no

Jueves, 20 de marzo de 2003

DOS TANGUEROS HUNGAROS

J & J

”¡OoOoouuu... Tángouu! ¡A picture, please!”, grita una turista holandesa en el medio de Galerías Pacífico. Acaba de ver a una mujer con un vestido de lentejuelas y un tajo importante, zapatos de taco y medias de red, y alguien le dijo que es bailarina. Pero no es argentina, se llama Johanna, y vive en Hungría. Su compañero, Josip, también vive en Hungría, pero nació en Yugoslavia. En Budapest, donde viven, Josip maneja un tranvía entre 8 y 10 horas al día, y Johanna da clases de educación física y se ocupa de sus dos hijas de 5 y 9 años. Por la noche, ellos son “Joselito y Juanita”, y copan alguna de las tres milongas que existen en la capital húngara. Entonces, el tango los posee, aseguran, y lo bailan como si fuera una herencia que arrastran de tiempos remotos.
Esta es la tercera vez que vienen a perfeccionarse a la Argentina, y adelantaron su viaje para participar en el Campeonato Mundial de Baile del Festival de Tango. Durante tres días compitieron con más de 150 parejas de todo el mundo en la categoría “Tango escenario para parejas”, y fueron juzgados por miembros de la Asociación de Maestros, Coreógrafos y Bailarines de Tango (algo así como una concentración de DTs de tango a nivel mundial). Llegaron a la final junto a otras diez parejas, y se lucieron con “Libertango”, de Piazzolla, en el Teatro Metropolitan. La copa se la llevaron los cordobeses Gisela Galeassi y Gastón Godoy, pero ellos tienen consuelo. “Ahora que los mejores maestros, los que de verdad saben de tango, nos dieron el OK, no vamos a detenernos”, juran.
Johanna y Josip son dos profesionales. En su tarjeta personal están retratados en posición tanguerísima, en una foto enmarcada en un fileteado que tiene como fondo, por supuesto, el Obelisco. “Tango argentino . Csoportos és magánórák . Bemutatók fellépések” (grupos y clases privadas, shows y performances, eso quiere decir). “Josip Bartulovic . Kulik Johanna (en húngaro el apellido se coloca al principio): JOSELITO & JUANITA”. La dieta básica de los húngaros en la Argentina es la pizza de Ugi’s, y se enorgullecen de que los vendedores ya los reconozcan. Durante el Festival de Tango estuvieron saliendo en la tele y los pizzeros de Ugi’s, el vendedor de diarios de la esquina del hotel, el dueño del supermercadito de enfrente, les dicen que son famosos. Y los tangueros de las milongas como “El Beso” o “El Niño Bien” (adonde van siempre que queda un hueco libre en sus agendas tangueras) quieren bailar con Johanna. “Y pensar que en Hungría es tan difícil explicar lo que hacemos...”, se lamentan ellos.

KARINA MICHELETTO

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.