo exterior que es el rock nos hemos habituado a la convención de que el cantante de un grupo es a la vez su compositor. En la mayoría de los casos ocurre, pero hay excepciones (siempre las hay). Es el caso de Paul Banks, cantante de Interpol: “En la banda sólo soy un colaborador para las canciones de Daniel Kessler”, recuerda al teléfono, luego de demasiados intentos. Es que Banks también sufrió el paso de Sandy, el zarpado huracán que golpeó la Costa Este de Estados Unidos, Canadá y las Antillas. “En mi barrio nos quedamos sin luz, agua, Internet e iluminación en las calles durante una semana. Pero murió gente, así que lo mío no fue grave. Cuando el hombre rompe el sistema de equilibrio de la naturaleza pasan estas cosas”, alerta Banks.

De cualquier manera, lo que Paul haga en Interpol no viene tanto al caso esta vez: lo fundamental es que publica por estos días su segundo disco a sola firma: Banks. Y que lo hace luego de un algo inestable debut en solitario, Julian Plenti Is... Skyscraper, de 2009. “Aquella vez edité como Plenti porque fue mi primera identidad artística, en los años universitarios. En ese disco puse canciones de antes de mi ingreso a Interpol que quería sacarme de encima. Ya no tengo canciones de esa época, así que Julian Plenti se acabó.”

Lo que aporta Banks es un cancionero nuevo, casi flamante, que si bien apareja la voz “del cantante de”, despunta una identidad propia integrada por overdubs, teclas, efectos, fraseos melódicos sobre ritmos rotos a la manera del hip-hop vieja escuela y una menor importancia de las guitarras. “El disco está construido en base a capas de programaciones de ritmos y efectos, como si fuera una producción de hip-hop, justamente. En algunas no vi el sentido de convocar a un baterista, sencillamente dejé el ritmo programado y fue. No son canciones que puedas tocar con una guitarra, es como un puzzle musical porque me gustan esos discos que podés escuchar muchas veces y seguís encontrándole sorpresas y cosas que no te habías dado cuenta que había. Me gustan los discos con mucho detalle”, expone Banks, pasando azarosa y velozmente del inglés de británico (nació en Essex en 1978) que vive en NYC a un castellano neutro pulido en sus estancias en México y España.

A diferencia de otras canciones de su flamante placa (que tiene edición local) en las que juega a roles variables de personajes y de puntos de vista ficticios, Banks interpela a su espíritu joven en Young Again. Aunque en rigor se trata de una canción acerca de cómo el mundo se torció y nos dejó a punto de caer al precipicio de la (in)existencia misma, en un momento el personaje se da cuenta de que sus ambiciones son demasiado pequeñas o en todo caso apuntan a un lugar equivocado. En un punto es un grito de alerta no a esta sino a todas las juventudes que se han ido superponiendo de generación en generación. “Se trata de mantener la pasión y la motivación; si no, mandá todo a la mierda, pegá un trabajo de mierda y esperá que te llegue el cheque a fin de mes”, reacciona a eso Banks.

Y otra vez NYC entra en la palestra: “Está lleno de gente que especula, sobre todo acá en Estados Unidos y en esta ciudad: en vez de preocuparse por hacer un buen trabajo en lo que les gusta hacer, están más ocupados viendo qué forma nueva de cagar a los demás tienen. No me gusta eso; y menos en el arte, que se supone que es algo que hacemos por amor e inspiración y no por algún beneficio. Querer mantenerte joven como persona para siempre es tonto, no es algo que puedas hacer. E intentar verte joven para siempre, como músico, es bastante más feo todavía”. Quizás, sólo quizás, el título de su disco no estaba tan relacionado con su apellido sino con los bancos (banks) y algunas otras instituciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.