no

Jueves, 2 de mayo de 2013

CRISTIAN TURDERA, POST ANALóGICO

“Ilustrar es romperse el orto”

 Por Facundo Gari

“Alrededor de la ilustración hay un imaginario más glamoroso de lo que en verdad es. El laburo no es exponer y que todos aplaudan”, dispara Cristian Turdera sobre el arte naïf local. También concede que el nivel de la producción es buenísimo, aunque tenga menos movilidad que Maravilla Martínez en el cuarto asalto frente a Murray. “Lo cute (adorable) está de moda. Me han traído carpetas llenas de monstruitos, pero para ser ilustrador primero tenés que saber hacer un auto o una mesa”, aconseja.

¿En esa tendencia influye el estilo del humor gráfico de Liniers o Decur, por ejemplo?

–Ellos son genios, pueden dibujar lo que quieran. Pero, justamente, tienen su costado de exposición: aparecen en los medios y están en la Feria del Libro. Esa es una consecuencia, y está buena, pero el laburo de ilustrador es más romperse el orto, estar veinte horas frente a una máquina.

Diseñador gráfico egresado de una universidad privada “malísima”, Turdera (que no es de esa ciudad bonaerense sino de Parque Chacabuco) hizo sus primeros pasos en la industria publicitaria. “Trabajé en agencias por diez años y ocupé todos los puestos, desde cadete hasta director de arte”, expone. De la experiencia le quedó “la noción de que la idea es lo más importante” y que “luego están las herramientas para plasmarla”. Poco a poco, sus trabajos freelance en ilustración le fueron ganando (su) tiempo y espacios (en revistas y libros, muchos infantiles) al diseño, aunque aclara que “no hay una línea que delimite las dos disciplinas”. Sus imágenes de atmósferas surrealistas, fantasía infantil y síntesis poética hacen único su...

¿Estilo?

–Puedo hablar de búsqueda, de acercarme a un lenguaje. El estilo es algo que los demás te atribuyen. Me da fobia porque es algo cerrado. Por supuesto que hay algo reconocible, pero lo que empecé haciendo no tiene nada que ver con lo que hago y creo que lo actual no tendrá nada que ver con lo que haré en diez años. La transformación sin pérdida de identidad es algo que me seduce, incluso en mis colegas.

Entonces, ¿cuál es tu búsqueda?

–Contar historias a través de un imaginario que tiene que ver con muchas cosas, no necesariamente imágenes: la música, los cumpleaños de chico, los lugares donde me gustaba ir, los dibujos animados. Un escritor cuenta historias con palabras, yo con imágenes. Ilustrar es comunicar de manera directa o sutil. Otra cosa es el dibujo, una disciplina plástica. La ilustración se desarrolla en función de otra cosa: un texto, casi siempre.

Tenés 39 años: pertenecés a una generación que hace pie en lo digital pero que vivió el paso desde lo analógico...

–Absolutamente. En la agencia de publicidad trabajé con un sistema que me aportó muchísimo, el armado de originales en cartón. Esa experiencia me permite sentir el papel. Mis primeros trabajos fueron analógicos. Trabajaba para manuales escolares, como casi todos los ilustradores de mi generación. Es un trabajo duro: tenés que hacer veinte viñetas en una semana explicando un problema de matemática. Pero es interesante para medir tu capacidad de respuesta.

¿Y ahora tu laburo es meta Illustrator o hay una parte analógica?

–Hay una puesta en papel. Pienso dibujando. El acabado de esa ilustración es puro artificio. Tengo también proyectos en los que desarrollo mi dibujo con menos fuegos artificiales. Por ejemplo, en la cuenta de Twitter @ElTopoIlustrado, que comenzamos hace poco con @ElTopoErudito, publico una viñeta diaria de dibujo sin artificio.

* Cristian Turdera dará una conferencia el sábado 4 en el Centro Metropolitano de Diseño (Algarrobo 1041). A las 14.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.